Mike Tomlin acepta que sus Steelers merecieron perder contra Washington

El entrenador de Pittsburgh se mostró crítico con su equipo y su mala actuación

PITTSBURGH – Los Pittsburgh Steelers no vencieron a los Washington Football Team el lunes, y el entrenador Mike Tomlin concuerda con que su equipo no merecía la victoria.

Por segunda semana consecutiva, los Steelers fallaron en mover el balón en situaciones de corto yardaje, y su juego terrestre fue inexistente.

“Vivo con el credo del entrenador, ‘si no puedes obtener yardas, no mereces ganar’”, señaló Tomlin el martes, un día después de que los Steelers sufrieran su primera derrota de la temporada. “Ese fue nuestro caso en ese juego. Tuvimos muchas secuencias en las que teníamos la oportunidad de ganar yardas, fue significante en términos del desarrollo del partido, pero no fuimos exitosos”.

No solo los Steelers fallaron en anotar en una secuencia de cinco jugadas desde la yarda uno, después no pudieron poner puntos en el tablero cuando tenían una tercera y uno en la 28 de Washington.

Ben Roethlisberger lanzó un pase incompleto a JuJu Smith-Schuster en tercera oportunidad, seguida por otro balón incompleto al novato Anthony McFarland, quien tenía solo cinco recepciones antes del lunes por la noche.

Con un promedio de solo 1.5 yardas por acarreo, los Steelers tuvieron solo 21 yardas terrestres en toda la noche y carecieron de la fortaleza física que se ha convertido en una característica de muchos equipos de Pittsburgh.

“Si no puedes conseguir una yarda en nuestro juego, no mereces ganar”, subrayó Mike Tomlin. “Esos son los elementos básicos del futbol americano, el elemento físico del futbol americano. No superamos ese desafío, así que tenemos trabajo que hacer en esa área”.

Por segunda semana consecutiva, los Steelers se quedaron sin el centro Maurkice Pouncey y sin el corredor líder James Conner.

Benny Snell, quien jugó más que cualquier corredor con 33 jugadas, tuvo ocho acarreos para cinco yardas, mientras que McFarland tuvo cuatro para 15. Se espera que Conner sea activado a tiempo para el juego del domingo en Buffalo, dijo una fuente a Jeremy Fowler de ESPN, y Tomlin dijo que Pouncey también tiene la oportunidad de regresar.

Pero, como es habitual, Tomlin no dio excusas por el desempeño de su equipo.

“Si eres una unidad legítima, si eres una unidad que tiene los activos, puedes absorber las irregularidades en los horarios, los jugadores –jugadores importantes- que falten y así sucesivamente y aun así levantarte en esos momentos”, señaló Tomlin. “Esa es nuestra carga mientras nos preparamos para el próximo juego… Hemos perdido fluidez desde que perdimos a esos muchachos”.

“Para ser honesto, eso me molesta porque debemos de ser el tipo de grupo que perdura independientemente de quien esté disponible. Así es como construimos este grupo, no solo en términos de nuestra adquisición de jugadores, sino también en el desarrollo de la mentalidad y personalidad”.

Para agravar las fallas ofensivas, hubo siete balones tirados por parte de los receptores y el ala cerrada Eric Ebron, lo que les dio a los Steelers 31 en la temporada, máximo de la liga.

El receptor abierto Diontae Johnson, quien lidera la liga con nueve pases, tuvo tres el lunes por la noche, mientras que Ebron tuvo dos. Tomlin fue duro cuando se le preguntó sobre eso el martes.

“Pueden atrapar la pelota o pueden ser reemplazados por aquellos que la atraparán”, enfatizó Tomlin. “Es tan simple como eso. Como he dicho a menudo, espero que los muchachos hagan jugadas de rutina de forma rutinaria. Cuando hay un patrón en el que eso no sucede, entonces tenemos que mirar a quién le estamos lanzando la pelota”.

“El entrenamiento de atrapar el balón para aquellos que están empleados para hacerlo en este nivel no es algo para lo que tenga mucha paciencia, no es algo para lo que ninguno de nosotros tanga mucha paciencia. El trabajo de esos muchachos es atrapar el balón, particularmente los de rutina. Donde hay un patrón, debes esperar ver menos oportunidades”.

Parte del problema que apuntó el receptor abierto James Washington, se debe a que en sí no se concentra en la recepción.

“Siento que muchos de nosotros estamos pensando en el próximo movimiento en lugar de simplemente atrapar el balón primero”, aceptó Washington. “Eso comienza con la persona. Sé que el grupo se enfocará”.