La decisión de Ben Roethlisberger, y 41.2 millones, se cierne sobre los Steelers

La decisión de Big Ben determinará lo que Steelers son capaces de hacer en la agencia libre

PITTSBURGH – Con un campo vacío frente a ellos, 55.72 millones de dólares en contratos se sentaron en el banco del Heinz Field. La postemporada de los Pittsburgh Steelers fue más corta de lo que nadie en la organización esperaba cuando perdieron el juego de comodines contra los Cleveland Browns el domingo.

Y con la jubilación que se avecina en su futuro, quizás antes de lo que habían anticipado, podría ser la última vez que el mariscal de campo Ben Roethlisberger, de 38 años, y el centro Maurkice Pouncey, de 31, compartan un banco juntos.

A cada uno le queda un año en sus contratos, pero los dos, particularmente Roethlisberger y su cargo en el tope salarial por 41.2 millones, representan el mayor enigma de temporada baja que enfrentan los Steelers. Pittsburgh deben construir para el futuro mientras están atados a su pasado.

Un equipo conocido por su estabilidad se verá desafiado esta primavera por el costo en el tope salarial de sus veteranos, lo que obligará a los Steelers a realizar una reconstrucción completa u otra ronda de extensiones y reestructuraciones para retrasar los cargos del tope salarial un año más y mantener la ventana abierta para Roethlisberger a un Super Bowl.

“Es muy difícil”, dijo el tackle defensivo Cameron Heyward. “Cada año, el equipo se ve completamente diferente. Estoy agradecido de que todos en ese vestuario vinieran a trabajar, se sacrifiquen, sus familias también. No ha sido nuestro año. Hicimos grandes cosas, pero no logramos nuestra meta. Me duele saber que vamos a perder jugadores”.

Los Steelers, liderados por el ejecutivo Omar Khan, son conocidos por su capacidad para restructurar contratos y distribuir los cargos con extensiones. Sin embargo, esa tarea se vuelve cada vez más difícil con los jugadores en los últimos años de sus carreras y con una capitalización más baja.

Sin ninguna reestructura, los veteranos Roethlisberger, Pouncey, Heyward, David DeCastro, Stephon Tuitt, Joe Haden y Steve Nelson se llevan el 71 % de un tope salarial proyectado en 182.4 millones de dólares, tope reducido por la pandemia COVID-19.

“Es totalmente posible que me vaya el año que viene”, señaló Heyward después de la derrota del domingo. “No sé qué esperar. Estamos en territorio inexplorado, por decir lo mínimo, y hay que hacer cambios. Eso es parte del juego. Todos tenemos que lidiar con esto”.

Solo el salario de Roethlisberger representa más del 40 % del tope 2021, un significativo costo para un equipo con 19 agentes libres sin restricciones y un puñado más restringidos y con derechos exclusivos restringidos.

De esos agentes libres, cinco comenzaron al menos un juego a la ofensiva y cinco a la defensiva. Dos más son los pilares de equipos especiales, incluido Jordan Berry.

JuJu Smith-Schuster está programado para salir al mercado por primera vez en su carrera, pero el domingo por la noche expresó su deseo de quedarse en Pittsburgh.

“Me encantaría quedarme. Construí una base sólida. Amo al entrenador (Mike) Tomlin y al entrenador Ike (Hilliard), a todos los que me rodean. Ellos han ayudado a cambiar mi manera de ser”.

Pero es posible que los Steelers no puedan retenerlo.

Incluso sin retener a ninguno de los agentes libres, se proyecta que los Steelers estén casi 31 millones por encima del límite con 35 jugadores en la plantilla, según el sistema de gestión de roster de ESPN. Eso significa que agentes libres como Smith-Schuster, Mike Hilton, Cam Sutton o incluso Bud Dupree, probablemente se irán.

Lo máximo que los Steeles podrían reducir el golpe de Roethlisberger en 2021 es 19 millones, ya sea a través de un retiro o una extensión con una reestructuración para distribuir su salario base y bono de plantilla. Sin embargo, ¿el prorrateo de 22.5 millones de dólares? Ese dinero se gasta, y es dinero que no se puede usar para fortalecer áreas que lo necesitan con urgencia, como la línea ofensiva, corredor y posiciones de apoyador interno, para empezar.

Roethlisberger apuntó después del partido que no ha decidido sobre su futuro, aunque un informe anterior de Adam Schefter de ESPN, subrayaba que el mariscal de campo tiene la intención de cumplir el último año de su contrato. La decisión de Big Ben determinará cuánto –o qué poco- los Steelers son capaces de hacer en la agencia libre.