Ravens perdieron a Lamar Jackson por golpe en la cabeza

El mariscal de campo titular de Baltimore salió del campo al final del tercer cuarto luego de recuperar un balón suelto

Los Baltimore Ravens sufrieron un duro golpe en la última jugada del tercer cuarto de su derrota de la Ronda Divisional contra los Buffalo Bills, por 17-3.

Luego de recuperar un balón suelto en lo profundo de su propio terreno, el quarterback Lamar Jackson trató de deshacerse del balón mientras era perseguido por Tremaine Edmunds y Trent Murphy.

Jackson alcanzó a lanzar un pase fuera del terreno de juego antes de ser golpeado los defensivos de Buffalo, cayendo de espaldas en el terreno con su espalda rebotando en el pasto.

Jackson se quedó unos instantes en el terreno de juego mientras era atendido por el personal de los Ravens y luego de incorporarse se dirigió al vestidor para ser revisado. Baltimore informó que Jackson se encontraba en el protocolo de conmociones cerebrales y eventualmente descartó su regreso al campo.

Al final de la jugada, los oficiales castigaron con 15 yardas a Jackson por lanzar el balón intencionalmente fuera del campo.

Para el inicio del último cuarto, Tyler Huntley ingresó para reemplazar a Jackson y en su primera jugada, en tercera y 33, se escapó 19 yardas por tierra, pero no pudo conseguir el primer intento y Baltimore despejó.

Jackson dejó el partido con 14 pases completos en 24 intentos para 162 yardas y una intercepción, además tuvo nueve acarreos para 34 yardas. La intercepción de Jackson --devuelta 101 yardas para touchdown por Taron Johnson-- fue la primera de su carrera dentro de la zona roja.

Jamison Hensley de ESPN reportó más tarde que Jackson había recibido permiso para viajar con el equipo de regreso a Baltimore después de la derrota.

Previamente en el partido, los Bills perdieron en la primera mitad al receptor abierto Gabriel Davis por una lesión en el tobillo. El equipo reportó su regreso como cuestionable, sin embargo, ya no volvió al partido.