Campeonatos de Conferencia se caracterizarán por pases largos

Es menos probable que Chad Henne lance los pases largos que caracterizan a Patrick Mahomes con los Kansas City Chiefs.

Pero si Mahomes recibe la aprobación para jugar de inicio el domingo ante Josh Allen y los Buffalo Bills, será mejor que los backs defensivos de ambos equipos practiquen desde ya las trayectorias en que corren de espaldas y giran.

“Creo que debo enfocarme en los fundamentos”, dijo Mahomes el pasado fin de semana, antes del duelo ante los Cleveland Browns. “Lo bueno del equipo es que tenemos buenos armadores de jugadas con espacio y entonces, si intento quitarme el balón de las manos y dárselos, lo haré”.

Tom Brady, en su primera temporada con los Tampa Bay Buccaneers tras 20 años con los New England Patriots, logró el mayor promedio de pases largos en su carrera. El astro, ganador de seis Super Bowls, se ubicó en 5.9 envíos de al menos 20 yardas por encuentro en la temporada regular.

Fue líder de la NFL en ese rubro.

Su adversario en el duelo por el campeonato de la Conferencia Nacional será Aaron Rodgers, favorito al Jugador Más Valioso del 2020, y quien ha estado constantemente entre los líderes en pases largos; se ubicó quinto esta temporada.

El índice de envíos largos de Henne por partido es de 2.5 en comparación con 5.1 de Mahomes. Con una extraordinaria combinación de movilidad y fuerza en el brazo, Mahomes, de 25 años, es el prototipo de quarterback experto en pases largos, que abunda en la NFL de hoy en día.

En las dos últimas temporadas de Brady con los Patriots, brillaron por su ausencia los receptores abiertos amenazantes. El veterano tuvo la menor cantidad de partidos con pases de al menos 20 yardas en casi una década durante ese periodo. En los Buccaneers, Mike Evans y compañía invirtieron esa tendencia inmediatamente.

Hubo algunos obstáculos en el camino, pero Tampa Bay terminó segundo en la NFL en pases largos, sólo detrás de los Chiefs encabezados por Mahomes.

“Sabíamos que éramos un proyecto en desarrollo”, dijo el coordinador ofensivo, Byron Leftwich. “Aún lo somos”.

Allen entiende algo del progreso. Los intentos de pases largos del quarterback de tercer año han disminuido de 5.4 en su año de novato a 4.2. Pero los envíos completos en esos tiros se han duplicado.

Cuando Allen estaba forzando pases largos, tenía un porcentaje del 50 por ciento de pases completos en general. Ahora, el jugador de 24 años casi alcanzó el 70 por ciento en la temporada regular.

Con o sin Mahomes entre los cuatro quarterbacks que se mantienen en carrera dentro de los playoffs, hay una gran posibilidad de que prevalezcan los pases largos.