Las llamadas polémicas de los Campeonatos de Conferencia

Una caída histórica en pañuelos de castigo ayudó a atenuar los reflectores sobre los oficiales de la NFL en el 2020. Se puede decir lo mismo de la abolición del proceso de revisión para las jugadas de interferencia de pase. Pero, el arribo de la postemporada ha elevado el nivel de escrutinio en cada llamada cuestionable, interpretación de la regla, y revisión.

Aquí están las jugadas más polémicas en términos de cómo se oficiaron durante los Juegos de Campeonato de Conferencia:

La revisión de la NFL revierte una captura en contra de Josh Allen

Juego por el Campeonato de la AFC, Buffalo Bills en Kansas City Chiefs, 0:28 por jugar en el segundo periodo

Lo que sucedió: En jugada de segunda y gol desde la yarda 4 de los Chiefs, el quarterback de Buffalo, Josh Allen, escapó hacia la lateral derecha e intentó lanzar el ovoide antes de salir del terreno de juego.

Cómo se resolvió: La cuadrillla del réferi Bill Vinovich determinó que Allen estaba fuera del campo antes de que el balón dejara su mano, resultando en una pérdida de 5 yardas. Las repeticiones muestran que el ovoide dejó su mano antes de que su pie tocara la línea blanca, y la jugada fue revertida a pase incompleto.

Análisis: Existe un problema aquí: la jugada no parece ser revisable, lo que se convierte en un error grave e inexcusable en una situación donde no existe límite de tiempo para cerciorarse de que se tome la decisión correcta. El libro de casos revisables de la NFL lista este caso específico, cuando se determina que un quarterback ha salido del campo antes de soltar el ovoide.

"En este tipo de jugada", se explica en la conclusión, "cuando un jugador es determinado fuera del terreno de juego, la repetición no lo puede convertir en pase (ya sea hacia adelante o hacia atrás)".

La oficina centralizada de repeticiones de la NFL es liderada por el vicepresidente senior de oficiales, Al Riverón, y por el vicepresidente de repeticiones, Russell Yurk. El asunto de las 5 yardas no cambió el destino del juego, pero es increíblemente preocupante pensar que la liga puede confundirse sobre exactamente qué se puede revisar y qué no se puede revisar. En un día de muchos eventos para los oficiales de la NFL, este fue el más dañino a la credibilidad.


El esquinero de los Packers, Kevin King, es castigado por interferencia de pase

Juego por el Campeonato de la NFC, Tampa Bay Buccaneers en Green Bay Packers, 1:41 por jugar en el cuarto periodo

Lo que sucedió: En una jugada que finalmente decidió el partido --una tercera y 4 por avanzar en la yarda 37 de los Buccaneers-- King sujetó el jersey del receptor abierto Tyler Johnson, quien lanzó los brazos al aire para llamar la atención mientras él y el ovoide caían al suelo.

Cómo se resolvió: King fue penalizado por interferencia de pase defensiva, la primera llamada de ese tipo en el juego.

Análisis: La cuadrilla del réferi Clete Blakeman había estado permitiendo un contacto similar sin consecuencias a lo largo del partido. No hubo duda de que King restringió a Johnson de competir por el ovoide. Pero, también fue extraño ver el pañuelo volar dado el contexto del resto del juego.

En todo caso, los coaches y jugadores desean consistencia de las cuadrillas de oficiales. En este caso, la cuadrilla de Blakeman se desvió de su propia tendencia de todo el partido para lanzar un pañuelo que decidió el encuentro. El pañuelo apunta a las limitantes de las demandas a los oficiales de que "permitan se juegue". Invita a empujar más las fronteras de las reglas, y pone a los oficiales en posición de tener que realizar llamadas incongruentes.

King definitivamente cometió interferencia de pase, pero fue solamente una de seis jugadas que los oficiales decidieron castigar.


El esquinero de los Buccaneers, Sean Murphy-Bunting, sujeta al receptor abierto de los Packers, Allen Lazard

Juego por el Campeonato de la NFC, Tampa Bay Buccaneers en Green Bay Packers, 8:21 por jugar en el cuarto periodo

Lo que sucedió: Mientras Lazard arrancaba desde la línea de golpeo en tercera y 10 por avanzar en la yarda 24 de los Packers, Murphy-Bunting sujetó en primera instancia el hombro derecho de Lazard, y luego el izquierdo, interrumpiendo su carrera.

Cómo se resolvió: No hubo pañuelo en la jugada y el ovoide escapó a las manos de Lazard.

Análisis: Esta jugada fue una continuación de una temática que se extendió a lo largo de todo el juego: la cuadrilla del réferi Clete Blakeman no estaba lanzando muchos pañuelos. El Libro de Reglas de la NFL define que un defensivo sujeta: "Si un jugador toma a un ofensivo elegible (o su jersey) con las manos, o extiende un brazo o los brazos para interrumpirlo o abrazarlo". La repetición mostró que esto sucedió más allá de 1 yarda de la línea de golpeo, y como muchas otras jugadas que no se penalizaron en este partido, se puede esgrimir un argumento a favor de que se haya lanzado un pañuelo en esta jugada clave.


No se marcó que Aaron Rodgers picara el balón intencionalmente al deshacerse de él

Juego por el Campeonato de la NFC, Tampa Bay Buccaneers en Green Bay Packers, 0:31 por jugar en el tercer periodo

Lo que sucedió: El quarterback de los Packers, Aaron Rodgers, se deshizo de un pase por la parte final de las diagonales. El receptor abierto elegible más cercano de los Packers era Davante Adams, quien culminó su ruta cerca de la línea lateral alrededor de la yarda 3. Rodgers estaba dentro del bolsillo de protección.

Cómo se resolvió: No hubo pañuelo y Adams atrapó un touchdown en la siguiente jugada.

Análisis: El Libro de Reglas de la NFL requiere que un pase debe caer en la proximidad de un receptor elegible, a menos que el quarterback esté fuera del bolsillo o haya sido golpeado de un modo que afecte significativamente el vuelo del balón. Ninguna de esas condiciones ocurrió en esta jugada. Rodgers estaba dentro del bolsillo, definido como dentro del espacio entre los tackles, y el ovoide aterrizó a unas 15 yardas de Adams.

Hubiera sido más que defendible si el réferi Clete Blakeman hubiera lanzado el ovoide. El castigo hubiera sido de 10 yardas y una pérdida de intento.


¿Los tackles ofensivos de los Packers saltaban antes?

Juego por el Campeonato de la NFC, Tampa Bay Buccaneers en Green Bay Packers

Lo que sucedió: En múltiples ocasiones durante el segundo cuarto, los tackles de los Packers parecieron salir de su postura prematuramente. Quizás, el ejemplo más obvio fue cuando el tackle izquierdo Billy Turner rápidamente se preparó para bloquear, anticipadamente, en un pase de 23 yardas de Aaron Rodgers a Allen Lazard para convertir una tercera oportunidad.

Cómo se resolvió: No se lanzaron pañuelos. De hecho, no hubo un solo pañuelo lanzado en la primera mitad.

Análisis: La decisión de la NFL de bajar la frecuencia de castigos en el 2020 incluyó inicios en falso. hubo 497 pañuelos por ello durante la temporada regular, el menor total desde al menos el 2001. ¿Mejoraron repentinamente las ofensivas con respecto a esperar hasta que se centrara el ovoide antes de moverse abruptamente? Probablemente no. Pero de acuerdo al analista de oficiales para ESPN, John Parry, la filosofía de la NFL es no ponerse demasiado técnicos con esas llamadas.

La liga desea que un inicio en falso sea más como un liniero ofensivo saltando a la voz equivocada, no medio segundo o menos antes que el resto de sus compañeros. Por supuesto, los jugadores siempre forzarán los límites, y la consecuencia de tener menos pañuelos es que empujarán todavía más. Eso es lo que vieron durante el segundo periodo en Green Bay.