¿Tiene sentido un acuerdo por seis años para Dak Prescott y Cowboys?

El quarterback quiere un contrato por cuatro temporadas y Dallas por cinco, pero esta propuesta podría satisfacer a ambas partes

Las negociaciones contractuales entre los Dallas Cowboys y el agente de Dak Prescott deberían comenzar a calentarse pronto y si no lo hacen, entonces todos hemos desperdiciado mucho tiempo importante y energía en discutir el futuro a corto y largo plazo del mariscal de campo.

En este momento, todos deberían saber que el problema principal entre las partes es la duración del contrato. Los Cowboys quieren un compromiso de al menos cinco años como una manera de aliviar la carga en el tope salarial. Todd Fance, el agente que representa a Prescott, quiere un acuerdo por cuatro años para que su cliente pueda volver al mercado cuando el dinero de los nuevos contratos de televisión eventualmente haga volar la economía de la NFL.

Debido a que somos amables y siembre buscamos resolver los problemas, aquí hay una solución: un acuerdo por seis años.

¿cómo es eso un tipo de solución, se preguntarán? Bueno, si el ex ala cerrada de los Cowboys, Jason Witten, siempre sintió que el secreto estaba en la tierra, robándole su frase a Ben Hogan, entonces el secreto aquí está en los detalles:

La solución propuesta sería un acuerdo por seis años que se anula a los cuatro años.

Entonces ambas partes pueden reclamar la victoria. Los Cowboys pueden obtener su flexibilidad en el tope salarial en las primas dos temporadas del contrato en las que los equipos pagarán el precio por la pandemia del coronavirus (se proyecta que el tope salarial de la NFL disminuirá a cerca de 180 millones de dólares para el próximo año), y Prescott puede volver al mercado en el 2025.

¿Una solución perfecta? Probablemente no, pero tiene que haber un arreglo en una situación que ha llegado a su tercera temporada baja.

Así es como funcionaría:

Sabemos que los Cowboys le ofrecieron a Prescott un bono por firmar de 50 millones el año pasado. Mantengamos igual eso, así que eso costaría 10 millones contra el tope salarial del 2021 al 2025 porque los bonos se pueden distribuir solo por cinco años.

Ahora los salarios base:
2021: 20 millones (totalmente garantizados)
2022: 20 millones (totalmente garantizados)
2023: 32.5 millones (25 millones totalmente garantizados)
2024: 32.5 millones
2025: 32.5 millones
2026: 32.5 millones

Eso son seis años y 220 millones por un promedio de 36.7 millones al año. En realidad, es un contrato por cuatro años y 155 millones con un promedio de 38.75 millones con 115 millones totalmente garantizados en la firma. Ganaría 90 millones en los primeros dos años del acuerdo.

Los números en el tope salarial con este acuerdo serían:
2021: 30 millones
2022: 30 millones
2023: 42.5 millones
2024: 42.5 millones
2025: 42.5 millones
2026: 32.5 millones

¿Cómo ganan flexibilidad los Cowboys en el tope salarial en el segundo año del contrato? Con una herramienta que han utilizado comúnmente en todas sus contrataciones importantes. Pueden convertir más de 18 millones del salario base de Prescott del 2022 en un bono por firmar para propósitos del tope salarial y crear 14.4 millones de espacio en el segundo año del acuerdo. Con base en un salario base propuesto de 2 millones en el 2022, sumaría 3.6 millones a cada una de las cifras del tope salarial mencionadas previamente del 2023 al 2026:
2022: 15.6 millones
2023: 46.1 millones
2024: 46.1 millones
2025: 46.1 millones
2026: 36.1 millones

Cuando el acuerdo se anule después de la temporada del 2024, los Cowboys tendrían un impacto de 17.2 millones contra su tope salarial del 2025 por un jugador que podría no estar más en su plantilla o complicar una posible extensión de contrato que quisieran hacer.

Los Angeles Rams están cargando 22.2 millones en dinero muerto por canjear al quarterback Jared Goff. Los Philadelphia Eagles posiblemente enfrenten un golpe de 33 millones contra el tope salarial si canjean a Carson Wentz. Esos 17.2 millones serían una cifra insignificante cuando se espera que el tope salarial de la liga aumente considerablemente.

Por lo general a los equipos les gusta mantenerse alejados de los acuerdos anulables debido al dinero que impacta en el tope salarial en el futuro. Bueno, si los Cowboys realmente quieren que Prescott sea su quarterback del futuro, tienen que ceder en el terreno del "No hacemos acuerdos anulables". También, al reestructurar los contratos del tackle ofensivo Tyron Smith, el guardia Zack Martin y el ala defensiva DeMarcus Lawrence el año pasado, los Cowboys sumaron años anulables para ayudar con su situación en el tope salarial. Y podrían contrarrestar los argumentos futuros sobre años anulables diciendo que lo hacen solo con mariscales de campo.

Si los Cowboys no quieren ser creativos, entonces deberían considerar no etiquetar como jugador franquicia a Prescott en el 2021 y comenzar de nuevo el proceso de búsqueda de un quarterback. Si Prescott juega con la etiqueta en el 2021, habrá ganado 69 millones en dos temporadas. Y casi sería un hecho que se convertiría en agente libre sin restricciones en el 2022 porque el costo de una tercera etiqueta se elevaría a más de 52 millones.

¿Por qué Prescott, de 27 años de edad, debería considerar un acuerdo de seis años como este? Se arriesgó la temporada pasada al jugar con la etiqueta franquicia que le garantizaba 31.4 millones y sufrió una terrible lesión de tobillo. Se puede argumentar que su precio aumentó porque los Cowboys (6-10) fueron muy malos sin él en el 2020, pero, ¿vale la pena otro riesgo de un año para Dallas?

El tipo de trato que hizo Patrick Mahomes con los Kansas City Chiefs (450 millones durante 10 años) no es una opción. Prescott no aceptaría un contrato por cinco años, entonces, ¿por qué lo haría con uno más largo? Prescott esencialmente nunca llegaría al mercado abierto en los años que mejores ingresos podría recibir.

Con esta propuesta de seis años, Prescott tendría 115 millones en su bolsillo por solo firmar su nombre en el contrato. Y volvería al mercado a los 31 años.

Para cuando el acuerdo se anule, Prescott habría sido el mariscal de campo titular de los Cowboys durante nueve años. Desde la perspectiva del equipo, eso es tiempo más que suficiente para ver si un mariscal de campo puede conseguir un Super Bowl.

El único quarterback en los últimos años en llevar al equipo que lo reclutó en el draft a un Super Bowl por primera vez después de su octavo año como titular fue Matt Ryan, quien estaba en su novena campaña como mariscal de campo titular de los Atlanta Falcons en el 2016.

Si Prescott lleva a los Cowboys a un Super Bowl en las próximas tres campañas, el equipo con gusto arreglaría un ajuste en el contrato.

Y eso no tomaría tanto tiempo como este acuerdo... al menos no debería.