¿Quiénes fueron las más gratas sorpresas para cada uno de los 32 equipos de la NFL?

Recorrimos todas las franquicias de la liga para identificar a los jugadores que superaron de mejor manera las expectativas durante la pasada temporada

Las primeras semanas del receso de temporada siempre son oportunas para repasar y reevaluar lo que vivimos en los pasados meses. Hoy, toca reencontrarnos con los jugadores que sorprendieron de manera más grata en cada uno de los 32 equipos.

No se trata de un listado del Jugados Más Valioso de cada club, ni mucho menos del mejor jugador de cada equipo, aunque en ciertos casos, puede haber coincidencia. Se trata, en cambio, de reconocer a aquellos que ofrecieron desempeños muy por arriba de lo esperado, por diferentes circunstancias. En algunos casos, las expectativas no eran altas por el propio historial del jugador, por su veteranía, por su inexperiencia, falta de oportunidades, o hasta por lesiones que no le habían permitido mostrarse de lleno.

Sin mayor preámbulo, vamos con los jugadores que sorprendieron de mejor manera en cada una de las 32 franquicias.

AFC ESTE

Buffalo Bills

Josh Allen, quarterback
Un salto del 52.8 por ciento, al 58.8 por ciento, hasta un 69.2 por ciento de pases completos en sus tres años como titular es increíble, lo mismo que su número de pases de anotación, que ha progresado desde 10, a 20, a 37. En yardas por pase, el crecimiento ha sido de 2,074 a 3,089 hasta 4,544, y sus yardas promedio por intento de pase han crecido desde 6.5 a 6.7 hasta 7.9. Así sucede con virtualmente todas las estadísticas del quarterback de los Bills, quien, incluso, se hizo con cuatro de los 50 votos para Jugador Más Valioso del Año, y fue nombrado al segundo equipo All-Pro, además de su primera designación como elemento de Pro Bowl.


Miami Dolphins

Xavien Howard, esquinero
No es que no se haya reconocido la calidad de Howard antes; en el 2018 lideró a la liga con siete intercepciones, pero alcanzar el doble dígito en esa categoría, en la NFL actual, es toda una proeza. El All-Pro de primer equipo en el 2020 se convirtió en el primer jugador en sumar al menos 10 intercepciones en una campaña desde el 2007. Hoy, Howard quiere renegociar un contrato que firmó apenas en el 2019 y que, en su momento, lo convirtió en el esquinero mejor pagado de la liga.


New England Patriots

Michael Onwenu, tackle ofensivo
La camada de tackles ofensivos novatos en la primera ronda produjo, al menos, tres jugadores con potencial de estrellato en Jedrick Wills Jr., Tristan Wirfs y Mekhi Becton, pero más abajo, en la sexta ronda, los Pats se encontraron una joyita en Onwenu, quien terminó encargándose del tackle izquierdo, pero que pasó por casi todas las posiciones a lo largo de la línea. Ahora, el reto para el producto de Michigan es demostrar que no fue solamente un "One-hit wonder".


New York Jets

Quinnen Williams, tackle defensivo
Luego de ser muy criticado tras un año de novato de altibajos en el 2019, Williams se destapó como uno de los mejores linieros defensivos interiores de la liga el año pasado, y uno de los rarísimos puntos brillantes para los Jets en la campaña. Pasó más tiempo jugando el puesto de tackle nariz, heredando el puesto de Steve McLendon y respondió con siete capturas para liderar al equipo; nadie más en New York tuvo más de 3.5.

AFC NORTE

Baltimore Ravens

Gus Edwards, corredor
Sí, J.K. Dobbins explotó a escena en su temporada de novato después de ser elegido en la segunda ronda, sobre todo, en la segunda mitad de la campaña, pero la realidad es que Edwards fue quien brilló de manera más inesperada, hasta el punto en que lideró a los corredores de los Ravens en acarreos y en yardas por recepción, y fue su surgimiento el que realmente sacó de la rotación a Mark Ingram II. Edwards se despachó con acarreos importantes hacia el final de temporada, cuando Baltimore luchaba por meterse a playoffs, y en el Duelo de Ronda de Comodines donde vencieron a los Titans.


Cincinnati Bengals

Jonah Williams, tackle ofensivo
No hubo mucho por celebrar en Cincinnati en todo el año, y los Bengals poseen una de las peores líneas ofensivas en la liga, pero en el tiempo en que tuvieron sano a Jonah Williams, quien se perdió la totalidad de su campaña de novato el año pasado, dio indicios de que puede ser el tackle izquierdo franquicia que protegerá a largo plazo a Joe Burrow. Las lesiones son el enemigo principal, por ahora, pero la calidad está allí.


Cleveland Browns

Wyatt Teller, guardia
De un año a otro, los Browns pasaron de una de las peores líneas ofensivas de la NFL a una de las mejores. La llegada de los tackles Wills Jr. y Jack Conklin fue clave, y Joel Bitonio ya era uno de los mejores guardias en la NFL, pero pocos esperaban que Teller, quien inició 11 partidos, luciera tanto en la unidad. Eso le hizo ganarse un puesto en el segundo equipo All-Pro de AP este año.


Pittsburgh Steelers

Chase Claypool, receptor abierto
Sabíamos que la camada de receptores abiertos novatos iba a generar buenas sensaciones en el 2020, pero pocos lucieron como el recluta de segunda ronda de los Steelers. Claypool inició solamente seis juegos, pero participó en los 16 y generó jugadas grandes en el juego aéreo pero también contribuyó por tierra. El grupo de armas ofensivas en Pittsburgh fue uno de los que mejor variedad mostró a lo largo del año, y Claypool fue pieza clave. Ahora, hay que trabajar en esa parte que tiene que ver con aceptar las derrotas con dignidad.

AFC SUR

Houston Texans

Brandin Cooks, receptor abierto
Perdido en el desastre que han sido los Texans en los últimos meses, estuvo una temporada estelar de Cooks que voló bajo el radar. El veterano 27 años de edad entregó una campaña de 81 recepciones para 1,150 y seis touchdowns que no lo pone a la altura de DeAndre Hopkins, pero que hace mucho por compensar la producción a la que renunció la franquicia cuando mandaron a D-Hop al desierto. Cooks ha cambiado tantas veces de equipo por la vía del canje, que esa falta de regularidad a menudo hace que nos olvidemos de su talento.


Indianapolis Colts

Grover Stewart, tackle defensivo
Seguro, la gran adición a la plantilla de Indianapolis fue DeForest Buckner, quien se ganó un nombramiento All-Pro con toda justicia, pero a nadie le vino mejor en lo personal que a Grover, quien se convirtió en una fuerza dominante en el tackle nariz para los Colts. Constantemente enfrentando y devorando doble bloqueos, y cerrando avenidas para correr, Grover fue clave para que el linbacker Darius Leonard se mantuviera en la élite entre los linebackers medios de la liga.


Jacksonville Jaguars

James Robinson, corredor
Sobre el papel, la titularidad parecía ser para Ryquell Armstead al inicio de la campaña, pero el corredor terminó hospitalizado por COVID-19, y Robinson nunca miró hacia atrás. El novato no reclutado corrió para 1,070 yardas y siete touchdowns, y probablemente hubiera ganado nombramiento de Pro Bowl en un año normal, disputándose el partido. Ahora, le tocará formar mancuerna con Trevor Lawrence en el backfield de Jacksonville.


Tennessee Titans

Corey Davis, receptor abierto
Esperamos mucho para que el ex recluta de primera ronda, quinto global en el 2017, ofreciera la clase de productividad que tuvo en el 2020. Fue segundo en el equipo en recepciones y yardas en recepciones, e impuso marca personal en recepciones de touchdown. De ninguna manera ha pagado lo que invirtió Tennessee en él en el draft, pero, al menos, va en ascenso. Está por verse si los Titans lo deciden retener con un contrato nuevo, o busca otro equipo como agente libre.

AFC OESTE

Denver Broncos

Garett Bolles, tackle ofensivo
Bolles pasó de ser uno de los tackles izquierdos más riesgosos de la NFL, entre un nivel bajo y un número extraordinario de pañuelos por sujetar, a ser uno de los más confiables en el 2020. Luego de 20 castigos por sujetar en sus primeros tres años, solamente tuvo uno en la temporada pasada, y luego de 32 castigos en general en las primeras tres temporadas, solamente hubo cuatro en el '20. Eso le ayudó a ser designado al segundo equipo All-Pro.


Kansas City Chiefs

Travis Kelce, ala cerrada
¿Kelce, sorpresa? Seguro, entró a la pasada campaña con cinco selecciones consecutivas al Pro Bowl y dos nombramientos al primer equipo All-Pro, pero no hay muchos jugadores en su posición que, encima toda esa producción, son capaces de entregar su mejor temporada a los 31 años de edad. Kelce impuso marcas personales en recepciones, yardas en recepciones, touchdowns en recepciones y primeros intentos conseguidos. Además, ocurrió en una temporada en la que se especulaba que Tyreek Hill podría haber sido el líder ofensivo en todas esas categorías (Hill sí superó a Kelce en touchdowns totales por seis).


Las Vegas Raiders

Darren Waller, ala cerrada
Waller no solamente demostró que su 2019 no fue un "One-hit wonder", sino superó esos números para ganarse su primera invitación al Pro Bowl gracias a sus 107 recepciones para 1,196 yardas y nueve touchdowns, ayudando en el proceso a compensar la falta de producción de los receptores abiertos, particularmente Henry Ruggs II, quien fue el primero en la posición en ser reclutado el año pasado en una de las camadas más profundas y talentosas en años. Waller le sacó casi el doble de ventaja en recepciones al segundo mejor en el equipo, que fue Hunter Renfrow, con 56.


Los Angeles Chargers

Justin Herbert, quarterback
Cualquiera que diga que esperaba una temporada de 4,336 yardas y 31 touchdowns contra apenas 10 intercepciones de Herbert los está engañando. La realidad es que el pasador novato de los Chargers jugó a un nivel que ni siquiera le vimos en Oregon, lo que sirve como prueba de que en el draft se debe buscar al jugador en que un prospecto se puede convertir, no en el jugador que es. El Novato Ofensivo del Año es claramente la pieza medular de la reconstrucción ofensiva angelina, y la química que desarrolló de inmediato con Keenan Allen es de reconocerse.

NFC ESTE

Dallas Cowboys

Aldon Smith, ala defensiva
Nunca habla bien del resto de la unidad defensiva cuando un jugador como Smith, que llegó al equipo bajo sus condiciones y después de cuatro años fuera de la liga, es de lo más destacado que tienes. Smith fue segundo en el equipo con cinco capturas, y aunque se desvaneció hacia la segunda mitad de la temporada, está claro que su tiempo prolongado fuera del juego le pasó factura. De cualquier manera, fue capaz de liderar a Dallas en golpes al quarterback, con 14.


New York Giants

James Bradberry, esquinero
Dave Gettleman no tiene muchas cosas de las cuales presumir en tres años como gerente general de los Giants, pero sumar a Bradberry, a quien conoció en sus tiempos con Carolina, es una de ellas, Bradberry encontró un puesto fijo como titular en New York, y aunque ha sido titular de tiempo completo a lo largo de sus cinco campañas profesionales, nunca había jugado como lo hizo ahora. Lideró al club en intercepciones y pases defendidos, y fue elegido a su primer Pro Bowl.


Philadelphia Eagles

Alex Singleton, linebacker
Hasta los 11 partidos que inició este año, Singleton --quien llegó a la liga como novato no reclutado en el 2015-- nunca había iniciado un partido de la NFL. De hecho, participó apenas en su primer juego oficial en el 2019. Este año, lideró a los Eagles con 120 tacleadas totales, 75 de ellas en solitario, como uno de los elementos más regulares de la defensiva. Singleton, quien pasó las temporadas del 2016 al 2018 en la CFL después de probar suerte infructuosamente en tres escuadras de prácticas de NFL, se hizo con la titularidad a partir de la Semana 6 y respondió con creces a la confianza en Philly.


Washington Football Team

Antonio Gibson, corredor
Una producción de 170 acarreos para 795 yardas y 11 touchdowns no es nada despreciable para un novato de tercera ronda, en una plantilla con serias deficiencias ofensivas. Más, si tomamos en cuenta que, como colegial, solo acumuló 33 acarreos. Gibson fue, por momentos, la mejor arma ofensiva de Washington, resultando en una apuesta exitosa para los visores del club, quienes proyectaron su cambio desde receptor abierto colegial a corredor profesional.

NFC NORTE

Chicago Bears

Bilal Nichols, tackle defensivo
Cuando Eddie Goldman optó por no jugar la temporada por causa de la pandemia de COVID-19, creó un vacío importante en el interior de la línea defensiva de Chicago. Nichols se mudó al interior para asumir el puesto de tackle nariz desde su posición original como ala defensiva, y lo hizo notablemente, convirtiéndose en una fuerza para presionar desde el interior y quedando segundo en el equipo en capturas, con cinco. Por si fuera poco, su labor le dio la libertad necesaria a Roquan Smith para que tuviera su mejor campaña como profesional.


Detroit Lions

Everson Griffen, ala defensiva
Es curioso que un jugador que apenas disputó siete partidos, aparezca en este espacio, pero con todo y que Griffen había sido invitado a cuatro Pro Bowls en las cinco temporadas previas a este 2020, la realidad es que para cuando llegó a Detroit, tras siete apariciones pero ninguna de inicio en Dallas, quizás las expectivas eran bajas. Griffen respondió con 3.5 capturas, cuatro derribos para pérdida de yardas y ocho golpes sobre el quarterback. Con dos juegos de inicio en sus siete salidas para Detroit, Griffen logró colocarse segundo en el club en capturas de quarterback, increíblemente.


Green Bay Packers

Aaron Rodgers, quarterback

¿Será posible considerar a un dos veces Jugador Más Valioso de la NFL y uno de los pasadores más talentosos de su generación como una revelación? Sí, claro que es posible, cuando se considera que Rodgers brindó la que posiblemente fue la mejor temporada de su carrera, una en la que lideró a la NFL en porcentaje de pases completos, pases de touchdown, índice de pasador y Total QBR, a los 37 años de edad, y justo después de que los Packers reclutaran a su supuesto sucesor en la primera ronda del draft. Sus 48 pases de touchdown constituyeron su mejor marca como profesional, y solamente lanzó cinco intercepciones, en camino a su tercer premio como Jugador Más Valioso de la NFL, y si somos justos, la razón principal por la que no llegó a su segundo Super Bowl es que su head coach entiende poco de fútbol americano situacional.


Minnesota Vikings

Justin Jefferson, receptor abierto
Jefferson fue el quinto receptor abierto elegido en el pasado draft, pero ninguno de los que fueron seleccionados antes o después del producto de LSU lo hizo mejor entre los novatos. Jefferson atrapó 88 pases para 1,400 yardas y siete touchdowns en camino a una invitación de Pro Bowl, y rápidamente encontró su nicho como reemplazo de Stefon Diggs en la ofensiva de los Vikes. Sí, se esperaba mucho de Jefferson, y por eso fue elegido en primera ronda, pero es improbable que la temporada de récords que brindó en el 2020 el miembro del segundo equipo All-Pro haya sido presupuestada razonablemente.

NFC SUR

Atlanta Falcons

Foyesade Oluokun, linebacker
En una plantilla en la que las decepciones superaron con creces a las sorpresas positivas, Oluokon fue de los que sacaron la cara por Atlanta. El linebacker de tercer año fue titular de tiempo completo por primera ocasión en su carrera, y lideró a los Falcons en tacleadas totales y balones sueltos forzados, y empató en el segundo sitio por intercepciones y tercero en capturas de quarterback. No está al nivel todavía de Deion Jones, pero quizás los Falcons ya encontraron a un socio perfecto para el jugador de Pro Bowl del 2017.


Carolina Panthers

Taylor Moton, tackle ofensivo
Después del novato Wirfs, hay que considerar a Moton entre los que deben estar en la conversación al hablar del mejor tackle derecho en la NFL durante el 2020. El jugador de cuarto año inició por tercera temporada consecutiva los 16 encuentros, y solamente fue penalizado una vez en toda la campaña. Además, fue pieza fundamental para que el corredor reserva Mike Davis consiguiera suplir de modo efectivo al lesionado Christian McCaffrey para que los Panthers tuvieran, al menos, un mínimo de ofensiva.


New Orleans Saints

Trey Hendrickson, ala defensiva
Otro de los jugadores de nuestra lista que disfrutó su mejor temporada en año de contrato, Hendrickson lideró a los Saints con 13.5 capturas de quarterback, superando por nueve la que había sido su marca personal previa. Fue titular de tiempo completo por primera vez en su carrera, y quedó empatado con Aaron Donald en el segundo sitio por mayor cantidad de capturas en la liga.


Tampa Bay Buccaneers

Carlton Davis, esquinero
Hace no mucho tiempo, los Bucs decidieron reconstruir su backfield defensivo completo con base en selecciones de draft. Davis fue el segundo esquinero elegido en el 2018, en la segunda ronda, y hoy está convertido en el mejor en su posición para los campeones, y un elemento al que los Bucs no temen poner contra los receptores abiertos estelares de la NFC Sur. Durante el Super Bowl LV, en 54 jugadas de cobertura, permitió dos recepciones para 14 yardas, en uno de sus momentos más brillantes en el año.

NFC OESTE

Arizona Cardinals

Haason Reddick, linebacker

Después de que los Cardinals seleccionaron a Reddick en la primera ronda del draft del 2017, padecieron para encontrarle un lugar y una función defensiva donde se pudiera aprovechar al máximo su capacidad --un poco como sucedió este año con Isaiah Simmons--. Sin embargo, la desafortunada lesión de Chandler Jones le abrió de par en par la puerta a Reddick para convertirse en el mejor cazador de quarterbacks del equipo en la temporada, acumulando 12.5 capturas, 15 derribos para pérdida de yardaje y 16 golpes sobre los pasadores. Su destape no pudo haber llegado en mejor momento, ya que está a punto de convertirse en agente libre en los días que vienen.


Los Angeles Rams

Leonard Floyd, linebacker
A veces, las segundas oportunidades funcionan de maravilla. Este fue el caso de Floyd, quien pasó sin mucha pena ni gloria cuatro temporadas en Chicago antes de destaparse a lo grande en su primer año con los Rams, convirtiéndose en el cazador de quarterbacks que los Bears imaginaron cuando lo tomaron en la primera ronda del draft. Por supuesto, siempre ayuda tener de compañero al mejor defensivo de la liga, pero después, hay que aprovechar las facilidades brindadas, y Floyd lo hizo al ritmo de 10.5 capturas, 11 derribos para pérdida de yardaje, y 19 golpes al quarterback. Como muchos otros en nuestra lista, Floyd está a punto de comandar mucho dinero en el mercado abierto de la agencia libre.


San Francisco 49ers

Jason Verrett, esquinero
No creo que haya existido duda realmente de la calidad de Verrett en el inicio de su carrera con los Chargers, pero las lesiones simplemente nunca le han dado tregua. En la pasada temporada, inició 13 partidos por apenas segunda ocasión en siete años en la NFL, y se convirtió en la dupla perfecta para Emmanuel Moseley en las esquinas de San Francisco. Fue segundo en el equipo en pases defendidos, con siete, y estuvo muy cerca de recuperar su nivel de jugador de Pro Bowl del 2015. A los 29 años de edad, y por su historial en el aspecto físico, podrían no restarle muchas campañas de NFL, pero debe ser uno de los agentes libres prioritarios a retener por los Niners.


Seattle Seahawks

Carlos Dunlap, ala defensiva
Uno más de los casos excepcionales que se metieron a nuestra lista a pesar de cumplir apenas una porción de la temporada con el club en cuestión, Dunlap solo jugó ocho encuentros para Seattle, pero alcanzó a iniciar seis de ellos y se apuntó cinco capturas y un excelente total de 14 golpes sobre el quarterback. Todo esto ocurrió después de que Cincy decidiera que no lo necesitaba más, luego de apenas cuatro inicios como titular en el primer medio de la temporada. Con Dunlap en la alineación, mejoró bastante la presión de los Seahawks en situaciones de pase, donde el safety Jamal Adams fue el claro estelar.