El mundo y la vida en la NFL cambiaron en un año, la situación entre los Cowboys y Dak Prescott sigue igual

play
Las dos opciones que tienen Cowboys con Dak Prescott (2:54)

Sebastián Martínez-Christenses cree que a Dallas solo le queda llegar a un acuerdo a largo plazo con Dak Prescott o colocarle la etiqueta de franquicia no exclusiva. (2:54)

DALLAS -- La vida cotidiana en Estados Unidos y en particular en la NFL tuvo que cambiar de manera radical con la nueva realidad que marcó la pandemia por el COVID-19 hace un año.

Casi todo ha cambiado, desde la manera en que los equipos se prepararon en el receso de temporada anterior, la cancelación de juegos de pretemporada hasta el formato de los Playoffs antes de llegar al Super Bowl.

Todo cambió a excepción de una cosa: la conversación sobre la situación entre los Dallas Cowboys y el quarterback Dak Prescott.

Esta semana se cumplen tres años de que Prescott y los Cowboys comenzaron las conversaciones sobre la posibilidad de otorgarle al quarterback una extensión contractual por múltiples temporadas.

“No hay forma de avanzar sin alguno de los miembros de la familia en este equipo. Dak es parte de la familia de los Cowboys, así que hay que resolverlo”, dijo el dueño del equipo, Jerry Jones, el 24 de febrero de 2020, durante el NFL Combine en Indianapolis, evento que fue cancelado en 2021 por la pandemia.

El plazo para que los Cowboys lleguen a un acuerdo para una extensión de contrato o designar a Prescott como jugador franquicia inició el pasado martes y concluye el 9 de marzo. Lo más probable es que la etiqueta sea con “derechos exclusivos”, ya que si Dallas usa la que desiste de esa exclusividad, corre el riesgo de perder al pasador o tener que pagar aún más de las mínimas pretensiones que su equipo de trabajo solicita.

La gran mayoría de analistas de la NFL y ex jugadores de los Cowboys de alto perfil, así como de otros equipos, coinciden en que si Prescott llega a la agencia libre el 15 de marzo, será el quarterback más codiciado y ya no estaría disponible dos días después.

Si los Cowboys decidieran designarlo como jugador franquicia sin derechos exclusivos, tendrían la posibilidad de igualar cualquier oferta que le hagan a Prescott para que permanezca en el equipo. En caso de que decidieran dejarlo ir a donde más le ofrezcan, el equipo que contrate al pasador compensaría a los Cowboys con dos selecciones colegiales de primera ronda.

Sin embargo, la opción de dejar a su quarterback desprotegido es impensable en los Cowboys o al menos eso dijo Jones hace un año.

“No voy a ceder sus derechos de ninguna manera por un minuto”, aseguró Jones durante el Scouting Combine 2020, de acuerdo a la página de internet del equipo.

Jones está convencido de que Prescott regresará perfectamente recuperado de la lesión en el tobillo y pierna derecha que terminó de forma anticipada con su temporada en el quinto partido de 2020, cuando jugaba a su mejor nivel como profesional, a pesar de todas las carencias que sufrían los Cowboys en ambos lados del balón.

Prescott, de 27 años, ya jugó con la etiqueta de jugador franquicia con derechos exclusivos en 2020, lo que se tradujo en una ganancia de $31.4 millones garantizados.

Si juega en 2021 con la misma designación, su salarió será de alrededor de $37.7 millones también garantizados y reflejados al 100 por ciento en el tope salarial de $180 millones, anunciado ya por la NFL.

Si los Cowboys etiquetan a Prescott con derechos exclusivos, tendrán hasta julio para negociar con él el ya legendario contrato multianual. Ese contrato ayudaría a los Cowboys a respirar en el tope salarial, porque el dinero, incluido el bono por firmar el contrato, se dividirá en la longevidad del arreglo.

Suceda lo que tenga que pasar, los Cowboys tendrán que reacomodar o reestructurar los contratos de diversos jugadores para tener la manera de etiquetar o llegar a un acuerdo multianual con Prescott, ya que hasta el miércoles 24 de febrero de 2021, no tenían el espacio suficiente en el tope para el acuerdo de Prescott.

“(Los quarterbacks) son los dueños de la franquicia”, dijo Troy Aikman, ex quarterback de los Cowboys y miembro del Salón de la Fama, en enero. “Tienen que ser los que en realidad establezcan la cultura y responsabilidad dentro del equipo y si no tienes al tipo adecuado en esa posición, entonces, en realidad tendrás problemas como organización.

“En mi opinión, Dak marca bien todos las casillas. Por eso he dicho los últimos años que no dudaría en pagarle”, sentenció Aikman.