Espero que con Sam Darnold, los New York Jets aprendieran la lección

ESPN

Espero, más que nadie, que los Jets hayan aprendido la lección, conociéndolos, no estoy tan seguro.

Hace años que los tiempos se han acortado, ahora los resultados y la presión para todos en la liga se han incrementado.

Antes, un quarterback novato, la mayoría de veces podía "aprender" de un veterano y no urgía ponerlo a jugar. Ahora, a excepción de Patrick Mahomes, todos los quarterbacks tomados en primera ronda son lanzados al ruedo para comprobar si tienen o no lo suficiente, y si la franquicia hizo o no bien en seleccionarlos.

Sam Darnold fue tomado hace tres años por los New York Jets con la tercera selección global. Su llegada significó una luz de esperanza para una de las peores franquicias de NFL que sigue añorando a Joe Namath, quien dejó de jugar con ellos hace más de 40 años.

Antes del Draft del 2018, muchos pensaban que Darnold iba a ser tomado por los Cleveland Browns con la primera selección, así que cuando llegó el tercer turno y los Jets lo tuvieron disponible, parecía una señal de que finalmente el salvador había llegado, pero no podemos olvidar que son los New York Jets, y si una franquicia podía echar todo a perder, esa es la "otra" de Nueva York.

En su temporada de novato su coach, Todd Bowles, no tenía mucho interés en desarrollarlo, la campaña no terminó bien, y Bowles fue despedido. Después de varias entrevistas, los Jets sorprendieron al contratar a Adam Gase quien había fracasado con Miami Dolphins. Los resultados que vendrían no sorprendieron a nadie y Gase terminó por descomponer más que por arreglar a la selección más importante del equipo en 50 años.

Por supuesto que Sam Darnold tiene responsabilidad en el poco progreso que ha tenido como profesional. Su juego de pies es digno de alguien tratando de matar arañas a pisotones, su capacidad de leer defensivas es igual a la mía de leer mandarín, y su toma de decisiones dejan mucho que desear, pero todo eso ha sido potenciado por una franquicia que no lo rodeó con las piezas necesarias para tener éxito en la NFL.

Darnold trabajó con el peor cuerpo de receptores de la NFL, con una de las peores lineas ofensivas de la liga y con corredores que probablemente no tendrían un lugar en muchos rosters. Así, aunque tengas el talento de Mahomes, la inteligencia de Rodgers o la pasión de Brad, vas a fracasar.

El contraste es todavía mayor cuando uno ve lo que los Browns le han dado a Mayfield y los Bills a Allen para trabajar. Sus equipos han entendido que además de esperar una mejora de su quarterback, deben rodearlo con jugadores que le ayuden o aceleren ese proceso.

Sam Darnold fue cambiado de los New York Jets a Carolina Panthers a mitad de semana. Ahí tiene a un coach mucho mejor que Gase, al receptor que más le ayudó mientras jugó en los Jets, Robbie Anderson, y a uno de los mejores corredores de la NFL. Su historia en la liga no está escrita, apenas tiene 23 años y creo que puede ser un buen quarterback si es que corrige sus defectos evidentes.

Los Jets volverán a tomar a un quarterback en unos días en el Draft 2021. Parece que será Zach Wilson quien volverá a ser el mesías para sus aficionados. Pero de nuevo, si no te rodean de buenos jugadores, así tengas el talento de Mahomes, la inteligencia de Rodgers o la pasión de Brady, vas a fracasar.

Espero, más que nadie, que los Jets hayan aprendido la lección.... conociéndolos, no estoy tan seguro.