NFL Draft 2021: La historia dicta que no todos los quarterbacks serán exitosos

play
Ciro Procuna rankea a los mejores cinco quaterbacks para el Draft 2021 (4:20)

Ciro elige lo mejor de aquellos que llegan con la expectativa de ser seleccionados en la primera ronda. (4:20)

Un estudio de ESPN Stats & Information arrojó que menos del 50 por ciento de los quarterbacks de primera ronda desde el 2000 recibieron un segundo contrato con los equipos que los eligieron

El NFL Draft 2021 arranca en nueve días, y hay cinco emocionantes prospectos de quarterback que parecen encaminados a ser reclutados en la parte alta de la primera ronda. La historia nos dice, sin embargo, que solamente dos de esos cinco tendrán éxito en la NFL.

Sí, es verdad. Me estoy convirtiendo en ese sujeto, el que arruina la diversión previa al draft. Conforme nos aproximamos a la primera ronda, las expectativas vuelan alto. Cada aficionado ve al draft como un medio de salvación, ese evento anual que le dará la vuelta a su triste franquicia, o brindará la pieza final para convertir a un equipo bueno en un campeón.

Aunque todo eso es parte de la diversión, realmente no es lo que va a suceder. O, al menos, no es lo que usualmente sucede. La historia nos dice que es improbable estadísticamente que un recluta de primera obtenga un segundo contrato con el equipo que lo selecciona. Y, si tu equipo está eligiendo a un quarterback, la historia nos señala que solamente existe un 42.2 por ciento de probabilidad de que consiga un segundo contrato.

"¿Ah sí?", me preguntan. "¿A qué te refieres, exactamente, con la historia?". Pues, les diré. Gracias al gran investigador Paul Hembekides del gran grupo en ESPN Stats & Information, contamos con datos de cada recluta de primera ronda desde el 2000 al 2016 --los 540 de ellos-- y si obtuvieron o no un segundo contrato con el equipo que los eligió. En general, 232 de los 540 fueron recontratados por el equipo que los seleccionó al término de sus contratos de novato. Así es, un 43 por ciento. Esos son reclutas de primera ronda, solamente. No todo el draft. Se trata de la ronda más importante, la ronda que recibe toda la gloria. E, incluso en esta ronda, los datos señalan que los equipos tienen una probabilidad menor al 50 por ciento de acertar.

Es bastante rudo el regreso a la realidad, ¿no?

"Existen tantas cosas que no se pueden controlar", dijo un ejecutivo de la directiva para un club de la NFC que prefirió no ser identificado porque, básicamente, nadie quiere ser sorprendido hablando del draft en esta época del año. "Estás presentando a estos veinteañeros con dinero que jamás han visto, y eso es automáticamente una distracción respecto a lo que les hizo llegar hasta aquí. Hay lesiones, por supuesto. Hay cambios en el sistema. Digo, algunos quarterbacks nunca reciben una oportunidad justa. Cambias de sistemas, cambias coaches, a veces dos o tres veces durante ese contrato de novato, y tienes que considerarlo más como una falla organizacional que una falla del prospecto en sí".

Un punto justo, al tiempo que miramos el caso de los New York Jets. Hace tres años, cerraron un canje para ascender del puesto N° 6 al N° 3 en el draft para tomar a Sam Darnold. Despidieron al head coach Todd Bowles y al gerente general Mike MacCagnan después del primer año de Darnold, y despidieron al head coach Adam Gase después de su tercero. Estarán eligiendo con el segundo turno global en este año, y acaban de traspasar a Darnold a los Carolina Panthers porque han decidido seleccionar a su reemplazo en el Draft 2021.

Darnold ni siquiera forma parte de nuestro estudio de ESPN Stats & Info, porque fue elegido en el 2018. Esos números solamente llegan hasta el 2016, porque es demasiado pronto para asegurar que cuáles de los reclutas del 2017 o más tarde conseguirán sus segundos contratos. Esta es la temporada en la que se decidirán las opciones para las quintas temporadas. Quince de los 32 reclutas de primera ronda en el 2017 ya ni están con sus equipos originales, y Darnold es el segundo de los cinco quarterbacks que se fueron en primera ronda durante el 2018 que ya ha sido traspasado y reemplazado. Esos drafts no están tendiendo hacia un lugar mucho mejor que los 17 que observamos para esta nota.

Al estudiar a aquellos reclutados desde el 2000 al '16, sí encontramos diferencias en posiciones. Linieros ofensivos parecen ser los reclutas de draft con mayor probabilidad de tener éxito. De los 55 tackles ofensivos seleccionados en primera ronda del 2000 al '16, 33 obtuvieron segundos contratos con los equipos que los eligieron. Eso es un 60 por ciento. Doce de los 26 guardias de primera ronda (46.2 por ciento) y los nueve centros de primera ronda (100 por ciento) lo consiguieron. Linebacker es una selección relativamente segura, también, con el 54.8 por ciento (23 de 42) de aquellos elegidos en la primera ronda siendo renovados para un segundo contrato. Pero, vaya, las cosas se ponen feas después de eso.

¿Estás emocionado por todos esos receptores abiertos disponibles para tu equipo en la primera ronda de este año? No tan rápido, mi amigo. Los receptores abiertos fueron el grupo peor calificado en este estudio. De los 70 receptores abiertos seleccionados en primera ronda del 2000 al '16, únicamente 19 consiguieron segundos contratos con los equipos que los eligieron. Eso incluye a Odell Beckham Jr. y Tavon Austin, quienes no se hicieron precisamente leyendas con los New York Giants o Los Angeles Rams. Por cada Calvin Johnson, hay un Kevin White. Por cada Julio Jones, un A.J. Jenkins. Esto no significa que tu equipo no deba elegir a un receptor abierto temprano --los receptores estelares son extremadamente valiosos, después de todo--, simplemente que cualquier selección individual es relativamente improbable.

El siguiente peor grupo posicional en este estudio son los tackles defensivos (35.3 por ciento) y luego los esquineros (35.5 por ciento). Algo de esto puede atribuirse a un mal acomodo esquemático.

"Cuando pides a los jugadores hacer exactamente lo mismo que hicieron a nivel colegial, probablemente lo harán bien", explicó el ex gerente general de los Jets y Miami Dolphins, y actual analista para NFL, Mike Tannenbaum. "Cuando les pides que hagan algo diferente, es cuando comienza la incertidumbre y aumenta el riesgo".

¿Hay equipos que han sido más exitosos que otros para retener a sus reclutas de primera ronda? Sí, pero recuerden que se trata únicamente de una muestra de 17 años, y los equipos usualmente tendrán solamente una selección de primera ronda por año. Habiendo dicho eso, los Dallas Cowboys lideraron a la liga firmando a un 73.3 por ciento (11 de 15) de sus reclutas de primera ronda del 2000 al 2016. Son seguidos de cerca por los Panthers y Houston Texans con un 68.8 por ciento (ambos con 11 de 16), los Philadelphia Eagles en 60 por ciento (9 de 15) y Pittsburgh Steelers en un 58.82 por ciento (10 de 17).

Al final de la lista se encuentran los Denver Broncos y Jacksonville Jaguars, cada uno de ellos reclutando a 17 jugadores en primera ronda a lo largo de ese periodo y firmando solamente a cuatro a segundos contratos (23.5 por ciento). Otros cerca del fondo incluyen a los Cleveland Browns y Detroit Lions en 25 por ciento (cada uno de ellos con 5 de 20) y los Arizona Cardinals y Buffalo Bills en 27.8 por ciento (en 5 de 18).

Entonces, ¿qué hay con los quarterbacks? Hubo 45 seleccionados en primera ronda durante los 17 drafts desde el 2000 al '16, y 19 de ellos (42.2 por ciento) obtuvieron segundos contratos con los equipos que los seleccionaron. Eso incluye a los MVPs Aaron Rodgers, Matt Ryan y Cam Newton. También incluye a los campeones del Super Bowl Eli Manning, Joe Flacco y Ben Roethlisberger. Pero, también encontramos a Jared Goff y Carson Wentz, los dos primeros jugadofres seleccionados en el Draft 2016, que fueron traspasados en este receso de temporada por parte de quienes los eligieron, antes de que sus segundos contratos entraran en vigor, técnicamente.

¿Importa cuán alto sean elegidos? Un poco. Nueve de los 12 quarterbacks elegidos con el primer turno global de esos drafts obtuvieron segundos contratos con los clubes que los seleccionaron. Los que no lo consiguieron fueron JaMarcus Russell, Sam Bradford y Jameis Winston. Solamente uno de los tres tomado con el segundo turno global consiguió segundo contrato (Wentz). Solamente uno de los cuatro que se fueron en el turno N° 3 obtuvo nuevo convenio (Ryan). Philip Rivers, elegido N° 4 en el Draft 2004, lo consiguió. Van 12 de 19 en general. Encontrar a un Roethlisberger en el N° 11 o un Rodgers en el N° 24 son básicamente como hallar el boleto dorado en tu Wonka Bar.

El problema es que hay tanto que influye para que un quarterback sea exitoso en la NFL. Se trata de algo más que la habilidad de un jugador y su mentalidad. A menudo, se reduce a la situación. ¿Qué clase de equipo se ha construido a su alrededor? ¿Cuánto tiempo necesita antes de estar listo para jugar? ¿Quién lo está dirigiendo? ¿Cuánto más se pedirá de él respecto a lo que se pedía a nivel colegial, y cómo lidiará con eso?

"En el colegial, ves a tipos mirando a las laterales pidiendo cada jugada a sus coaches", explicó Tannenbaum. "En la NFL, con 15 segundos restando en el reloj de jugada, la comunicación entre el coach y el quarterback se corta. Si no tienes la habilidad de mandar la jugada por ti mismo, es difícil ser un quarterback exitoso en la NFL".

Todo es complicado. Es lo que muchos olvidan y todos deben recordar cuando llegue el 29 de abril cuando Roger Goodell esté recitando nombres y aficionados estén celebrando en fiestas o rompiendo sillas, de acuerdo a si les gusta o no cada selección. No es cosa de elegir al tipo correcto y enchufarlo. Se trata de elegir al tipo correcto, colocarlo en la estructura correcta para cerciorarse de que funcione, y esperar que no suceda nada que lo desvíe del camino. Sumen todo eso, y es sencillo entender por qué la mayoría de reclutas de primera ronda no funcionan. Y por qué la primera noche del draft es apenas el inicio de un largo y complicado proceso que determinará si lo logran o no.