Situación contractual entre Stephon Gilmore y Patriots podría aclararse esta semana

El esquinero estelar tiene programado cobrar un salario base muy por debajo del valor del mercado en su campaña final de convenio con New England

FOXBOROUGH -- El regreso del linebacker Dont'a Hightower al campo de prácticas el pasado jueves, después de optar por no jugar la campaña del 2020 debido a preocupaciones por el COVID-19, representó una pieza clave volviendo a su sitio para los New England Patriots, y esta semana que inicia podría brindar claridad para otra: la mentalidad del esquinero Stephon Gilmore respecto a jugar para el equipo bajo su contrato actual.

Gilmore es requerido a reportar para el inicio del minicampamento obligatorio de tres días que arranca el lunes, o será sujeto a multas que podrían totalizar hasta 93,085 dólares que se reparten del siguiente modo: 15,515 dólares por el primer día perdido, 31,030 dólares por el segundo día perdido, y 46,540 dólares por el tercer día perdido.

Para jugadores en busca de un contrato endulzado, o que podrían estar insatisfechos con el paso de las negociaciones o con su situación actual con el club, ausentarse del minicampamento obligatorio suele ser una primera señal importante, un modo de dejar saber al equipo que existe una intención de intensificar las pláticas.

Gilmore está ingresando al año final de su acuerdo por cinco años y 65 millones de dólares, y tiene programado cobrar un salario base de 7 millones de dólares, una cifra muy por debajo del valor de mercado para un jugador de su calibre.

Pero, parte del motivo por el cual ese número es tan bajo, es que el equipo previamente movió 4.5 millones de dólares de su salario base del 2021 al 2020. Eso fue una aceptación por parte de los Patriots de que el salario base original de Gilmore para el 2020, de 10.5 millones de dólares, merecía un ajuste después de ser nombrado el Jugador Defensivo del Año en la NFL el año previo.

Gilmore no ha estado asistiendo a las actividades organizadas del equipo voluntarias este año --lo ha hecho en el pasado-- aunque no es claro cuánto de ello tiene que ver con su contrato.

Ahora, ¿se presentará Gilmore al minicampamento obligatorio? Y, si no lo hace, ¿podría una ausencia justificada ser una consideración para el equipo?

Las respuestas deberán ayudar a completar el contexto sobre cómo consideran la situación a ambas partes de la negociación.