Los Balones Sueltos: Para jugadores de NFL, ¿vacunarse no es por el bien de todo el equipo?

En los balones sueltos de esta semana, retomamos el tema de las vacunas a los jugadores, revisamos el status contractual de Xavien Howard en Miami, y respondemos preguntas abiertas

La NFL y NFLPA emitieron esta semana un comunicado conjunto donde se prevé una separación dramática al interior de las franquicias entre los jugadores vacunados y no vacunados cuando arranquen los campamentos de entrenamiento y la temporada de exhibición. Las medidas causaron, como era de esperarse, una reacción fuerte de algunos jugadores que se mantienen en oposición a la aplicación de las vacunas contra el COVID-19, y con ese tema arrancamos Los Balones Sueltos de la semana:

¿Hacen todo lo posible para ayudar a ganar al equipo?

"Solo quiero ayudar a mi equipo a ganar".

"No estoy poniendo a mi equipo en la mejor posición para ganar".

Esas dos citas son de Cole Beasley y Joe Mixon, respectivamente. La de Beasley, es de enero del 2019, cuando todavía era jugador de los Dallas Cowboys, y la de Mixon es de septiembre del 2019, luego de un mal inicio de campaña de los Cincinnati Bengals.

La realidad es que son de las citas más repetidas, que giran incansablemente en la NFL. Apenas esta semana, el quarterback novato de los Chicago Bears, Justin Fields, dijo durante su minicampamento, "Haré todo lo que sea para ayudarnos a ganar". Baker Mayfield se dijo, "Solo preocupado por ganar" con los Cleveland Browns.

Sin embargo, vale preguntarse cuánto peso en realidad llevan esas palabras.

Buscamos en específico a Beasley y a Mixon, porque son dos de los jugadores más notables que arremetieron en contra del sindicato de jugadores después de que se revelaran los nuevos protocolos diferenciados para las franquicias de la NFL --acordados de manera conjunta entre la liga y el gremio--, unos que marcan una diferencia tajante entre los jugadores vacunados y los no vacunados.

"La Asociación de Jugadores es una broma. Llámenla de otro modo. No es para los jugadores", publicó en sus redes sociales Beasley.

"La NFLPA no está para los jugadores, actúan como si nos representaran y claramente nos muestran diferente una y otra vez", escribió en redes sociales Mixon.

Aquí es donde quizás debamos preguntarnos si vacunarse, como jugadores, no es lo mejor para el equipo para el que juran estar dispuestos a hacer lo que sea con tal de ganar. Después de todo, los clubes con un porcentaje por encima del 85 por ciento de jugadores vacunados podrán estar lo más cercano posible a la normalidad, mientras que las provisiones contenidas en el memorando del pasado miércoles para los jugadores no vacunados auguran, como bien advirtió el head coach de los Minnesota Vikings, Mike Zimmer, que aquellos que no se sometan a la vacuna "van a pasar momentos difíciles" durante la temporada.

Llega un punto en donde me pregunto si el negarse a la vacuna por parte de algunos jugadores tiene que ver más con rehusarse a acatar lo que sienten como una orden de la NFL --que no lo es, sino simplemente habrá un conjunto de reglas diferente, como es comprensible--, que con cualquier argumento que pudieran tratar de presentar a favor de no vacunarse. Sobre todo, cuando veo a Mixon publicando, así en mayúsculas, "¡NO ESTOY EN CONTRA DE NINGUNA!" hablando sobre la decisión de vacunarse o no.

Dijimos la semana pasada que habrá una serie de casos excepcionales donde, por razones médicas, podría ser mejor no someterse a la dosis de la vacuna contra el COVID-19, y mantenemos esa postura. Pero, para los jugadores que siguen diciendo necesitar "todos los hechos" para tomar una decisión, me pregunto si no es suficiente ver a sus propios compañeros de equipo, realizando todas las mismas actividades en las mismas sesiones de los mismos minicampamentos o actividades organizadas del equipo para entender la seguridad de la vacuna, si es que eligen hacer caso omiso a los múltiples especialistas que han invitado los clubes a hablar con ellos sobre el tema.

Para cerrar este apartado, vale la pena notar que la NFLPA está en lo correcto velando por el bienestar de una colectividad, respaldada con argumentos científicos ante un problema de salud pública, y no enfocándose en una colección de individualidades, cada una jalando hacia diferente lado.

Miami Dolphins y New Orleans Saints, primeros equipos en dar el paso hacia la normalidad

Siguiendo con el tema de la vacuna, Albert Breer de TheMMQB.com reportó este jueves que los Dolphins y Saints son los dos primeros clubes en superar el 85 por ciento de jugadores vacunados.

Con los minicampamentos pendientes cerrando esta semana, y los jugadores tomándose un descanso antes de regresar a los campamentos de entrenamiento a finales de julio, es posible que más equipos superen ese mínimo necesario para retomar operaciones con la mayor normalidad posible en sus instalaciones o sedes de campamento.

Es probable que estos equipos obtengan una ventaja competitiva gracias a la relajación de restricciones internas, sobre aquellos que se vean rezagados y deban mantenerse muy divididos en el día a día de sus operaciones y viajes.

Xavien Howard debe estar molesto con su representante, no con los Dolphins

El esquinero que lideró a la NFL en intercepciones con 10 el año pasado está exigiendo en Miami un aumento salarial, después de quedar colocado en el sexto sitio en la liga en términos de promedio anual, con los 15.05 millones de dólares por año, que le tiene prevista una extensión firmada apenas hace dos años.

Sí, seguro, es un mejor jugador que su compañero de equipo Byron Jones, quien aparece quinto en la misma lista, con un salario promedio anual 16.5 millones de dólares, firmado hace un año como agente libre. Y sí, su total luce lejano a los 20 millones de dólares anuales que promedia Jalen Ramsey de los Jacksonville Jaguars, el mejor pagado en la liga.

Sin embargo, es una utopía absoluta asumir que mejor pagado equivale a mejor jugador, siempre. Además, es imposible impedir que la inflación afecte al mercado año con año, y que los récords salariales sean superados una y otra vez.

Lo que empeora la situación de Howard es que apenas ha cumplido un año de la extensión por cinco temporadas que firmó en el 2019, porque el convenio se agregó a la parte final de su contrato de novato, al cual le restaba una temporada.

Se trata en realidad de conceptos que los representantes deben dejar muy en claro a sus clientes cuando les presentan las propuestas de los equipos. Hay casos donde, al firmar un nuevo contrato, se dejan sin valor los años restantes del acuerdo previo, aunque en la mayoría de ocasiones se van sumando a los años pendientes, como en el caso de Howard.

Debe darse por sentado que al firmar un contrato multianual, se está aceptando la posibilidad de que el dinero se va reduciendo hacia los años finales --relativamente hablando, en términos del porcentaje que se come del tope salarial-- pero es el precio que se paga por una supuesta estabilidad a largo plazo --que también es relativa, porque un número enorme de jugadores que firman a largo plazo son cortados antes del final del convenio--.

Si lo que Howard quería era reevaluar y reestablecer su salario de modo anual, para estar siempre colocado al tope de los esquineros mejor pagados de la NFL, entonces, debía haber firmado contratos solamente de una temporada, negociando nuevos términos año con año.

Nadie discute contra revisar contratos cuyo valor haya quedado claramente superado por el nivel de juego, pero después de apenas un año cumplido de cinco firmados, es de cuestionarse. El camino hacia una solución --a corto plazo-- podría ser sacar dinero de años futuros para pagarlo en el presente, en rubros garantizados, con el entendido de que sí vendrá una reestructuración un poco más adelante, antes de que lleguen esas temporadas con sueldos incompletos.

Pase y recepción

De vez en vez, si el espacio y los temas lo permiten, podremos abrir un espacio aquí para responder algunas preguntas que nos hagan favor de mandar vía Twitter a @RafZamoranoESPN.

Esta semana, arrancamos con:

Respecto al primer punto, escribimos la semana pasada que vemos una vía para que Aaron Rodgers se mantenga con los Green Bay Packers, y seguimos apegados a ello, dado que no ha habido gran movimiento en ese frente.

Con respecto al segundo punto, veo muy complicado volver a ver a Deshaun Watson portando un uniforme de los Houston Texans. El proceso legal va para largo, y el equipo tiene que realizar los movimientos necesarios para alinear a un equipo competitivo. No puede darse el lujo de esperar a ver qué sucede con Watson en ese frente. Y todo eso es sin contar que Watson no desea jugar más en Houston, algo que manifestó desde antes que le cayera la avalancha de demandas.

Finalmente, sí, la Canadian Football League tendrá temporada en el 2021, arrancando el 5 de agosto hasta la disputa de la edición N° 108 de la Grey Cup el 12 de diciembre próximo, en Hamilton.