Buccaneers son primeros campeones desde el 2017 en visitar la Casa Blanca

play
Las bromas de Brady con el Presidente Biden en la visita de los Bucs a la Casa Blanca (1:34)

Tom Brady bromeó con el Presidente de los Estados Unidos en el homenaje que recibieron los Buccaneers en la casa Blanca por ganar el Super Bowl. (1:34)

WASHINGTON -- El presidente Joe Biden dio la bienvenida a Tom Brady y a los campeones del Super Bowl, Tampa Bay Buccaneers, a la Casa Blanca este martes, primera visita de los monarcas reinantes de la NFL desde el 2017.

Fue la primera visita de Brady desde el 2005 con los New England Patriots, cuando George W. Bush era presidente. Brady ha ganado el Super Bowl durante cuatro administraciones diferentes, pero se ausentó de las visitas de los Patriots en el 2015 con Barack Obama y 2017 con Donald Trump.

Los Patriots decidieron como equipo no asistir después de ganar al término de la campaña del 2019.

Brady estuvo al frente y al centro, acompañado a Biden, al head coach Bruce Arians y el propietario Bryan Glazer en la ceremonia, que incluyó bromas acerca de la edad y la elección, y un empujó del presidente para que jugadores se vacunen en contra del coronavirus en caso de que no lo hubieran hecho ya.

Brady, un siete veces campeón del Super Bowl, dio su mejor rutina de comedia, comparando a los Buccaneers con la victoria de Biden en las elecciones.

"No muchas personas creyeron que podríamos ganar, y de hecho, pienso que un 40 por ciento de las personas creen todavía que no ganamos'', dijo Brady con una enorme sonrisa. "Tuvimos un partido en Chicago donde olvidé que jugada era. Perdí la cuenta de las oportunidades una vez en 21 años de juego, y me comenzaron a llamar 'Sleepy Tom'. ¿Por qué me hacen eso?''.

A Biden se le presentó el tradicional obsequio de un jersey con el N° 46, que Glazer dijo era apropiado porque Tampa Bay se dirige a su temporada N° 46 como franquicia.

Los jugadores Donovan Smith y Bradley Pinion del comité de justicia social del equipo, se reunieron con la vicepresidente Kamala Harris el martes por la mañana para hablar sobre derechos electorales.

Hablando de cómo casi 200,000 dosis de vacunación fueron aplicadas en Raymond James Stadium --la casa de los Buccaneers y sede del Super Bowl-- Biden volteó a las docenas de jugadores detrás de él y dijo: "Si no han recibido una inyección, vayan por una, ¿sí? Vayan por una, vayan por una, vayan por una. Están salvando vidas, ayudándonos a retornar a nuestras vidas y nuestros amados".

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, no respondió directamente cuando se le preguntó acerca de su los Buccaneers habían revelado información sobre cuáles asistentes del equipo estaban o no vacunados. Hasta el viernes, 10 equipos de la NFL habían alcanzado la marca del 85 por ciento de jugadores totalmente vacunados, aunque no se supo inmediatamente si Tampa Bay fue uno de ellos.

Antes de que Brady tomara el micrófono, Arians dijo a Biden que deseaba que el Congreso y Senado ayudaran al presidente a alcanzar "una meta'' como país, como hicieron los Buccaneers la temporada pasada.

Biden apuntó al receptor abierto Chris Godwin, como él, nacido en Pennsylvania y criado en Delaware. Biden, de 78 años de edad, habló con Godwin antes del Super Bowl.

Como la persona de mayor edad en convertirse en presidente, se comparó a sí mismo con Brady siendo el quarterback de mayor edad, a sus 43, y Arians como el coach de mayor edad, a sus 68, en ganarlo todo.

"Ustedes no escucharán bromas acerca de eso de mí"; dijo Biden. "Por lo que a mí concierne, no hay nada de malo con ser el tipo más grande en la cima''.