Oklahoma y Nebraska reviven una rivalidad que cumple 50 años

Bob Devane y los jugadores de Nebraska celebran el triunfo sobre Oklahoma del duelo realizado el 25 de noviembre de 1971 y bautizado como "El partido del Siglo" AP

NORMAN, Okla- La sola mención de Oklahoma y Nebraska en un mismo enunciado trae decenas de recuerdos para muchos fanáticos del futbol americano universitario.

En el punto más alto de la rivalidad entre 1970 y 2000, ambos programas se combinaron para ganar nueve campeonatos nacionales, cinco para Nebraska y cuatro para Oklahoma.

Sus enfrentamientos de cada año usualmente enviaban al ganador al Orange Bowl para jugar por el título nacional.

El duelo más famoso de ellos es el bautizado "Juego del siglo", realizado hace 50 años, cuando el sembrado número uno, Nebraska, venció dos, Oklahoma, en 1971.

Este sábado, Oklahoma, tercer clasificado (2-0), recibirá a Nebraska (2-1) en lo que es el primer encuentro entre ambos programas desde 2010.

"Creo que ha habido mucha expectación, y con toda razón", dijo el entrenador de Oklahoma, Lincoln Riley. “Se trata de una de las mayores rivalidades de la historia o una de las rivalidades más influyentes. Tener la oportunidad de revivir ese juego aquí, este año es una gran oportunidad ".

El entrenador en jefe de Nebraska, Scott Frost, jugó como quarterback de los Cornhuskers que vencieron a los Sooners en 1996 y 1997. Él sabe muy bien lo que significaba esta rivalidad antes de que Nebraska dejara el Big 12 por el Big Ten.

“Este ha sido mi día favorito del año durante toda mi vida”, dijo. “Una de las mejores rivalidades en el futbol americano. Es una pena que se haya ido, pero va a ser especial que regrese".

Riley ha pasado tiempo enseñando a sus jugadores sobre la historia de la rivalidad. Los fanáticos han ayudado a llenar los espacios en blanco.

"Creo que lo único que lo hace extraño es la respuesta que se obtiene en las redes sociales", dijo el ala cerrada de Oklahoma, Jeremiah Hall. "Todavía estoy tratando de entender lo que significa para la comunidad".

Nebraska ha tenido problemas en los últimos años y muchos fanáticos no están contentos con Frost. Pero al igual que en los viejos tiempos, una victoria sobre Oklahoma mejoraría las cosas de inmediato.

Y al igual que en los viejos tiempos, la grandeza de Oklahoma brinda una oportunidad. El quarterback contendiente al Trofeo Heisman, Spencer Rattler, lidera un equipo que espera llegar a los playoffs. Los Sooners vienen de una victoria 76-0 sobre Western Carolina.

"Tienen a algunos de los jugadores más talentosos del país en casi todas las posiciones", dijo Frost. "Pero no quiero que nuestros muchachos se intimiden frente a eso, y no creo que lo hagan".

El reto llamado Adrián Martínez

Riley dijo que el quarterback de Nebraska, Adrián Martínez, será tan peligroso como cualquiera de los otros a los que se enfrenten los Sooners esta temporada. Martínez ocupa el puesto 13 a nivel nacional con 328 yardas de ofensiva total por juego. Tiene 256 yardas por tierra en tres juegos y un promedio de 7.5 yardas por acarreo.

"Su atletismo resalta en el campo", dijo Riley. "Me parece que ha mejorado y las cosas que realiza cuando se sale del guión lo hacen realmente bueno".

Reunión de equipo

Martínez y el lineabacker de Oklahoma, Caleb Kelly, fueron compañeros de equipo en la escuela secundaria Clovis West High School en Fresno, California. Kelly dijo que han hablado sobre el juego.

"Nos encontramos en mayo", dijo Kelly. "Él estaba como, como que no estaba tratando de hablar de eso, pero también estaba deseando que llegara, así que estaba retándolo un poco".

La conexión Nebraska-Oklahoma

La madre del ala defensiva de Oklahoma, Reggie Grimes, Mikaela, creció en Omaha y corrió para Nebraska antes de mudarse a Alabama. Ella ha explicado de qué se trataban los juegos de Nebraska-Oklahoma.

"Ella lo menciona como lo que es", dijo. “Es una rivalidad histórica. Muy importante para el futbol americano universitario en sí. Creció como una Cornhusker. Toda su familia eran Cornhuskers ".

Ya no.

"Ahora son fanáticos de OU por mi culpa", dijo.

Nebraska y su efectividad defensiva

La defensiva de Nebraska se ha parecido un poco a las unidades dominantes de antaño durante las últimas dos semanas. Los Huskers limintaron a Fordham a siete puntos y a Buffalo en tres, siendo la primera vez que Nebraska limita a oponentes a puntos de un solo dígito en partidos consecutivos desde 2010.

"Si se miran los videos del año pasado y de este año realmente han mejorado", dijo Riley. "Creo que es una unidad mucho mejor y están jugando a un alto nivel".

Grandes números

El receptor de Nebraska, Samori Toure, ya tiene 308 yardas recibiendo esta temporada, segundo a nivel nacional, y tuvo dos recepciones de touchdown de 68 yardas la semana pasada contra Buffalo. Ha superado las 100 yardas en cada uno de los últimos dos juegos.