Cowboys no satisfechos, pese a los triunfos y la creciente expectativa

play
La ofensiva de Cowboys confirma su buen nivel (2:14)

El ataque de Dallas protagonizó la victoria sobre Carolina al dominar a una defensiva que llegó como la mejor en varias categorías y con el juego terrestre como principal arma. (2:14)

Cowboys están logrando un funcionamiento que hace señar a su afición

ARLINGTON, Texas - Mientras Dak Prescott hablaba luego de la victoria del domingo 36-28 contra los Carolina Panthers en el AT&T Stadium, los aficionados del Miller Lite Club contiguo empezaron a golpear el cristal de la sala de entrevistas y a gritar.

La sonrisa de Prescott se hizo más amplia mientras hablaba y los gritos de los fanáticos, que incluían a un niño que vestía la camiseta número 4 del mariscal de campo de los Dallas Cowboys, se hicieron cada vez más fuertes.

Esto es lo que pasa cuando ganan los Cowboys. Las expectativas crecen. Los sueños se vuelven más salvajes. Los pensamientos sobre llegar profundo a los playoffs y un potencial Super Bowl desde 1995 comienzan a bailar en las mentes de casi todos los que aman al equipo y tal vez de aquellos que lo odian también, esperando un inevitable fracaso cuando los partidos sean más importantes y la temporada envejezca.

Después de derrotar a los Panthers previamente invictos, muchas cosas parecen posibles.

Los Cowboys tienen una ofensiva que puede lanzar por todo el campo. Piense en la derrota de la Semana 1 ante los Tampa Bay Buccaneers cuando Prescott lanzó para 403 yardas y tres anotaciones con los receptores abiertos Amari Cooper y CeeDee Lamb terminando con más de 100 yardas. Y tienen una ofensiva que también puede atravesar a cualquiera. Mire lo que el corredor Ezekiel Elliott le hizo a los Panthers. Al ingresar al juego, Carolina permitió 135 yardas por tierra en sus primeros tres juegos. Elliott tuvo 20 acarreos para 143 yardas y un touchdown.

Los Cowboys tienen una defensiva que puede quitar el balón. Mire al esquinero Trevon Diggs, con dos intercepciones al mariscal de campo de los Panthers, Sam Darnold, Diggs lidera la NFL con cinco en cuatro juegos. Es el primer Cowboy en 60 años en haber tomado un pase en cada uno de los primeros cuatro juegos (Don Bishop, 1961) y el primer Cowboy en tener cinco intercepciones en los primeros cuatro juegos desde Chuck Howley en 1968.

El último jugador en tener cinco intercpeciones en los primeros cuatro juegos de una temporada fue el ex profundo de los New Orleans Saints, Darren Sharper.

La defensiva puede permitir demasiadas yardas, pero en la segunda mitad del domingo tuvo cuatro detenciones consecutivas que vieron un déficit de 14-13 en el medio tiempo convertirse en una ventaja de 36-14 en el último cuarto. La unidad capturó a Darnold cinco veces, liderada por dos de Randy Gregory.

"Necesitábamos ganar a principios de este año", señaló el entrenador Mike McCarthy. “Eso fue claramente evidente a partir del año pasado [cuando los Cowboys tuvieron marca de 6-10]. Hemos tenido algunas adversidades. Ha sido bueno ganar teniendo esta adversidad. Tenemos muchas cosas en las que podemos mejorar. Esa es la forma en que lo abordaremos. Seguiremos evaluando de la misma manera, ganemos o no ganemos. No me gustan mucho las comparaciones. No es justo para este equipo o equipos en el pasado. Amo la vibra de nuestro grupo. Lo he dicho desde la primavera. Su ética de trabajo es de primera ".

En el pasado, quizás los Cowboys hubieran sido consumidos por su éxito.

"Hemos jugado muy bien este primer mes de la temporada, pero lo más importante que quiero que hagamos es jugar un juego completo", dijo Elliott. "No deberíamos, pero nos levantamos y creo que soltamos el pie del acelerador. Creo que nuestro próximo paso como equipo de fútbol americano es salir y asfixiar a un equipo".

Mientras Elliott hablaba, Gregory se sentó sin zapatos en el piso de la sala de entrevistas, a 25 pies de su compañero de equipo.

“Jugamos muy bien durante tres cuartos y creo que los muchachos se relajaron un poco. No podemos tener eso", aceptó Gregory después del tercer juego de capturas múltiples de su carrera. “Tenemos la capacidad de dejar fuera a los equipos y acabar con ellos. Creo que tuvimos la oportunidad de hacer eso esta semana, al igual que la semana pasada, y no aprovechamos eso. Creo que ese es probablemente el aspecto de nuestro juego en general en el que necesitamos mejorar ".

En el pasado, el propietario y gerente general Jerry Jones hacía más que meter sus pies en la hipérbole después de una gran victoria o dos. Incluso él se limitó después de vencer a los Panthers.

"Esto es uno por uno", dijo Jones antes de meterse en un ascensor.

Los Cowboys tienen marca de 3-1 y solo los Arizona Cardinals tienen un mejor récord en la NFC. Dallas lidera la NFC Este, pero McCarthy es cauto al menos hasta después de la visita de la próxima semana de los New York Giants. La historia le dice que los Cowboys tienen mucho trabajo por hacer.

Sus jugadores también lo saben.

“De lo que hablamos como grupo y como unidad es crear esa cultura ganadora”, dijo Prescott. “Estoy bastante seguro de que el entrenador McCarthy lo dijo una y otra vez con todos ustedes. Sé que todos lo vieron en 'Hard Knocks', pero queremos ser los mejores. Queremos ganar. Y queremos ganar a finales de año. Y queremos ir a jugar el último juego [Super Bowl LVI] en California. Así que tenemos que seguir construyendo sobre esta cultura semana tras semana sin importar en qué situación estemos en el juego".

Mientras salía del escenario hacia el vestuario, Prescott saludó a los fans y les pidió que hicieran más ruido.