Cowboys lograron una victoria que debían obtener, nada más

play
Los Cowboys vuelven a conocer la victoria a costa de los Saints (2:58)

Dallas aprovechó las fallas a la ofensiva de Taysom Hill y compañía para imponerse con marcador 27 - 17 en la apertura de la Semana 13. (2:58)

Un triunfo feo, nada brillante, pero era importante para Dallas volver a ganar

NEW ORLEANS - El entrenador de los Dallas Cowboys, Mike McCarthy, estaba a unas 530 millas del Caesars Superdome en Frisco, Texas, observando desde un hotel porque está en protocolo COVID-19. Otros cinco entrenadores y dos jugadores tampoco estuvieron en New Orleans a causa del virus.

Los Cowboys se reunieron virtualmente antes y después de las prácticas previas al juego del jueves y no pudieron usar el gimnasio durante toda la semana. Al llegar a New Orleans el miércoles por la noche, los jugadores fueron recluidos en su hotel para mitigar la posibilidad de agregar más jugadores a la lista COVID.

Nada de eso detuvo a los Cowboys, que obtuvieron una victoria que absolutamente tenían que lograr, venciendo a los New Orleans Saints 27-17.

La victoria rompió una racha de dos derrotas consecutivas y mejoró el récord de los Cowboys a 8-4. Siguen en la búsqueda de tener la ventaja de locales y amplían la brecha en la NFC Este sobre el equipo de Washington 5-6, contra el que los Cowboys jugarán dos veces en las últimas cinco semanas.

Se reconoce la capacidad del equipo para superar la adversidad. El corredor Tony Pollard con una carrera para anotación de 58 yardas en el tercer cuarto les dio a los Cowboys un respiro. Crédito a una defensiva que tuvo problemas para frenar la carrera del mariscal de campo Taysom Hill, pero lograron cuatro robos de balón.

Jugaron su tercer partido en 12 días y los Cowboys no podían permitirse otra derrota, que habría sido la cuarta en sus últimos cinco.

No fue bonito. De hecho, fue feo. Pero esta noche, el estilo de los puntos no importaba.

Jugada fundamental: Podría ser la larga carrera de Pollard, pero Micah Parsons hizo cosas muy ‘Micah Parsons’ después del touchdown. Con los Cowboys liderando, 20-10 para comenzar el último cuarto, los Saints estaban en el rango de gol de campo en tercera y 2, pero luego sucedió Parsons. El novato fue por Hill y logró una captura de 11 yardas, sacando a los Saints de la posición de anotar y forzando un despeje. Fue la décima captura de Parson de la temporada y ahora tiene 7.5 capturas en sus últimos cinco juegos.

Algo bueno: la segunda serie de los Cowboys ofreció un vistazo de lo que puede ser la ofensiva. Jugando juntos por tercera vez esta temporada debido a una lesión o al COVID-19, los receptores abiertos Amari Cooper, CeeDee Lamb y Michael Gallup se combinaron para 67 yardas en cuatro jugadas que terminaron en TD. Cooper, jugando por primera vez desde el 21 de noviembre, convirtió un tercer intento para 31 yardas. Lamb tomó un pase cort y lo convirtió en uno de 33 yardas. Gallup logró una gran recepción en zona de anotación.

Tendencia preocupante: las grandes jugadas han sido un problema para la defensiva de los Cowboys durante toda la temporada, por lo que esta no es realmente una tendencia reciente. Esto es lo que realmente son. Pero cuando el juego aéreo del oponente es tan limitado como el de los Saints porque Hill es el mariscal de campo; los Saints no tenían ni un tackle ofensivo y la habilidad de los jugadores, para ser amables, no es la mejor, es preocupante que te hagan cuatro pases completos de 20 o más yardas. Los Saints llegaron empatados por la menor cantidad de pases completos de 20 o más yardas en la temporada con 26.