"Miro hacia atrás y ya son 630 días sobrio"

El profundo de los Bills, Jordan Poyer, compartió el viaje que ha recorrido para superar su alcoholismo y convertirse en uno de los mejores jugadores en su posición

"Soy Jordan Poyer, capitán de los Buffalo Bills, y soy un alcohólico". Esta fue una de las primeras frases del profundo, la cual está cargada de mucho sentimiento, no solo por lo que él estaba viviendo, sino para el resto del mundo que lo sigue. Son palabras muy fuertes las que escribió para The Players Tribune, pero con una misión muy importante, dejar un mensaje a todas aquellas personas que estén atravesando por lo mismo.

Tuvimos la oportunidad de charlar en exclusiva para ESPN con uno de los mejores profundos del momento en la NFL y pieza fundamental de los Bills en la actual campaña quien esta noche enfrentan a los New England Patriots por la supremacía en el Este de la Conferencia Americana. Pero no todo ha sido alegría, ha tenido que hacer un largo viaje para superar el alcoholismo, hoy está muy cerca de cumplir dos años sobrio y lo celebra, pues sabe que no ha sido fácil y que aún queda un gran tramo por recorrer.

"Miro hacia atrás y ya son 630 días sobrio. El 13 de marzo de este año cumplí un año de sobriedad. Toda mi vida siempre he querido ayudar a las personas, trato de sacar lo mejor de ellas. Sentí que fue un gran paso en mi vida revelarles que tenía un problema con el alcohol para hacerles saber que no están solos", contó en entrevista exclusiva para ESPN.

"Poder utilizar el impulso de la historia para seguir inspirando me motivó para continuar ayudando a muchas personas fuera del campo. Definitivamente ha sido un viaje, te lo aseguro, aún hay mucho trabajo por hacer, voy un día a la vez para ser la mejor versión de mí mismo", añadió.

No importa la fortaleza que demuestres dentro del campo, el miedo que inspiras a los rivales, hay fantasmas más fuertes que nosotros que nos obligan a pedir ayuda a nuestros seres queridos, y Jordan Poyer tuvo que aprenderlo a la mala, tocando fondo.

Pero fue ahí, en el fondo del abismo, donde encontró los pilares de su recuperación: su familia.

"Quiero que las personas sepan que está bien pedir ayuda, cuando yo estaba pasando por el peor momento de este problema con el alcohol, tenía que lidiar solo con ello, sentía que no necesitaba ayuda de nadie y aunque sabía que era un alcohólico, creía que podía resolverlo por mí mismo. Uno de los pasos más importantes fue decirle a mi familia y amigos que necesitaba su ayuda y apoyo", relató para ESPN.

"Estoy muy agradecido de tener la familia que tengo con mi esposa, mi hija, el apoyo que tengo de mi mamá, papá y hermano. Mi hija y mi esposa fueron quienes me motivaron al inicio para dejar de beber. Nunca conocí a mi verdadero padre y no quiero que eso le pase a mi hija, quiero estar en su vida y ser el mejor padre y esposo para mi familia", añadió el back defensivo.

Ahora que está por cumplir su segundo año de sobriedad, uno de los mejores regalos que podría hacerse es convertirse en el pilar del equipo de Buffalo para llevarlo a las últimas instancias de esta temporada.

Listo para frenar a Mac Jones y los Patriots

Sobre el juego de este "Monday Night Football", reconoció que el quarterback de los Patriots, Mac Jones, ha mejorado bastante, pero quiere sacar provecho del juego físico y el clima para detener su ofensiva.

"Creo que [Mac Jones] cometió algunos errores al inicio de la temporada, algunos pases que hubiera deseado repetir, pero puedo decirte que está aprendiendo de sus errores y maneja el sistema de esa ofensiva. Tiene muy buenos jugadores por fuera, grandes alas cerradas que son excelentes objetivos", recordó Poyer.

"Tiene control de la ofensiva y de nuestra parte nos queda ser capaces de afectarlo. Es futbol americano en diciembre y es esa temporada del año donde debes ser físico, puede que haya nieve, pero hay que jugar muy físico", sentenció.

Los Bills llegan con un récord de siete victorias y cuatro derrotas, además vienen de imponerse 31-6 a los New Orleans Saints, partido en el que Poyer consiguió una intercepción. Por su parte, los Patriots tienen un récord de 8-4 y vienen de seis victorias consecutivas, además, en sus últimos cuatro encuentros solo han permitido 26 puntos.

Jordan ha tenido una temporada de All Pro, es un jugador sumamente versátil que te puede jugar desde la línea de golpeo, hombre a hombre y prácticamente cualquier posición a la defensiva. Si los Bills van a salir victoriosos esta noche necesitarán gran parte de lo que haga el N° 21.