¿Qué ocurrió con las llamadas polémicas de los oficiales y qué es lo que sigue?

Explicamos las grandes interrogantes con los réferis y las decisiones controvertidas en los playoffs de este año, incluyendo el dramático final del 49ers en Cowboys

Tus instintos son correctos si sientes que los oficiales de la NFL han lanzado más pañuelos este 2021. Los castigos aumentaron a 13.88 por juego durante la temporada regular, un poco más alto de lo que fue en 2020 (13.14), pero todavía muy abajo de lo que fue en 2019 (16.17) y 2018 (15.87).

Ese es el único contexto que necesitas mientras ves los juegos de la postemporada de este año. Sería una sorpresa si vemos muchos partidos llenos de infracciones y, con un poco de suerte, pasaremos las siguientes cuatro semanas hablando del desempeño de jugadores y entrenadores, y no de los castigos que les cometieron (o no cometieron).

Pero hay muchos giros basados en reglas a considerar más allá de los pañuelos. En el Juego por el Campeonato de la AFC del 2020, por ejemplo, el entonces vicepresidente de la NFL, Al Riveron, permitió una revisión de jugada no revisable. En última instancia, revocó una llamada que no debería haberse considerado en el juego que decidió quién representaría a la AFC en el Super Bowl.

Cubriremos todas tus dudas sobre las decisiones de los oficiales en este espacio, mismo que se actualizará cuando se requiera explicación de las reglas, algún contexto importante o cualquier situación con los oficiales. Súmate a este viaje. (Las jugadas más recientes estarán hasta arriba).

Los Cowboys se quedaron sin tiempo

San Francisco 49ers-Dallas Cowboys, Ronda de Comodines - 0:14 segundos restantes en el último cuarto

Lo que pasó: El tiempo se agotó cuando los Cowboys intentaron sacar el balón desde la yarda 24 de los 49ers en la última jugada del partido.

Cómo se resolvió: El oficial Alex Kemp declaró que el juego había terminado, incluso después de que la jugada se retrasó para que el árbitro Ramon George ajustara el punto.

Análisis: Kemp y George hicieron su trabajo. Con 14 segundos restantes, el mariscal de campo de los Cowboys, Dak Prescott, había corrido para 17 yardas. Por lo general, en esa situación, se recomienda a los jugadores de la NFL que entreguen la pelota directamente al árbitro u otro oficial para acelerar la siguiente jugada. Por regla, no se puede reiniciar hasta que un árbitro haya tocado la pelota para confirmar y/o ajustar el punto.

En cambio, Prescott le entregó el balón a Tyler Biadasz, quien puso el balón en el suelo cerca de la yarda 24 y se paró sobre él mientras el resto de la ofensiva de los Cowboys se reunía. George tuvo que abrirse paso entre la línea para llegar al balón, consumiendo valiosos segundos. El saque llegó con un segundo por jugar, lo que hizo que el acarreo de Prescott no tuviera sentido.

Esto fue completamente culpa de los Cowboys, desde la jugada arriesgada sin tiempos muertos restantes hasta la incapacidad de Prescott para entregar el balón a un árbitro. Kemp y su equipo hicieron exactamente lo que se esperaba que hicieran.

Darden recibió un golpe tardío

Philadelphia EaglesTampa Bay Buccaneers, Ronda de Comodines - 12:01 por jugar en el último cuarto

Lo que pasó: El regresador de patadas de los Buccaneers, Jaelon Darden, devolvió una patada hasta la yarda 22, y Darden recibió un golpe tardío.

Cómo se resolvió: El balón se movió de regreso a la yarda 10 debido a un castigo por sujetar de Rob Gronkowski de los Buccaneers.

Análisis: Los árbitros no marcaron un golpe tardío y descarado a Darden que era ilegal por múltiples razones. Las repeticiones mostraron que Darden fue derribado por el profundo de los Eagles, Marcus Epps. Darden había comenzado a levantarse, con la rodilla izquierda todavía en el suelo, cuando KeeSean Johnson de los Eagles bajó la cabeza y golpeó el casco de Darden. El contacto fue lo suficientemente fuerte como para tirar a Darden al césped, donde permaneció por algunos instantes.

Definitivamente hay un argumento para contener algunos pañuelos al final de una paliza, pero siempre se deben hacer cumplir las reglas con respecto a la seguridad del jugador. El golpe sobre Darden fue ilegal porque llegó tarde y también porque fue una violación de la regla del casco, que prohíbe a los jugadores golpear con el casco a un rival.

¿Castigo por rudeza al pasador al límite por un golpe sobre Brady?

Eagles-Buccaneers, Ronda de Comodines - 14:28 restantes en el primer cuarto

Lo que sucedió: El ala defensiva de los Eagles, Derek Barnett, golpeó al mariscal de campo de los Buccaneers, Tom Brady, luego de que lanzó un pase que fue incompleto.

Cómo se resolvió: El árbitro Craig Wrolstad castigó a Barnett por golpear a Brady, moviendo el balón 15 yardas campo abajo.

Análisis: El equipo de Wrolstad lanzó la segunda mayor cantidad de pañuelos por rudeza al pasador (12) durante la temporada regular, y debido a que el árbitro suele ser el oficial que vigila esa falta, era razonable esperar que pasara el domingo. Al final resultó que escuchamos de Wrolstad en el primer minuto del juego y no por una buena razón.

Barnett golpeó a Brady por debajo de la cintura, pero por encima de la rodilla. El libro de reglas de la NFL establece: "Un defensor no puede iniciar un giro o embestida y golpear con fuerza al pasador en el área de la rodilla o debajo, incluso si otro jugador lo está contactando".

Esta fue una regla que la NFL desarrolló en parte después de que Brady sufriera un desgarro del ligamento cruzado anterior en un golpe bajo en el 2008. Sin embargo, el golpe fue legal, y si tienen alguna duda, pueden notar que el propio Brady nunca pidió a Wrolstad el castigo.

¿Fue realmente rudeza al pasador?

Las Vegas Raiders-Cincinnati Bengals, Ronda de Comodines - 1:51 por jugar en el último cuarto

Lo que pasó: El ala defensiva de los Bengals, Khalid Kareem, hizo contacto con el mariscal de campo de los Raiders, Derek Carr, luego de que Carr lanzó un pase de 15 yardas al corredor Josh Jacobs.

Cómo se resolvió: El árbitro Jerome Boger tiró un pañuelo por rudeza al pasador. Las 15 yardas adicionales le dieron a los Raiders una ganancia de 30 yardas en total, poniendo el balón en la yarda 35 de los Bengals mientras los Raiders conducían para lo que podría haber sido la anotación del empate (o del triunfo).

Análisis: La NFL se ha movido de manera dramática a lo largo de los años para proteger a los mariscales de campo, creando reglas que les prohíben ser golpeados con fuerza en el área de la cabeza o el cuello, así como debajo de la rodilla, cuando están en la bolsa de protección o en una posición indefensa.

Boger no especificó por qué se lanzó el pañuelo, pero en el mejor de los casos, parecía que el hombro o el brazo derecho de Kareem rozó el casco de Carr. Correspondería a Boger en ese momento determinar si ese contacto fue "forzado". No tiene la tarea de tener en cuenta la situación del juego, pero me gustaría ver que cualquier llamada sea obvia para el espectador, ya sea en el último cuarto de un juego de playoffs o el primer cuarto de la Semana 1.

Carr hizo lo que debería haber hecho; le explicó su caso a Boger echando la cabeza hacia atrás y señalando su casco. Siempre es posible que otro ángulo muestre un contacto más fuerte, pero por lo que pudimos ver en la repetición, no fue así.

Un mal silbatazo en la anotación de Bengals

Raiders-Bengals, Ronda de Comodines - 1:15 restantes en el segundo cuarto.

Lo que pasó: El mariscal de campo de los Bengals, Joe Burrow, salió hacia la línea de banda derecha en su tercera oportunidad cuando estaba en la yarda 10 de los Raiders. Con el balón en el aire, se escuchó un silbatazo en la transmisión de origen. Entonces, Tyler Boyd, receptor de los Bengals, atrapó el pase y anotó.

Como se resolvió: Después de una larga discusión de los oficiales, liderados por el referee Jerome Boger, la jugada fue marcada como anotación.

Análisis: A menos que el silbatazo haya venido del público o de otro lado que no fueran los siete oficiales en el campo, esto no tuvo que ser un touchdown. Hay dos opciones. El silbatazo tenía la intención de declarar que Burrow salió del campo, o fue un silbatazo involuntario. En cualquier caso, las reglas de la NFL exigen que la jugada finalice al momento del silbatazo.

La regla 7 de la NFL, sección 2, artículo 1(m) establece: “Cuando un oficial hace sonar el silbato erróneamente mientras el balón aún está en juego, el balón queda muerto inmediatamente”. En este caso, la regla continúa y dice: “Si la pelota está en posesión del jugador, el equipo en posesión puede optar por poner la pelota en juego donde fue declarada muerta la jugada o repetir la jugada”.

Entonces, la anotación no debió contar y la jugada tuvo que repetirse. No es revisable. Los jugadores a menudo dejan de jugar cuando escuchan el silbatazo y es injusto permitir que cuente la acción posterior al sonido del silbato.

Una jugada similar ocurrió durante un juego del 2015 entre los New England Patriots y los Buffalo Bills. En ese caso, el oficial Gene Steratore detuvo correctamente la jugada, incluso cuando el receptor abierto de los Patriots, Danny Amendola, estaba corriendo campo arriba, pero se equivocó al colocar la pelota en el lugar donde estaba Amendola cuando sonó el silbato.


Raiders salen desde la yarda 2 luego que el receptor se sale del campo

Raiders-Bengals, Ronda de Comodines - 1:18 por jugar en el primer cuarto

Lo que pasó: El regresador de patadas de los Raiders, Peyton Barber, agarró el ovoide, que rebotaba cerca de la línea lateral, y se salió del campo en la yarda 2.

Como se resolvió: Barber fue declarado fuera en la yarda 2 y puso a los Raiders en una pésima posición de campo para su tercera posesión del partido.

Análisis: Barber estaba tratando de sacar provecho de una regla poco conocida en la NFL en un esfuerzo por enviar el balón a la yarda 40. Lo que quería hacer era salirse del campo y luego tocar la pelota. Cuando un ovoide toca a un jugador después que éste se salió, la pelota es declarada fuera de los límites en ese punto. Si Barber hubiese salido primero del campo, los Bengals habrían sido penalizados por una patada fuera del campo y, por regla, el oficial Jerome Boger habría puesto el balón en la yarda 40. Pero debido a que Barber agarró el balón antes de salir, se dictaminó que se quedó con él cuando salió en la yarda 2.

Múltiples equipos han tratado de aprovechar esta regla en los últimos años, saliendo deliberadamente del campo y luego tocando el balón, sobre todo Randall Cobb de los Green Bay Packers en el 2021.