Cinco razones por las que Bengals avanzarán, y cinco por las que no avanzarán, al Super Bowl LVI

play
Conoce lo más viral previo a los campeonatos de conferencia (2:30)

Kary Correa te lleva lo mejor de los emparrillados presentado por Maytag (2:30)

Ofrecemos los argumentos, a favor y en contra, por los que Cincinnati podrá acceder al Super Bowl o quedarse en el camino, en el Juego de Campeonato de la AFC

Los Cincinnati Bengals llegan a la Ronda de Juegos de Campeonato de Conferencia en el papel de víctimas, en apariencia. Pero, no hay que dejarnos engañar. Este equipo solo está esperando la oportunidad de pasar de presa a cazador, y cualquier momento de distracción servirá.

Cincinnati no ha disputado un Juego de Campeonato de Conferencia en 33 años. Gran parte del éxito que puedan tener los Bengals el domingo entrante ante los Kansas City Chiefs, tendrá que ver si la emoción por estar en esas instancias puede más que las ansias.

Al mismo tiempo, Cincy juega por momentos como un equipo con nada por perder. ¿Por qué? Porque es el único de los cuatro equipos que quedan en la competencia del que realmente no se esperaba verlo aquí. Mientras conserve esa mentalidad, los Bengals tienen todo por ganar, incluso antes los intimidantes Chiefs.

Ha sido un largo camino recorrido por estos Bengals, desde el primer turno global del draft apenas hace tres años, hasta un Juego de Campeonato de Conferencia. Veremos si este camino todavía tiene algo por ofrecerles.

Cinco razones por las que los Bengals avanzarán al Super Bowl LVI

1. Joe Burrow. El chico maravilla que está encargado del gatillo de la ofensiva está replicando, por momentos, la magia que mostró como universitario en Louisiana State apenas hace tres años, guiándolos hasta el título nacional. Una buena parte del éxito se atribuye al talento puro, que ya sabíamos que posee. Evidentemente, no hubiera sido elegido primero global en el draft sin ello. Pero una cuota crucial de lo que hace a Burrow a exitoso tiene que ver con una mentalidad impenetrable, y una confianza casi infinita en lo que está haciendo. Es complicado vencer a alguien así, aunado a que viene jugando muy bien.

2. Joe Mixon. Una de las claves para que los Bengals tengan posibilidades de superar la aduana en Kansas City tendrá que ver, obviamente, con limitar las oportunidades ofensivas de los Chiefs. No hay mejor manera de adueñarse del reloj de juego, que con un efectivo juego terrestre, y para fortuna de Cincinnati, cuentan con uno de los mejores corredores de la NFL. Mixon es un auténtico corredor de tres intentos que no necesita ser sustituido en terceras oportunidades. Por si fuera poco, es confiable con las manos como receptor, y no le pide nada a nadie cuando se trata de protección de pase. El papel de Mixon será preponderante en el plan de juego de los Bengals, más allá del número de toques que reciba.

3. El grupo de receptores abiertos. Si hay un lugar en la plantilla donde el nivel de los Bengals rebasa por mucho al de sus rivales en turno, es aquí. Seguro, no hay nadie en Cincinnati con la clase de elusividad de Tyreek Hill, quien es el mejor de todos en lo individual. Colectivamente, sin embargo, la historia es diferente. El novato Ja'Marr Chase, Tee Higgins y Tyler Boyd ofrecen un nivel mucho más parejo entre las opciones del uno al tres que los Chiefs, con los que vienen detrás de Hill. Eso significa que el abanico a disposición de Burrow en una jugada dada puede ser más amplio, y complicará a la defensiva oponente enfocarse solo en un jugador.

4. Trey Hendrickson. Cincy tiró los dados en el pasado receso de temporada con Hendrickson. El equipo decidió en contra de renovar con su propio agente libre, Carl Lawson, un jugador ya probado en el esquema del club, En lugar de eso, apostaron por Hendrickson, un jugador que venía de una sola campaña positiva con los New Orleans Saints, donde previamente pasó varios años como suplente. La movida funcionó. Hay que contar a Hendrickson entre las mejores contrataciones defensivas de la temporada, junto a DeVondre Campbell y Denico Autry, entre otros. Cualquier que recuerde lo que sucedió en el pasado Super Bowl, sabrá que la presión sobre Patrick Mahomes fue la clave del triunfo. Eso pone mucho peso en los hombros de Hendrickson para el domingo.

5. Evan McPherson. No, con puros goles de campo, los Bengals no van a superar a los Chiefs en Arrowhead. Pero, está claro que Cincy parece haber encontrado una joyita en el novato de quinta ronda. Los Bengals ya vencieron a los Chiefs una vez en la campaña, con patada de McPherson, y el chico volvió a responder apenas en la Ronda Divisional, en situación de altísima presión, con dos goles de campo buenos de más de 50 yardas. Si todo se reduce a una patada de McPherson, los Bengals estarán tranquilos.

Cinco razones por las que los Bengals no avanzarán al Super Bowl LVI

1. Inexperiencia. Treinta y tres años son mucho tiempo. La última vez que los Bengals accedieron a una instancia tan profunda en los playoffs, todavía faltaban ocho años para que naciera Joe Burrow, mientras que el head coach Zac Taylor tenía 5. En cambio, el equipo de enfrente juega su cuarto Juego de Campeonato de Conferencia de la AFC en casa de manera consecutiva, un nuevo récord de la NFL, y ha aparecido en los últimos dos Super Bowls, ganando uno y perdiendo el otro. El head coach rival tiene nueve apariciones en finales de Conferencia. La falta de experiencia de los Bengals puede causar nervios, entre coaches y jugadores, que ocasiones errores insalvables.

2. Protección de pase. Nadie puede ignorar las nueve capturas que permitieron los Bengals sobre Burrow en la Ronda Divisional ante los Tennessee Titans. Sí, los Chiefs no tienen a un Jeffery Simmons en sus filas, pero está Chris Jones, con un nivel similar o mayor. Para ser justos, no todas las capturas fueron únicamente culpa de la línea ofensiva. En algunas instancias, la jugada enviada no contaba con alguna ruta de escape hacia donde Burrow pudiera lanzar rápidamente en caso de ser presionado de inmediato, y en otros, el propio Burrow retuvo el ovoide de más. Sea como sea, la protección de pase es trabajo en conjunto, y en conjunto, Cincy fracasó fenomenalmente la semana pasada.

3. Puntos permitidos por partido. Sí, los Bengals se llevaron su primer título divisional en 2015, y llegaron a la jornada final de la temporada regular con posibilidades, lejanas, de quedarse con el primer sitio en la siembra de la Americana. Pero, desde un punto de vista meramente estadístico, Cincy no se colocó necesariamente entre los mejores equipos de la liga. Aunque se ubicaron séptimos en la NFL con 460 puntos anotados, se fueron hasta el sitio N° 16 en puntos permitidos en la campaña regular, con 376. En yardas, también hay cierta discordancia, entre el lugar N° 13, con 6,145 yardas obtenidas, contra el lugar N° 18, con 5,964 yardas permitidas. Dicen que las estadísticas pasadas no juegan en el día de partido, pero sirven para mostrar tendencias. Si KC hizo lo que hizo la semana pasada ante la mejor defensiva de la liga, los elementos defensivos de los Bengals tendrán que prepararse para una tarde de terror.

4. Defensiva secundaria. Los Bengals se ubicaron en el sitio N° 20 en la NFL en términos de porcentaje de pases interceptados contra quarterbacks rivales, con apenas un 2.1 por ciento. En cuanto a la presión sobre los quarterbacks, se colocaron a la mitad de la tabla, sitio N° 14, con un 6.1 por ciento de jugadas de captura en retrocesos de pase rivales. Eso, es tomando en cuenta que enfrentaron, entre otros, a quarterbacks como Ben Roethlisberger (dos veces), Baker Mayfield (dos veces), Lamar Jackson, Trevor Lawrence, Jared Goff y Teddy Bridgewater, quienes no la pasaron bien en esas categorías en general, a lo largo de la campaña. Sí, ya vencieron una vez a Mahomes, pero el quarterback de los Chiefs ha estado cuidando mejor el ovoide en semanas recientes, y está mostrando buena movilidad dentro del bolsillo. Si a eso le sumamos que hay que mantener a raya a Hill y a Travis Kelce, está claro que una defensiva secundaria sin nombres realmente súper sobresalientes tendrá que trabajar a marchas forzadas para preparar su duelo siguiente.

5. Liderazgo defensivo. Cuando el partido cuelga en el balance, los jugadores de la ofensiva de Cincy tienen, claramente, a quién voltear a ver para servir como la figura que, con su sola presencia, pueda calmar los nervios del resto. Se llama Joe Burrow. ¿Quién es el jugador que ocupa ese rol a la defensiva? Seguro, Hendrickson es el mejor jugador de la unidad, pero eso no lo convierte en automático en la voz a la que hay que escuchar, especialmente en su primer año con el club, apenas. Logan Wilson lideró al club en tacleadas, pero no es tampoco un linebacker precisamente dominante. Quizás, la figura de mayor liderazgo defensivo sea el safety Jessie Bates III, pero no estoy seguro. Todos los demás equipos en esta ronda tienen a más de un jugador así, llámese Tyrann Mathieu, Chris Jones, Aaron Donald, Jalen Ramsey, Eric Weddle, Fred Warner o Nick Bosa. ¿Quién es el jugador de ese calibre y peso para Cincy?