Sean McDermott acepta que le dolerá en las entrañas la derrota contra Chiefs, por mucho tiempo

play
Para Sebastián Martínez Christensen, es prematuro decir que Mahomes-Allen será la rivalidad de los próximos diez años (1:21)

El talento de estos dos quarterbacks ha despertado la idea del inicio de una nueva rivalidad en la NFL. (1:21)

McDermott no habló sobre el manejo de los últimos 13 segundos y el tiempo extra

BUFFALO, N.Y. – La derrota de los Buffalo Bills en los playoffs ante los Kansas City Chiefs no se olvidará rápidamente.

Para los aficionados de Bills, será una de las derrotas más desgarradoras en la historia de la franquicia, encontrando un lugar entre las cuatro consecutivas del Super Bowl y el Music City Miracle del año 2000.

El entrenador Sean McDermott se encuentra entre los que tendrán dificultades para no revisar y pensar en esos últimos 13 segundos y el breve tiempo extra de la derrota por 42-36.

"Lo vi en video y lo vi una y otra vez en mi cabeza un millón de veces, en mi estómago un millón más", comentó McDermott el martes durante su conferencia de prensa de fin de temporada. "Es mi trabajo y también soy súper competitivo. Quiero lo mejor para nuestro equipo y esta organización y nuestros aficionados. Así que continuaré viéndolo en mi mente y en mis entrañas durante años, pero cuando lleguemos a donde estamos tratando de llegar, creo que eso lo hará mucho más agradable".

Por ahora, los sentimientos por la derrota persistirán cuando comience la temporada baja de los Bills. Después del regreso de gran parte de la plantilla de la temporada 2020, perder ante el mismo oponente en el mismo lugar un año después (los Chiefs derrotaron a los Bills en el Juego de Campeonato de la AFC del año pasado) no debería sentar bien a un equipo.

El juego fue el primero en la historia de los playoffs con cuatro touchdowns en los últimos dos minutos del último cuarto/tiempo extra y el segundo de todos los juegos en la era del Super Bowl (Vikings-Ravens en 2013), según Elias Sports Bureau.

Los Bills ganaban 36-33 gracias a un histórico cuarto pase de touchdown del mariscal de campo Josh Allen al receptor abierto Gabriel Davis y que dejó solo 13 segundos en el reloj para que los Chiefs intentaran patear un gol de campo y empatar… hicieron exactamente eso.

Dirigidos por Patrick Mahomes, Kansas City marcharon por el campo para preparar un exitoso gol de campo de 49 yardas de Harrison Butker.

"Pensaba que Pat Mahomes estaba del otro lado", dijo Allen sobre sus pensamientos después de tomar la delantera. "Hicieron algunas buenas jugadas al final, y desafortunadamente el lanzamiento de la moneda salió como salió. Pero, nuevamente, anotar con 13 segundos restantes, fue increíble".

Después del juego, muchos cuestionaron la decisión de McDermott de patear el balón hacia la zona de anotación en el saque inicial, sin quitar tiempo del reloj con una patada ‘squib’ o una que forzara una devolución. Si bien el entrenador se negó a entrar en los detalles de la decisión, o si esa fue la jugada que pidió, señaló la ejecución de la situación.

"Todo se reduce a la ejecución. (Es) decepcionante porque nos enorgullecemos de los detalles. Nos enorgullecemos de la ejecución y de ser geniales en el fútbol situacional. Y practicamos eso incansablemente aquí. Quiero decir, sin parar... Es aún más decepcionante saber que preparamos y practicamos esas muchas situaciones aquí en Buffalo. Ahí es donde vuelvo a decir que tienes que enfrentarlo y no vamos a huir de eso. Creo en eso".

En términos de una posible falta de comunicación en la jugada de patada inicial que involucre al coordinador de equipos especiales Heath Farwell u otros, o si se suponía que el pateador Tyler Bass patearía más corto de lo que lo hizo para quitar tiempo del reloj, McDermott se negó a compartir más información: "No voy a entrar en detalles sobre eso".

El entrenador también reconoció que se consideró ocasionar una sanción para quitar tiempo del reloj, así como tomar un tiempo muerto durante el tiempo extra cuando Mahomes hizo 6 de 6 pases y llevó a los Chiefs rumbo al touchdown ganador del juego al ala cerrada Travis Kelce. McDermott no quiso divulgar mucho más allá de mencionar la ejecución de lo que se desarrolló defensivamente en el campo en los momentos finales del último cuarto o la prórroga.

"Ejecutamos", enfatizó el apoyador Tremaine Edmunds en los últimos 13 segundos. "Es solo una situación desafortunada en la que estábamos, que las cosas no salieron como queríamos".

Si bien las cosas no funcionaron para los Bills en defensa, las reglas de tiempo extra de la liga se cuestionan nuevamente después de que Allen y la ofensiva no tuvieron ninguna oportunidad de responder al touchdown de los Chiefs en la primera serie de tiempo extra. Desde que se adoptaron las reglas actuales de tiempo extra en los playoffs en 2010, el equipo que gana el volado ha anotado un touchdown en la posesión inicial en siete de esos 11 juegos, según datos de ESPN Stats & Info.

Múltiples jugadores de los Bills, incluido Allen, dijeron que la regla es la que es, pero el tackle izquierdo Dion Dawkins abogó por un cambio.

"Nunca debemos permitir que un partido se determine por una moneda. Puedes pelear toda tu pelea durante todo el juego, y luego el juego se reduce a una probabilidad de 50-50 al lanzar una moneda. Esto no es Las Vegas. No estamos en la mesa del casino. ... Es una locura que ese haya sido el resultado. Pero al entrar en la temporada 2022, debemos mantener todo en nuestras manos, ya sabes, y no en las manos de una moneda. Porque cuando está en nuestras manos, nuestra mano gana. Cuando está en las manos de una moneda, hay una probabilidad de 50-50 que ni siquiera debería permitirse en este juego".