Antonio Brown demandará a los Tampa Bay Buccaneers

play
¿Qué debe de hacer la NFL? (2:48)

El receptor Antonio Brown aseguró que se salió del juego ante Jets porque el coach Bruce Arians lo cortó por no querer jugar lesionado. (2:48)

Tanto Brown como su abogado sienten que los Bucs le deben dinero del contrato, además de una indemnización por difamación

TAMPA, Fla. -- El ex receptor abierto de los Tampa Bay Buccaneers, Antonio Brown, y su abogado, Sean Burstyn, informaron el martes que tienen la intención de emprender acciones legales contra los Bucs por despedirlo después de asegurar que estaba demasiado lesionado para seguir jugando contra los New York Jets y afirman que el entrenador Bruce Arians ignoró sus súplicas de no volver a ingresar al juego.

Al aparecer en "Real Sports with Bryant Gumbel" de HBO, Burstyn señaló que no solo buscarán dinero para la cirugía de tobillo de Brown y el dinero que sienten que le debe el contrato colectivo de trabajo de la NFL, sino que también están investigando una posible demanda civil por difamación para los Bucs que metieron en la situación la salud mental del jugador.

"Tony [Brown] fue difamado por este giro de que tuvo un episodio de salud mental que lo convierte en alguien que no es confiable para hacer un buen trabajo en el campo. Así que estamos buscando internamente todos nuestros derechos bajo el contrato colectivo y tal vez más allá”.

"Todas nuestras opciones están sobre la mesa. Haremos que rindan cuentas los Tampa Bay Buccaneers, Bruce Arians, el gerente general en la medida en que cualquiera que sea responsable de este giro de que Antonio no es confiable para hacer un buen trabajo jugando fútbol americano porque no tiene la fortaleza mental para hacerlo. Tendrán que rendir cuentas".

Brown y su abogado no proporcionaron una cifra monetaria sobre cuánto buscan.

"Mucho dinero. Mucho", indicó Brown, y agregó que le faltaron el respeto al cuestionar su salud mental.

“Arrastrar a la gente y jugar con la salud mental de la gente, ya sabes, es muy injusto y desafortunado”, dijo.

Burstyn aseguró que tiene pruebas de que el gerente general Jason Licht le envió un mensaje de texto después del partido. Que había hablado con Bruce Arians y que Arians le informó que Brown aseguraba que su tobillo estaba lesionado, lo que entra en conflicto con la versión de los hechos de Arians; inicialmente subrayó que no sabía que Brown sentía que estaba demasiado adolorido para continuar.

Brown negó la afirmación de Arians de que estaba molesto por falta de lanzamientos en el medio tiempo y que necesitaba que sus compañeros de equipo lo calmaran.

"No me preocupaba por el balón. Tom Brady era mi QB. Es la razón por la que llegué a Tampa Bay, así que sabía que tendría el balón".

Gumbel intentó interponerse, pero Brown continuó: "Recibiría el balón. Soy Antonio Brown; soy un receptor; recibo el balón. Tenía un millón de dólares en juego que tenía que alcanzar”.

Gumbel dijo: "Bueno, eso es lo que te estoy preguntando. ¿Podrías haber ganado potencialmente dinero de bonificación si hubieras tenido más juego; más recepciones y más yardas en el juego contra los Jets?"

Burstyn intervino, "¿Bajo el contrato? Sí. Si físicamente podía seguir jugando".

Cuando le dijeron a Arians que Brown negó estar molesto por las jugadas, Arians enfatizó: "Los jugadores saben la verdad".

Brown afirmó que los Bucs le ofrecieron $ 200,000 para sentarse al margen y comprometerse con un tratamiento de salud mental, lo que Brown se negó a hacer.

"Estos muchachos de los Tampa Bay Bucs trataron de llegar a un acuerdo conmigo para darme $200,000, ir a la casa de locos para que pareciera que sabían de lo que estaban hablando", atacó Brown.

Burstyn aseguró que Licht le dijo por escrito dos veces: "No hagas esto de otra manera".

Cuando se le preguntó si creía que necesitaba ayuda mental de algún tipo, Brown subrayó: "Tengo riqueza mental, hombre. Sé que muchas personas pueden no entenderme, saber cómo veo las cosas o no saber cómo reacciono a cosas emocionales, pero no es para que me entiendan. Tengo una hermosa familia, hijos y personas en todo el mundo que me admiran, y no es la razón por la que estoy en esta posición en este momento".

Arians no usó específicamente las palabras "salud mental" al hablar del incidente de Brown. Cuando se le preguntó a Arians sobre la salida de Brown del campo, dijo: "Sí, fue muy difícil. Le deseo lo mejor. Espero que, si necesita ayuda, la reciba. Es muy difícil porque me preocupo por él".

Brown y su abogado dijeron que le inyectaron el analgésico Toradol justo antes del partido de la Semana 16 de los Bucs contra los Carolina Panthers y antes del partido de los Jets en la Semana 17 y que lo inyectaban regularmente. Si bien el Toradol todavía está permitido en la liga, la NFL envió un memorando en junio instando a los equipos a limitar el uso del analgésico por parte de los jugadores debido al riesgo de causar una hemorragia importante.