Joe Burrow se prepara para un ruidoso público en Kansas City

El Arrowhead Stadium es reconocido como uno de los lugares más ruidosos en el deporte y Bengals agudizan su comunicación como contramedida

CINCINNATI -- El mariscal de campo de los Cincinnati Bengals, Joe Burrow, sabe que probablemente le zumbarán los oídos el domingo.

Uno de los estadios más ruidosos de la NFL ha sido tema de conversación en la preparación de Cincinnati para el Juego de Campeonato de la AFC del domingo contra los Kansas City Chiefs. Burrow señalo que es parte del camino en estas instancias de la postemporada.

"Siempre va a ser un tema cuando juegas de visitante en los playoffs. Fue ruidoso la semana pasada. Lo manejamos bien. Tuvimos un par de errores”.

"Pero creo que hemos tenido una buena semana de práctica con ese ruido. Creo que estaremos mejor preparados para eso".

Durante toda la semana, los Bengals se han preparado para los niveles de decibeles que se esperan en el Arrowhead Stadium de Kansas City. Cincinnati canalizó el ruido artificial de una multitud para las prácticas dentro del Paul Brown Stadium que se podía escuchar desde cuadras de distancia.

Durante un partido de Monday Night Football en 2014, la multitud que asistió a la victoria de Kansas City sobre los New England Patriots estableció una marca reconocida por Guinness World Records para el mayor rugido de la multitud en un estadio con 142,2 decibeles.

Sin embargo, la capacidad del estadio es más pequeña que la de varios estadios de fútbol universitario, incluidos los de la SEC.

"Creo que muchos de los muchachos, y específicamente Joe, están listos para eso porque muchachos como él y (Ja'Marr) Chase y muchachos que jugaron en la SEC lo hicieron contra oponentes donde había cientos de miles de fanáticos en el estadio, ", recordó el receptor abierto de los Bengals, Tyler Boyd.

Aún así, los Bengals deberían estar bien preparados para la posible interrupción previa a cada jugada en Kansas City. Cincinnati ha pasado la semana trabajando en su comunicación no verbal anticipándose a todo el ruido.

Bengals cometieron dos penalizaciones por salida en falso en la victoria del equipo como visitante sobre Tennessee en el partido de playoff divisional de la semana pasada. El tackle izquierdo de los Bengals, Jonah Williams, quien jugó béisbol universitario en Alabama, subrayó que ambos estadios pueden ser bastante ruidosos.

"Es un gran problema", dijo Williams. "No creo que estas cosas sean mutuamente excluyentes. Creo que los [estadios] de la SEC pueden ser ruidosos y Arrowhead también puede ser ruidoso. No creo que nadie quiera menospreciarlos al decir eso".

Los Bengals, cuartos sembrados, buscan bloquear el ruido, derrotar a Kansas City y avanzar al Super Bowl por primera vez desde 1989. Williams agregó que, en cierto punto, todo el ruido eventualmente cae en saco roto, sin importar el volumen.

"Podrían ser 140 decibeles", dijo Williams. "Podrían ser 300. No importa. Puede que no tengas tímpanos. Pero comunicarnos de forma no verbal y tener una buena comprensión del esquema y cómo trabajar juntos, ese es nuestro plan".