Messi, Cristiano, Neymar o Lewandowski, ¿quién es el más presionado en la Champions?

play
Àlex Pareja: "El City es como un reloj suizo en precisión... y el Madrid cree en sus remontadas" (4:29)

Nuestro experto analiza el encuentro de octavos en la UCL donde el City recibirá al Madrid con la ventaja de un gol. (4:29)

BARCELONA -- La Champions League regresa al plano este viernes en Turín y Manchester, con los dos primeros partidos pendientes de octavos de final que, en buena lógica, deberían dar billete para Lisboa a Juventus y Manchester City, a quienes acompañarían, de no surgir sorpresas, Barcelona y Bayern Munich el sábado para completar el cuadro final de un torneo que se decidirá en 11 días en Lisboa, con pretendientes de primer nivel, invitados sorpresa, favoritos y aspirantes.

Y entre todos ellos, personajes para quienes el torneo supone un reto absoluto. Una presión añadida por la necesidad de ver escrito su nombre como campeón el 23 de agosto en la capital portuguesa.

Ocurre con Messi, considerado el mejor jugador del mundo pero que acumula cuatro años de decepciones en Europa y que en la última década solo pudo conquistar con el Barça dos titulos; pasa con Lewandowski, goleador imprescindible del favorito Bayern pero que camino de los 32 años no ha conquistado nunca el título continental; le sucede a Neymar, cabeza de cartel del millonario PSG y que precisa el título para argumentar su presencia en el club galo; también a Cristiano Ronaldo, ansioso por entrar en el club de los elegidos que ganaron la Champions con tres equipos distintos, y, desde luego, al Kun Agüero, al que solo le falta ese trofeo para redondear su leyenda en el Manchester City.

Le pasa a Guardiola, necesitado de sumar una Champions fuera del Barça y cuyo reto en el City es, sin duda, reinar en Europa y a Simeone, subcampeón dos veces con el Atlético; como a Quique Setién, para quien es todo o nada si quiere mantener seguro su puesto en el Barça. Entre la ilusión, la obligación y la obsesión, esta inverosímil edición de la Champions dibuja retos para todos ellos.

Pero, entre los futbolistas, estos son los verdaderos protagonistas. Los llamados a triunfar... o acabar la temporada con el amargo sabor de la decepción. Cuando no fracaso.

LEO MESSI

Dominador de la escena futbolística durante los últimos quince años y ganador de cuatro Champions desde 2006, existe la sensación de que el reinado del argentino no ha sido completo por cuanto el mejor Barça de la historia, con él al frente, solo conquistó dos títulos en la última década (2011 y 2015).

Con 33 años cumplidos, Messi ha reconocido en primera persona que está ya en la cuenta atrás pensando en la retirada y después de un año muy convulso en el Camp Nou solo el trofeo continental apagaría el incendio que se sufre en el club azulgrana. Su sentencia de "no nos da para ganar la Champions" es tanto un aviso como un acicate para el Barça. Y para él personalmente.

NEYMAR

Abandonó a traición el Barça, donde era el acompañante perfecto de Messi, para liderar el proyecto millonario del PSG. En París no pagaron su fichaje a precio de oro, ni su salario estratosférico, para sumar títulos de Liga, sino, por encima de todo, para colocar al club en lo alto del podio europeo. Y en sus dos primeras campañas la decepción fue absoluta.

Neymar, campeón de Europa en 2015 con el Barcelona, no tiene excusa y sí tiene presión, mayúscula, para dirigir al equipo de Tuchel hacia el título porque todo lo que no sea levantar la Orejona en Lisboa no será una simple tercera decepción... Será un fiasco mayúsculo.

CRISTIANO RONALDO

El caso de Neymar en París puede traducirse al italiano con Cristiano Ronaldo en la Juventus, que apostó por él para que condujera al eterno campeón de la Serie A hasta una gloria europea que no saborea la Vecchia Signora desde 1996, habiendo perdido hasta siete finales, dos de ellas en los últimos cinco años.

Para el portugués, un ganador y competidor nato, el desafío es doble por cuanto conquistar el trofeo le igualaría al legendario Paco Gento con seis títulos y se convertiría en el tercer futbolista, tras Seedorf y Eto'o, en ganarlo con tres clubs distintos, después del conseguido en 2008 con el Manchester United y los cuatro (2014, 2016, 2017 y 2018) que logró con el Real Madrid.

ROBERT LEWANDOWSKI

Existe la sensación de que el Bayern Munich es el principal favorito entre los aspirantes para ganar una Champions que no consigue desde 2013... Cuando Lewandowski perdió la final defendiendo la camiseta del Borussia Dortmund. El delantero polaco, que suma 242 goles en 285 partidos con el Bayern desde 2014, se presenta como el principal argumento del equipo bávaro este curso. Y se enfrenta, además, a un reto soberbio.

Camino de los 32 años, que cumplirá el 21 de agosto, Lewandowski suma ocho títulos en la Bundesliga (dos con el Borussia y seis con el Bayern), pero su palmarés internacional es inexistente. Nunca ganó un torneo a nivel europeo y se entiende que este es el año en que más opciones debe tener para conseguirlo... O fracasar.

SERGIO AGÜERO

Como el PSG, como lo fue en su día el Chelsea, el Manchester City es un grande de nuevo cuño cuyo máximo objetivo es conquistar la Champions. Los Blues, subcampeones en 2008, lo lograron en 2012 y los citizens, que nunca fueron más allá de las semifinales en esta última década, están tan necesitados como el PSG de alcanzar la gloria en Lisboa.

Si alguien hay en el vestuario del City que ansía el galardón ese es el Kun Agüero, considerado el mejor futbolista de la historia del club, protagonista directo en los títulos logrados por su club en los últimos años y a quien, con 32 años cumplidos, la victoria en la Champions le supondría redondear un palmarés de primera magnitud en el fútbol continental.