Champions League, Capítulo 3: Del golpe de autoridad del Bayern al descontrol del Barcelona

El Bayern Múnich es tan campeón como favorito y el martes volvió a ponerlo de manifiesto cuando convirtió un partido incómodo en Austria en una nueva goleada, enlazando 14 victorias consecutivas en la Champions y 15 partidos sin perder lejos del Allianz Arena, habiendo ganado los últimos diez. Al equipo bávaro le respondió el martes el Borussia Mönchengladbach, que pasó como un ciclón por Ucrania, y el Liverpool de Klopp y el catapultado Diogo Jota, que goleó al Atalanta en Bérgamo al tiempo que el Madrid intentaba recuperar su papel de candidato sufriendo ante el Inter y, en Moscú, Héctor Herrera se convertía en el mexicano record de la Champions con un empate del Atlético en que tuvo especial protagonismo.

Si eso ocurrió el martes, el miércoles se cerró con la figura soberbia de Ter Stegen para salvar a un descontrolado Barcelona, el Manchester United perdiendo su condición de intocable, el Sevilla remontando un 0-2, la Juve goleando... Y el PSG entrando en pánico, derrotado en Alemania para quedar fuera de las posiciones de clasificación para octavos. La sorpresa sería soberbia... Y no se antoja imposible a la vista de como está el grupo.

GRUPO A: Histórico. El Atlético se quedó a medio camino en Moscú. Mereció más pero no pasó del empate en la noche del récord de Herrera, que alcanzó los 46 partidos igualando al Chicharito Hernández como el mexicano con más partidos en la Champions. Fue un record agridulce: Sirvió un centro magnífico para el gol de Giménez... Y cometió el penalti que significó el empate del Lokomotiv ruso. Eso ocurrió antes de que el Salzburgo pasase del sueño a la realidad ante el campeón... Se avanzó en el marcador, le igualó pasada la hora de partido y mantuvo el 2-2 hasta que faltaban 11 minutos para la conclusión... A partir de ahí la apisonadora entró en acción, el Bayern marcó cuatro goles y sumó su 14ª victoria consecutiva en la máxima competición. Ocurrió, su nueva exhibición, después de que en Moscú

GRUPO B: Sufrimiento. Al Real Madrid le ha dado por sufrir en Europa. Sabía imprescindible ganar al Inter... Y lo hizo. Pero padeciendo y no poco. Rodrygo le dio la victoria, a diez minutos del final, después de que Courtois le salvase de más de un susto y el Inter lamentase el 1-0 de Benzema, que nació de una más que posible falta de Mendy a Achraf. Se adivina un desenlace atómico en el grupo, a la vista de la magnificencia del Borussia Mönchengladbach, que logró (0-6) la más amplia victoria a domicilio en su historia de la Champions, con hat-trick de Plea, sobre un Shakhtar que a la media hora de partido ya había encajado tres goles y que apenas disparó en una ocasión sobre la portería de Yann Sommer.

GRUPO C: Vergüenza. "Estamos en la Champions y hacemos una mierda. Es una vergüenza". Así califició André Villas-Boas el rendimiento de su Olympique de Marsella, que tras ser aplastado en Portugal suma tres derrotas en tres partidos y ha convertido el sueño de los octavos en una quimera. Más claro lo tiene el Manchester City, que mantiene el pleno de victorias tras imponerse con solvencia a un Olympiakos que solo cedió al final y que todavía aspira a discutirle la segunda plaza al Porto, el verdugo del OM con protagonismo del colombiano Luis Díaz que cerró la goleada por 3-0.

GRUPO D: Explosión. El Liverpool le bajó los humos de mala manera a un Atalanta que por una vez pagó la valentía de su técnico... Y que sufrió en carne propia la explosión de Diogo Jota, autor de un hat-trick, con los dos primeros goles del Liverpool, y que sumando seis en los últimos cuatro partidos se ha convertido en una auténtica realidad, acallando a quienes dudaban de su protagonismo en un equipo con Salah, Firmino y Mané. Los reds suman el pleno y dejan a Atalanta y Ajax la pelea por acompañarles a octavos, después de que el equipo holandés ganase, no sin sufrimiento, en Dinamarca al Midtjylland.

GRUPO E: Remontada. El Sevilla lo tuvo todo en contra, derrumbado por un Krasnodar sorprendente que se puso 0-2 y al que acabó remontando gracias a Youssef En-Nesyri, quien demostró la buena mano que tiene Julen Lopetegui para revolucionar un partido. Acabó venciendo el equipo andaluz para poner un pie en los octavos junto al Chelsea, que no tuvo ninguna dificultad para golear al Rennes, con dos goles de penalti anotados por Timo Werner.

GRUPO F: Poder. El Borussia Dortmund se olvidó de su mal comienzo para ya ponerse al mando del grupo, pasó como un ciclón por Bélgica, con dos goles de Haaland, y a la media hora ya tenía sentenciada su victoria, con goleada, sobre un impotente Brujas, después de que la Lazio arrancase un empate que puede valer su peso en oro ante el Zenit en San Petersburgo, dejando al campeón ruso contra las cuerdas.

GRUPO G: Miedo. Si la Juventus pasó por encima del Ferencvaros, con doblete de Morata y mostrando una gran superioridad en Hungría, en el Camp Nou el Barça, que pudo golear y se estrelló ante la excelencia del meta ucraniano (llegó a rematar 22 veces), agradeció la mayúscula reaparición de Ter Stegen, que acabó siendo el salvador de un equipo azulgrana descontrolado y muy lejos de lo esperado. Barça, con pleno de victorias, y Juve están llamados a pasar a octavos... Pero en el caso azulgrana la mejoría es necesaria. Y se antoja que urgente.

GRUPO H: Alarma. El Manchester United perdió su condición de invicto y el PSG perdió algo más... Perdió la tranquilidad con su derrota en Alemania. Di María, que puso el 0-1 ante el Leipzig, erró un penalti que, siendo el 0-2, habría dirigido el partido hacia una traquilidad que no fue tal, dando aire al conjunto germano para que acabase remontando en la segunda mitad y dejando al subcampeón del torneo fuera de las plazas que dan acceso a los octavos. Y, tal como está el grupo, en una situación de máxima urgencia.