Champions vs Europa League: Tan parecidas y diametralmente opuestas

play
Richard Méndez: 'Este Real Madrid no parece ser un equipo profundo' (2:26)

Nuestro experto analiza las palabras de Zidane y el desempeño del conjunto Merengue. (2:26)

MADRID -- Entre la Champions League y la Europa League existe siempre un debate que va desde el prestigio futbolístico al económico. Son dos competiciones parecidas, pero distintas, y entre las que existe un hueco que es complicado de equiparar a nivel de réditos. Para los grandes ambas suponen lo habitual y el infierno, para otros más humildes un sueño y el cielo. Ambas son distintas, pero necesarias.

Empezando por el prestigio, hay que sectorizar bien los parámetros y objetivos de cada club. Por varias razones, además. Una de ellas, porque muchos de los jugadores deciden sus destinos en el mercado de verano dependiendo de si los clubes juegan Champions o la Europa League.

Parece algo de sentido común, pero según cuenta uno de los ojeadores más destacados de uno de los equipos tops de La Liga a ESPN, “pocos se imaginan la cantidad de fichajes que no hemos podido completar por culpa de un ‘año tonto’ disputando la Europa League”.

Según este mismo protagonista, los jugadores “eligen en función del prestigio internacional, ya que estamos en un mundo mucho más global donde lo cotidiano, es decir, las ligas nacionales, han pasado ya a un segundo plano”. Curiosa afirmación que pone de manifiesto que los objetivos europeos han priorizado a los tradicionales.

“El jugador contemporáneo cree que ganar la Champions es lo más. Y tiene razón. Luego les intentas explicar que sólo uno de los participantes consigue ganar el trofeo cada año y que no es oro todo lo que reluce, pero les da igual. Aquí prestigio y dinero van de la mano”, destaca el mencionado protagonista.

Precisamente en este punto entra el tema económico, que es el más importante. Para los gigantes europeos, disputar la Champions es algo habitual que permite cuadrar unos presupuestos que cuentan con los ingresos mínimos.

En la temporada 19/20, la UEFA remitió un total de 2,040 millones de euros a repartir entre los clubes participantes, mientras que para la Europa League apenas hubo 560 millones. La cifra, ya de comienzo, es muy distinta.

Sólo por participar en la UCL asegura un ingreso por equipo de 15.25 millones de euros, sobre los 2.92 que ingresa cada participante en la Europa League.

La diferencial es abismal y no en todas las ocasiones merece la pena arriesgar una temporada por disputar la UEL: “Desde afuera suena extraño, lo sé, pero cuando ves ejemplos como Villarreal o Espanyol que llegan a la Europa League y acaban bajando de categoría en La Liga, ya no es tanta tontería”, defiende desde Barcelona un trabajador del Espanyol. Y es que disputar cualquier competición europea requiere un extra de presupuesto y un esfuerzo complementario que, para los no habituales, no siempre da sus frutos, sobre todo en UEL. Eso sí, los directivos siempre se frotan las manos con las cantidades por partido disputado.

A los ingresos fijos hay que sumarle los extraordinarios como las victorias y los empates. En UEL se premia con 570,000 euros por victoria y 190,000 euros por empate. En cambio, la ganancia en UCL es mucho mayor: 2.7 millones de euros por victoria y 900,000 euros por empate.

La Champions es un nido de millones en el que confluyen los grandes talentos a nivel internacional, de ahí su escaparate. No es lo mismo ser un “equipo Champions” que un “equipo UEL” y todo el mundo es consciente de ello.

De hecho, este año en la Premier League la diferencia es notable. La comparación de ingresos entre el equipo más valioso en UCL, que es el Manchester City, y el mejor valorado de la UEL, que es el Tottenham, se nota a nivel internacional.

Los ‘Skyblues’, sin fichajes este año, arrasan en el sector de ‘Social Media’, mientras que los ‘Spurs’, a pesar de su inversión en fichajes más la apuesta continuada por Mourinho, sufren por estar entre los punteros a nivel internacional.

La guerra de cifras es igual en el capítulo de jugadores. Y aquí, el Tottenham Hotspur, vuelve a ser protagonista. El cartel internacional de su máxima figura, Harry Kane, ha bajado sustancialmente en los últimos años respecto al del jugador más valorado en UCL como es Kylian Mbappé, que no ha parado de crecer.

Tomando los datos de Instagram, que es la red favorita de los jugadores, el francés está a punto de llegar a los 50 millones de seguidores, mientras que el inglés sigue sin llegar a los 10.

Y aquí hablamos de cifras, pero también de porcentajes. Con Harry Kane disputando la UCL, el crecimiento de sus redes sociales siempre fue del 30% anual, hasta que cayó a la UEL, donde su crecimiento en IG ha caído al 10%.

Un crecimiento completamente opuesto al de Mbappé, que desde su irrupción en el Mónaco semifinalista de la temporada 2016/17 nunca ha tenido crecimiento negativo con el paso de los años al haber disputado siempre Champions League.

En definitiva, UCL y UEL son dos competiciones necesarias y complementarias que; sin embargo, y dependiendo siempre de las aspiraciones tradicionales de los clubes, pueden significar la diferencia entre el cielo y el infierno futbolístico y mediático. Muchos intereses, muchos números, muchos partidos… Y mucho futbol, por supuesto.