Desacomplejado y Conquistador

ESPN Digital

Un equipo tácticamente bien dirigido, mentalmente bien preparado, porque cada jugador conoce el rol del sistema

Hablemos de futbol, apostando por el conjunto.

Uno de los equipos más sorprendentes es el Atalanta Bergamao, dirigido por Gian Piero Gasperini. Los equipos italianos sobresalían por su marca, por la recuperación de la pelota, por ser equipos muy ordenados en donde la obediencia al entrenador (táctica) era fundamental.

Este equipo del Atalanta juega, total y abismalmente, en contra de todos los pronósticos italianos. Atenta contra toda la historia de Italia, algo significativo si recordamos a los campeones del mundo con Enzo Beazort en el Mundial de España de 1982, un campeonato donde destacaron las marcas de Claudio Gentile, la calidad de Altobelli y los goles de Paolo Rossi, un equipo competitivo que hicieron de la Selección Azurra los campeones del mundo.

El equipo de Gasperini juega “apostando al conjunto”. Tiene a tres centrales, Djimsiti, Romero y Tolói; jugadores que poseen la marca y la velocidad para jugar hombre a hombre, no tienen ningún problema en marcar por fuera, tienen una gran velocidad, manejan al equipo a la perfección, y lo más importante, se cubren la espalda entre los tres centrales. En su parte atacante, son los que distribuyen el juego ofensivo de su equipo y buscan siempre salir con la pelota dominada desde su zona.

Como lateral volante por la derecha está Hateboer o Maehle, por la izquierda a Gosens, dos jugadores que siendo laterales juegan como extremos atacantes permanentemente, saben volantear, y lo más importante, saben jugar a la perfección de tres cuartos de cancha para delante, ambos son goleadores y son extremos punzantes.

Por el centro tiene a dos volantes defensivos, Freuler y Roon, que juegan como defensas centrales, respaldan a los laterales volantes por fuera y llegan a atacar desde atrás, pisan el área con claridad, así como su marca defensiva es efectiva, su ataque es muy creativo.

Arriba de esos dos jugaba Papu Gómez, ahora en el Sevilla, en su lugar tienen a Pessina, un jugador tremendamente creativo que sabe recibir de espaldas, tiene habilidad como extremo por fuera y gol, así como tiene claridad en el ataque, tiene claridad en la defensiva ya que sabe hacer coberturas.

Además tiene a dos colombianos, Muriel y Duván Zapata, los dos con tremenda habilidad, el primero siendo muy ágil y rápido por fuera; el segundo como un tremendo receptor de espaldas, gran cambio de ritmo, contundencia en el cabeceo y con gol en su tiro de media distancia.

Este equipo ha apostado por el conjunto, ¿qué quiero decir? Sin poseer tantas individualidades, el trabajo de Gasperino le ha dado un salto de calidad a cada uno de sus jugadores. Hoy por hoy, es el más sorprendente de la Serie A, y sin lugar a dudas, uno de los favoritos en la Champions League junto al Manchester City.

¿Por qué lo veo como favorito? Porque son desacomplejados y conquistadores, porque es un equipo tácticamente bien dirigido, mentalmente bien preparado, porque cada jugador conoce el rol del sistema: cada uno tiene que dar su máximo potencial ofensivo, pero también tienen que dar su máximo potencial defensivo.

Eso es apostar al conjunto cuando no tienes tantas individualidades valuadas en millones de euros. Este es uno de los grandes ejemplos de lo que se tiene que hace futbolísticamente en el mundo.

Es a lo que América, Guadalajara y Monterreytendrían que aspirar por las grandes individualidades que tienen. Estos equipos mexicanos van a tardar mucho, pero mucho, en conseguirlo.

Esto es, Desde la Cancha, para ESPN.