Alexis Vega, de la depresión a la Copa Oro

FREDERIC J. BROWN/AFP/Getty Images

Alexis Vega se quedó sin futbol a los 15 años, Pumas le cerró las puertas y el atacante no quería seguir el rumbo del balón. La insistencia de sus amigos y una prueba en el Toluca hicieron que el ahora delantero de las Chivas esté en la Copa Oro con la Selección Mexicana seis años después.

“Mi vida tuvo un giro de 180 grados. Por un momento pensé en dejar el futbol, pero la vida me tenía preparada otra cosa. Me puso en esta etapa, muy contento de llegar a la Selección Mexicana y mi trabajo es continuar por este camino”, dijo el delantero del Tricolor, que lleva un gol en la Copa Oro.

Vega tiene 21 años y es el suplente de Raúl Jiménez, una de las figuras del equipo mexicano. El día que le dijeron que ya no continuaría en las fuerzas básicas de los Pumas, Vega llegó a su casa prometiendo que no jugaría otra vez futbol y se deprimió. Sus amigos le insistieron en que continuara buscando una oportunidad en el balompié y le ayudaron a conseguir pruebas en América y Toluca.

En las Águilas, Vega anotó un gol en las visorias que hizo con el conjunto azulcrema, pero no se quedó en el club. El Toluca lo aceptó en sus fuerzas básicas y en una práctica del primer equipo con la Sub-17, se ganó la confianza de José Saturnino Cardozo.

Chivas le abrió las puertas en el Clausura 2019 y Gerardo Martino lo eligió para que jugara en la Copa Oro. El muchacho que iba a dejar el futbol, ahora representa a México.

“Siempre trato de estar tranquilo, mientras uno pueda mantener los pies en la tierra, vamos a poder seguir adelante en esta profesión”.