Martin Braithwaite es el quinto danés en la historia del Barcelona

play
Caos en el Can Barça (4:27)

¡¿Qué está pasando con el club culé?! ¿Es un complot de Josep Maria Bartomeu? ¿Qué dicen los jugadores? No te preocupes, Alex Pareja te cuenta lo último. (4:27)

BARCELONA -- Martin Braithwaite, el último fichaje del FC Barcelona, ampliará a cinco la lista de futbolistas originarios de Dinamarca en la historia del club azulgrana, una lista breve y en la que solamente dos de ellos, Allan Simonsen y Michael Laudrup, dejaron marca en el Camp Nou, aunque hubo un quinto, Sebastián Herrera, nacido en Copenhague de ascendencia española y que desde el propio club azulgrana no se considerá danés

Thomas Christiansen y Ronnie Ekelund completaron el poker danés en el Barça, ambos ellos bajo las órdenes de Johan Cruyff, y a los que se añadirá ahora Braithwaite, al cabo de 27 años y en una temporada cuanto menos curiosa en el apartado de fichajes, ya que éste se produce pocas semanas después de la incorporación de Rey Manaj, el primer jugador albanés en la historia del club.

Estos fueron los precedentes de Braithwaite:

ALLAN SIMONSEN
Balón de Oro en 1977, triple campeón de la Bundesliga con el entonces poderoso Borussia Mönchengladbach y dos veces campeón de la Copa de la UEFA, Simonsen llegó al Barcelona en el verano de 1979, por 700 mil dólares y con la difícil misión de ocupar la plaza de extranjero que en los cinco años anteriores fue de Johan Neeskens, personaje idolatrado por la hinchada del Camp Nou.

Apodado Simonet por su frágil físico, la calidad y personalidad Simonsen se ganó el cariño de la afición desde el primer día y aunque no pudo ganar la Liga, conquistó una Copa del Rey y una Recopa como azulgrana, permaneciendo en el club hasta 1982, cuando le sustituyó Maradona. Marcó 49 goles en los 129 partidos oficiales disputados con el Barça y se marchó al Charlton de Inglaterra, donde permaneció un año antes de regresar al Vejle de su país, en el que había comenzado su carrera y en el que se retiró en 1989.

MICHAEL LAUDRUP
Apodado el ‘Gran danés’, el Barcelona le fichó en el verano de 1989, como sustituto de Lineker y pagando 3.5 millones de dólares a la Juventus, donde había jugado las cuatro temporadas anteriores sin alcanzar la brillantez que se le suponía en Italia cuando la Vecchia Signora le incorporó desde la Lazio.

Tras una primera temporada muy discreta, a partir de 1990 se destapó como uno de los jugadores más brillantes del Dream Team dirigido por Johan Cruyff, marcando 59 goles en 229 partidos oficiales, conquistando 11 títulos y convirtiéndose en uno de los jugadores más estimados por la hinchada culé. Que encajó de mala manera su salida en 1994 con destino al Real Madrid, argumentada porque “no le aguanto más”, en sus propias palabras y refiriéndose al entrenador holandés.

Jugador de culto en el Barça, Laudrup permaneció dos temporadas en el Madrid, jugando después un año en el Vissel Kobe de Japón y retirándose en 1998 como futbolista del Ajax.

THOMAS CHRISTIANSEN
Hijo de padre danés y madre española, el Barça le fichó a los 18 años, en 1991, al B93 de su país, con la ventaja de que al tener la doble nacionalidad no ocupaba plaza de extranjero. Su impacto en el equipo filial del Barça fue extraordinario, motivando que llegase a debutar en la selección española antes de hacerlo en el primer equipo azulgrana, donde la suerte no le acompañó.

En la temporada 1992-93 jugó un partido de Supercopa de Europa ante el Werder Bremen y otro de Copa frente al Atlético de Madrid, enlazando posteriormente cesiones a Sporting de Gijón, Osasuna y Racing, hasta que en 1996 se desligó del club y jugó consecutivamente en Oviedo, Villarreal, Terrassa, Bochum (donde se proclamó máximo goleador de la Bundesliga) y Hannover, en el que se retiró en 2006.

RONNIE EKELUND
Considerado una de las perlas jóvenes de Dinamarca a finales de la década de los 80 del pasado siglo, el Barça le incorporó en 1992, con 20 años, para foguearse en el filial, con el que jugaría dos temporadas, debutando en el primer equipo, durante la temporada 1993-94 en que disputó tres partidos, uno de Supercopa, otro de Copa y uno último de Liga.

La temporada siguiente fue cedido al Southampton y ya desligado del club azulgrana fichó por el Manchester City en 1995, pasando después consecutivamente por el Coventry, el Lyngby y Odense de su país, Toulouse y Walsall, antes de, en 2001, fichar por el San Jose Earthquakes de la MLS, con el que conquistó en dos ocasiones la MLS Cup convertido en uno de sus jugadores más destacados, formando parte del Once ideal de la Liga en 2002 y retirándose en 2004.

Existe un quinto futbolista, nacido en Dinamarca y que tuvo un paso tan amplió en las categorías inferiores del club como efímero en el primer equipo y que siendo poseedor de pasaporte español desde su nacimiento no es considerado danés por el propio club azulgrana.

Se trató de Sebastián Herrera, hijo de emigrantes españoles, que nació en Copenhague en 1969 pero a los dos años se trasladó ya a Barcelona, entrando a formar parte de la cantera azulgrana en edad alevín. Fue ascendiendo en todas las categorías del fútbol azulgrana hasta que en diciembre de 1990 Johan Cruyff le dio el espaldarazo en la Supercopa de España frente al Real Madrid en el Camp Nou, completando un muy buen partido como central ante Hugo Sánchez y provocando que volviera a ser titular en la vuelta, cuando el Madrid venció por 4-1. Disputó dos partidos en la Recopa y uno en la Liga hasta final de temporada, un total de cinco y marchándose cedido, primero al Mallorca y después al Burgos, para desligarse del club y seguir su carrera en Lleida, Espanyol, Las Palmas, Logroñés, Farense y Gavá, donde se retiró en 2003.