Bartomeu presenta su dimisión a la presidencia del Barcelona

play
¿Cuáles son las posibilidades de que Bartomeu deje su cargo? (3:32)

Luego de la novela con Messi, la salida de Suárez y la derrota en El Clásico ante Real Madrid, el Presidente del Barcelona podría dimitir. (3:32)

BARCELONA -- La junta directiva del FC Barcelona, con Josep Maria Bartomeu a la cabeza, tomó la decisión de dimitir, conjuntamente, después de la respuesta de la Generalitat respecto al voto de censura, contraria a su posicionamiento y dando por hecho que se pudiera llevar a cabo el referéndum este mismo fin de semana bajo los requisitos exigidos por el Procicat.

Al cabo de seis años y diez meses en el cargo (desde enero de 2014 como sustituto del dimitido Sandro Rosell) y habiendo sumado 12 títulos con cinco entrenadores (Martino, Luis Enrique, Valverde, Setién y Koeman) Bartomeu arrojó la toalla incapaz de resistir por más tiempo la presión a la que estaba sometido desde todos los ámbitos, con una moción de censura que le acabó derrotando sin necesidad de acudir a las urnas.

Un día después de que el presidente, durante una tensa rueda de prensa telemática, asegurase su intención de mantenerse en el cargo porque "no hay razón para una dimisión", la presión de sus compañeros de junta y el verse sin una salida a partir del comunicado de la generalitat le hicieron variar de opinión, atendiendo a que no tenía otra salida en caso de no convocar el voto de censura, este martes era el último día hábil de acuerdo a los estatutos del club, y que éste no podía retrasarse más allá de la media noche.

La decisión, a pesar de las proclamas públicas de Bartomeu en su comparecencia ante los medios del lunes, ya estaba meditada entre los integrantes de la directiva, que en su reunión coincidieron en dar este paso si, como se confirmó, el dictamen de la Generalitat era contrario a sus posicionamientos. La nueva reunión de este martes, a la que no acudieron personalmente todos los integrantes de la junta, fue apenas un encuentro en el que se confirmó lo acordado el día anterior, aprobándose sin ningún debate.

La dimisión se argumentó en evitar poner en riesgo la salud de los socios con una votación en pleno estado de alarma sanitaria y, entendiendo la inestabilidad social que sufre el club, calmar los ánimos. A partir de la dimisión oficial de la junta directiva, empujada por una protesta cada vez más generalizada de los socios y la presentación de 20 mil firmas en su contra, el Barcelona quedará en manos de una junta gestora que, encabezada por Carles Tusquets, deberá convocar las elecciones a la presidencia en un plazo de entre 40 días y tres meses.

"No le quedaba otra salida y es una excelente noticia", explicó Marc Duch, portavoz de los impulsores de la moción de censura y cuya presión resultó definitiva en los dos últimos meses para forzar la dimisión de la junta directiva y rechazando que la crisis sanitaria del covid fuera la razón principal en la caída de Bartomeu.

Directivo de la primera junta de Joan Laporta entre 2003 y 2005, desde 2010 fue vicepresidente deportivo bajo el mando de Sandro Rosell, al que sucedió en la presidencia el 23 de enero de 2014 por la dimisión de aquel. Un año después en enero de 2015 y en plena crisis deportiva e institucional, Bartomeu convocó elecciones a la presidencia para el verano, que ganó de manera concluyente, apoyado en el Triplete y manteniéndose en el cargo hasta ahora.

Convocadas las elecciones, a las que no se podía presentar, para el mes de marzo de 2021, la crisis del coronavirus se mezcló con la crisis deportiva e institucional, con varias polémicas que mancharon la gestión directiva con el Barçagate en el primer plano, provocando que tras el 2-8 encajado ante el Bayern Múnich en Lisboa y apuntándose una gravísima situación económica, una agrupación de socios presentase una moción de censura en su contra...

Y lo que, en principio, pareció no preocupar excesivamente a la directiva acabó por arrastrarle hasta una dimisión forzada y a la que se resistió Bartomeu hasta el último instante. Finalmente no habrá referéndum del voto de censura, la moción se lo llevó por delante sin llegarse a la votación.