Messi, a 17 años de su debut, lo celebra por primera vez lejos de Barcelona y 'exliliado' en París

play
Kun Agüero anota su primer gol para el Barcelona (0:18)

Fue en el encuentro amistoso que su equipo realizó hoy contra el Cornellá. (0:18)

BARCELONA -- Lionel Messi siguió el viernes desde la tribuna del Parque de los Príncipes la remontada del Paris Saint-Germain sobre el Angers. Su participación en los dos partidos de Argentina durante la semana en la fase de clasificación para el Mundial de Catar motivó que Mauricio Pochettino lo dejara fuera de la convocatoria del equipo galo y el astro argentino descansó en un día especialmente señalado en cuanto a su carrera deportiva. Hace 17 años Frank Rijkaard lo convocó por primera vez para un partido oficial del primer equipo del Barcelona.

Y este sábado se cumplen esos 17 años del estreno oficial de Leo con la camiseta del Barça. Había disputado dos partidos amistosos ante FC Porto, en el que significó su estreno y Marsella, seis días antes había completado a las órdenes de Pere Gratacós su séptimo partido de Liga con el filial (derrota 3-4 frente al Huesca), y el entrenador holandés le reclutó junto a sus compañeros Carlos Peña, Damià Abella y Cristian Hidalgo.

Se quedó fuera de la lista un quinto canterano especialmente seguido en aquellos días, el delantero Oriol Riera debido a que había sido expulsado en el anterior partido del filial y debía cumplir sanción. Y de todos fue Messi el único que tuvo minutos aquella noche del 16 de octubre frente al Espanyol.

El domingo el Barça recibirá en el Camp Nou al Valencia en el primer partido sin restricciones de público en las gradas y Messi no estará al frente del equipo. Uno de sus rivales predilectos (le marcó 31 goles en 36 enfrentamientos) no deberá estar atento a la magia de un futbolista que disputó desde aquel 16 de octubre de 2004 un total de 836 partidos (contando los amistosos) con la camiseta azulgrana, que marcó 709 goles y levantó hasta 41 trofeos con el club.

Un Messi que en 2005 conquistó el Trofeo Golden Boy al mejor futbolista del futbol europeo menor de 21 años sucediendo a Wayne Rooney y que a partir de ahí se encumbró, primero como uno de los mejores jugadores en activo, y después, entrando en la leyenda como el número uno de la historia.

Leo vive hoy un exilio, dorado pero inesperado y no deseado hace dos meses, en París. El mejor jugador que vistió jamás la playera del Barça ya se acostumbró a su nueva realidad en el PSG, y en el Camp Nou el duelo por ese divorcio no sospechado va superándose día a día...

ÚNICO
De los cuatro canteranos reclutados aquel 16 de octubre de 2004 por Frank Rijkaard fue él el único que cumplió el sueño de triunfar en el club de su vida. Otros como Rubén, Verdú, Oriol Riera, Rodri, Javito, Jordi Gómez, Orlandi o Expósito disfrutaron de la oportunidad de jugar algún partido con el primer equipo pero tuvieron que hacer carrera lejos del Camp Nou. Tal cual lo mismo que ocurrió con sus tres compañeros citados para el derbi de Montjuic.

Cristian Hidalgo, extremo, limitó su historial a un minuto durante un partido de Copa frente al Zamora en la temporada 2005-06 y tras una carrera que le llevó por multitud de equipos, también de Chipre, Bulgaria, Israel o India, se retiró la pasada temporada en las filas de la Gramenet. Carlos Peña, lateral izquierdo, también se retiró la última temporada en el Goa de India. Nunca llegó a debutar oficialmente con el Barça y transcurrió su carrera entre Albacete, Valladolid, Oviedo o Getafe antes de marcharse a la India. Damià Abella, delantero reconvertido a lateral derecho, es hoy comentarista de televisión tras retirarse en el Middlesbrough inglés en 2017. Debutante en San Mamés, frente al Athletic de Bilbao el 30 de octubre de aquel año, llegó a jugar diez partidos en el primer equipo del Barça hasta 2006, cuando se marchó al Racing de Santander, siguiendo su carrera por Betis y Osasuna antes de marcharse a Inglaterra.

Messi, el único debutante en el derbi frente al Espanyol, fue también el único de aquella generación del Barcelona B que se asentó, y de qué manera, en el primer equipo azulgrana. La historia es conocida, explicada y documentada de manera sobrada y cada 16 de octubre regresa al primer plano de la actualidad azulgrana... Aunque es este el primer aniversario de la efeméride que ya no tiene al crack argentino como futbolista del Barça.

Su marcha, sorprendente, anunciada el 5 de agosto por el club en un breve comunicado cerró una relación de dos décadas, que había comenzado el 14 de diciembre de 2000, el día en que Carles Rexach firmó su contratación en una servilleta, siendo Leo apenas un crío de 13 años y que no podía ni tan solo imaginar el futuro que tenía por delante.