Carlos Kamiani sobre jugar con Guatemala: "Para mí sería un sueño, un placer, un honor"

El delantero mexicano Carlos Kamiani Félix ya fue contactado por el técnico de la Selección Nacional, Amarini Villatoro

GUATEMALA – Cuando el delantero mexicano Carlos Kamiani Félix tocó suelo guatemalteco por primera vez no tenía en mente quedarse durante tanto tiempo. Ahora, 13 años después, acumula más de 400 partidos en Liga Nacional y casi 200 goles.

Referente de la Universidad de San Carlos, con paso por Municipal, Xelajú MC y en la actualidad jugador de Iztapa, del que es goleador, Kamiani Félix tiene los méritos suficientes para ponerse la camisola de la Selección Nacional de Guatemala. Había un impedimento, los cinco años de permanencia ininterrumpida que exige FIFA para quienes desean adoptar una nueva nacionalidad futbolística, mismos que se cumplen a finales de año.

El técnico de la Bicolor, Marvin Amarini Villatoro, ya lo contactó y los abogados de la Federación Nacional de Fútbol ya han puesto nota al 7 de diciembre 2020 para, tras recibir la confirmación de los cinco años de residencia permanente, iniciar los trámites de nacionalización.

Es cuestión de tiempo y de cuestiones legales, pero Kamiani es profesional y sabe que su convocatoria dependerá del buen momento en el que se encuentre cuando la Azul y Blanco requiera de un delantero, tan buscado en el último tiempo.

Mientras el momento llega, Carlos Kamiani Félix, de 35 años y nacido en Eldorado, Sinaloa, atiende un mano a mano con ESPN Digital sobre la oportunidad de ser convocado a la Selección Nacional de Guatemala.

¿Cómo describe su momento futbolístico?

“Esta semana ha sido importante por los resultados del equipo. En lo personal, paso por un buen momento. Me siento feliz, me siento contento por la actuación en el último partido, hace mucho tiempo que no hacía un triplete y volver a hacerlo me llena de mucha ilusión y quiero seguir trabajando para hacer un buen torneo y terminar bien”.

¿Motiva saber que puede ser llamado a la Selección de Guatemala?

“Sí, la mente es la que maneja todo y yo siempre trato de trabajar para mejorar y he tenido una mentalidad positiva siempre, también cuando me va mal. Obviamente es una motivación extra escuchar el rumor de que podría existir una nacionalización para poder estar en la Selección. Por ahora se hablan muchas cosas, pero yo quiero esperar hasta que llegue la fecha para ver qué vaya a pasar. Ahora lo más importante es que tengo que estar bien, en un buen momento, seguir haciendo goles”.

¿Cómo asume la posibilidad de ponerse la Azul y Blanco?

“Yo estoy motivado. He tenido contacto con Amarini y hemos hablado de la papelería, me ha preguntado si tengo ganas de ponerme la camisola. Para mí sería un sueño y sería un honor y un placer vestir la camisola de Guatemala por todo lo que he vivido, por todos los años, porque le tengo aprecio. Obviamente, si me invitan a ser parte del proyecto lo haría con mucho gusto y con ganas de aportar”.

¿Cómo ha sido la relación con el técnico Amarini Villatoro?

“Me llamó hace un par de semanas para preguntarme si yo estaba dispuesto a ir a la Selección, dependiendo de cómo estaba la papelería. Hicimos énfasis en la papelería, quería saber lo de la inscripción de la residencia permanente, para que los abogados estuvieran atentos. Si todo marcha bien y paso por buen momento siento que vamos a ir para adelante. Tengo que demostrar adentro del campo que ando bien, que paso por buen momento y en eso tengo que enfocarme para que me puedan tomar en cuenta”.

¿Qué representa Guatemala para usted?

“Es mi segunda casa porque yo he vivido muchos años acá, tengo dos hijas guatemaltecas, he mantenido toda mi carrera acá. Representa muchísimo, por eso cuando me preguntas si me gustaría jugar con la Selección, yo te lo digo: la representaría una y mil veces más. Si se viene lo de la Selección sería un placer y un honor”.

¿Cuándo llegó a Guatemala imaginó tener la posibilidad de jugar con Guatemala?

“No, nunca lo imaginé. Yo venía a hacer un buen torneo, cumplir con el contrato y regresar, porque yo no conocía nada, pero el fútbol me lo dio todo acá. Fueron pasando los meses, los años y me fue bien. A mi edad de 35 años y con el buen momento, todavía me sigo ilusionando como cuando tenía 18 o 20 años. Estoy motivado y trabajo igual. Nunca imaginé que estaría tantos años en Guatemala, Dios me preparó para algo y me puso en este país tan hermoso”.