Gustavo Leal revela cómo fue trabajar con André Jardine, su rival en Semifinales

play
¿Cuáles fueron las claves del triunfo del Atlético de San Luis ante Rayados? (1:53)

Mario Carrillo expone los argumentos por los cuáles el cuadro potosino pudo imponerse en los cuartos de final. (1:53)

El técnico de Atlético de San Luis repasa su historia a lado de Jardine, sus inicios e inspiraciones en una conversación en confianza con ESPN


El mercado de América Latina aún es un terreno por explorar para los entrenadores brasileños, quienes poco a poco comienzan a destacar después de trabajos exitosos en Brasil, como los casos recientes de Tiago Nunes en Perú y André Jardine en México.

Sin embargo, Gustavo Leal es un caso diferente. Después de haber sido asistente de Jardine en la selección brasileña olímpica y en el Atlético de San Luis, el entrenador comienza a dar sus primeros pasos en México, sucediendo a su antiguo compañero y emulando éxitos en su primer año.

"Ya había estado planeando en mi mente esta transición de asistente a entrenador por un tiempo. Y creo que no había una oportunidad mejor para que esto sucediera que lo que ocurrió aquí. Por varias razones, por el carácter y nobleza del grupo de jugadores que tenemos aquí, por el hecho de que la directiva ya me conocía y yo conocía a la directiva, y por el hecho de dar continuidad al trabajo de André, que después de todo también era mi trabajo", dijo a ESPN.

Este miércoles, Atlético San Luis se enfrentará al América en las Semifinales del Apertura 2023. Los Potosinos eliminaron a Rayados en Cuartos de Final y los aficionados sueñan con ver al equipo disputar su primera final de Liga MX.

"Nos propusimos superar los años anteriores. En algunos aspectos lo logramos durante el torneo regular. Fue el mejor torneo regular en la historia del club. Terminar en séptimo lugar nunca había sucedido antes. Marcar la cantidad de goles que marcamos tampoco había sucedido anteriormente", afirmó.

"Así que es algo en lo que hemos trabajado mucho, principalmente con los jugadores. Es un grupo que ha logrado algunos logros importantes, pero sin duda el logro más importante está por venir", agregó.

La experiencia con André Jardine

Habiendo trabajado previamente en clubes pequeños de Río de Janeiro y en las categorías juveniles del Fluminense, Gustavo Leal llegó a la élite profesional siendo asistente de André Jardine durante tres años y medio. Y, aunque soñaba con su oportunidad, logró aprender mucho con su colega.

"Tenía en mi cabeza que en algún momento de mi carrera, para completar mi desarrollo como entrenador, necesitaría trabajar como asistente con alguien con un poco más de experiencia para tener algunas visiones, intercambiar ideas sobre algunas cosas, madurar algunos pensamientos, presenciar algunas situaciones. Y siempre tuve en mente que tenía que ser un entrenador con el que estuviera de acuerdo en cuanto a las ideas de juego. Porque sería muy difícil trabajar con un entrenador donde pensáramos opuesto en eso", afirmó.

"Y André fue justamente ese entrenador con el que pudimos desarrollarnos juntos. Creo que de la misma manera que me desarrollé trabajando con él, él también se desarrolló, de alguna manera, trabajando conmigo. Fue una asociación muy exitosa, porque logramos clasificar para los Juegos Olímpicos, que no es fácil, ganar ese oro Olímpico, luego venir aquí y cambiar el estatus del club. Porque, como ya dije, hay un plan estructural, económico y todo", continuó.

"Pero sabemos que sin resultados las cosas no avanzan como deberían. Así que también logramos dar esos resultados que el proyecto necesitaba en ese momento y ahora en este momento es seguir apoyando a André en la esperanza de que llegue lejos en el América y continúe prosperando en su carrera, y nosotros intentaremos superar las marcas que él dejó aquí", dijo.

'Lealismo' o 'Tavoneta': ¿Qué piensa Gustavo Leal sobre el juego?

Aunque está dando sus primeros pasos en su carrera, Gustavo deja claro su pensamiento sobre el futbol: quiere equipos ofensivos que muestren cariño por el balón. "Todos los que trabajan en el futbol, ya sea como periodista, entrenador, cuerpo técnico, jugador, todos los que eligen trabajar en el futbol, tienen una pasión por el futbol. Pero antes de la pasión por el futbol viene la pasión por el balón".

"Juegas solo en casa. Primero ganas un balón, empiezas a jugar solo, juegas con la pared, driblas la silla. Y luego descubres que puedes jugar contra otra persona, contra tu hermano, y luego juegas con tus amigos, luego empiezas a entender que hay un campeonato, y luego empiezas a entender que vale tres puntos, que si ganas este campeonato, te clasificas para el siguiente", continuó.

"Y ahí viene el futbol que conocemos hoy en día. Pero al principio, en la infancia, en la pureza del niño, la pasión es por el balón. Entonces, eso es algo que no he perdido. Y es algo que hago que mis jugadores recuerden todo el tiempo", añadió.

Siempre buscando proponer un juego y ser agresivo teniendo el balón, Leal construye su filosofía de juego, el 'Lealismo', como solemos llamarlo en Brasil, o la 'Tavoneta', como lo llaman en México, y no se conforma con resultados ajustados.

"Intentamos ser un equipo que propone el juego, que tiene posesión de balón, que intenta ser agresivo con y sin balón, que intenta mirar la portería todo el tiempo, que si estamos ganando 2-0 y podemos buscar el tercero, el cuarto, lo buscaremos en lugar de cerrarnos para mantener ese 2-0", señaló.

Y la afición mexicana 'compró su causa' desde el principio. "Veo a la afición orgullosa, veo a la afición agradecida. Veo una vez más algo que siempre digo: el discurso es muy bonito, la teoría acepta cualquier cosa, puedo escribir el mejor best-seller, pero la práctica es la que demuestra las cosas. Así que lo que dije, de gustar del juego ofensivo, de no gustar del 0-0, muchas veces aquí estábamos ganando un partido y mi cambio era de un centrocampista a un mediocampista, era de un mediocampista a otro delantero".

"Y veía que hacía eso pensando en nosotros, pensando en el equipo, y terminaban los partidos y pensaba: 'chico, puede ser que alguien me considere loco porque no cerramos el juego y estábamos ganando 2-0 fuera de casa'. Y empecé a ver que no, que la afición se alegraba con cada sustitución de este tipo que hacíamos, de sacar a un jugador defensivo y poner a otro atacante, de llevar al equipo hacia adelante. Ves que la afición se siente representada por eso. Porque, una vez más, creo que, después de todo, todos en algún momento fueron apasionados por el balón. Así que es lo que intento replicar y traer. Y es como me siento feliz trabajando. Si no fuera así, tal vez no estaría en esta función", agregó.

Desde Guardiola hasta Diniz, Leal comparte sus inspiraciones

Entre sus inspiraciones, Gustavo no oculta su admiración por entrenadores ofensivos como Pep Guardiola y Jürgen Klopp. Sin embargo, de fuera, un nombre llama la atención: Roberto De Zerbi.

"Para mí, lo que logra hacer con el Brighton hoy en día, que no es el equipo con el presupuesto más grande de la Liga, los resultados que logra con su equipo, eso es algo que también me llama la atención. No solo los entrenadores que son campeones, sino los entrenadores que pueden llevar a sus equipos más allá de las expectativas del sentido común. Especialmente De Zerbi. Y porque veo que nuestras ideas de juego son similares, especialmente en las salidas bajo presión", evaluó.

Entre los brasileños, además de André Jardine, con quien trabajó en dos entornos diferentes, Leal también muestra admiración por su amigo Fernando Diniz, compañero de clase en los cursos de formación de la CBF junto a Wagner Bertelli, uno de los asistentes del entrenador del Fluminense.

"La primera vez que nos conocimos, yo trabajaba en el sub-20 del Fluminense y fue justo cuando Diniz fue contratado. Pero, por increíble que parezca, fue un momento en el que tuvimos menos contacto, y terminamos teniendo más contacto después, a lo largo de estos años. Y la última licencia de la CBF la hicimos mientras los dos estaban sin club, y creo que fue donde ocurrieron las interacciones más grandes. Y hoy, Diniz es un amigo con el que hablo con frecuencia, es alguien a quien me propuse no pasar más de un año sin tener un encuentro presencial con él, porque la última vez estuvimos en un almuerzo que debe haber durado casi tres horas", recordó.

"Es alguien que para mí sirve como inspiración en muchos aspectos, la forma en que ve las cosas, la carrera que tuvo, los obstáculos que tuvo en su carrera, tanto como jugador como entrenador, lo hicieron ser la personalidad que es ahora, la forma en que ve muchas otras cosas. Diniz es alguien que a menudo entras en una conversación con él teniendo absoluta certeza sobre algunos temas y sales con la cabeza llena de dudas. Pero eso te enriquece, porque te hace reflexionar, te hace cuestionar. Así que, en realidad, hoy en día, Diniz es alguien a quien admiro en muchos aspectos diferentes y uno de los principales es lo que puede extraer de los jugadores", concluyó.