Manual para explicar el extraño caso del futbol mexicano

La Liga MX vive casos atípicos, como el que se presentó el martes con Lobos BUAP y FC Juárez ESPN

El futbol mexicano vivió este martes un nuevo capítulo que quizá cueste trabajo explicarle a alguien que no tiene un conocimiento siquiera superficial de lo que ocurre en la Liga MX con el "intercambio" de franquicias que vivieron FC Juárez y Lobos BUAP ya que los fronterizos serán el nuevo invitado al máximo circuito pese a no ganar el derecho en la cancha y los poblanos perdieron la categoría, pero no en la cancha como les ocurrió hace un año.

Sin embargo, por extraño que parezca, esto es sólo uno de los temas bizarros que se viven en el balompié azteca y a continuación, en ESPN Digital, recordamos otros que difícilmente se experimentan en otros países y aquí son un tema regular:

1) Cambio constante de franquicias

Lo que ocurrió con Bravos y Lobos es muy común en el futbol mexicano.

Hace apenas unos años los Gallos Blancos habían descendido, pero "milagrosamente" continuaron en el máximo circuito al adquirir la franquicia de Jaguares e inclusive integraron un color del equipo original (naranja) a su escudo, pero Chiapas tampoco se quedó sin futbol de la primera división ya que a su vez compraron un cuadro de San Luis Potosí y finalmente fue ese estado el que ya no tuvo a nadie en la principal categoría.

Otro caso similar es el que experimentaron en La Piedad, Michoacán. Los Reboceros, que ya tienen un nombre en el futbol mexicano, consiguieron su ascenso pero nunca jugaron en la primera división ya que su dueño, Fidel Kuri, decidió llevárselos a Veracruz, una plaza también muy futbolera, pero que ha sufrido múltiples descensos.

En Guanajuato también recuerdan un pasaje por el mismo tono con el Atlético Celaya. Los Toros, que inclusive disputaron una final ante Necaxa, vieron como su dueño, el capitán Alejandro Rodríguez, se los llevó a Morelos para convertirlos en los Colibríes, quienes apenas estuvieron seis meses en el Mariano Matamoros de Xochitepec ya que perdieron la categoría y no se supo más de ellos.

También existen casos como los de Indios de Juárez, Estudiantes Tecos y otros que nunca pisaron la liga de ascenso ya que desaparecieron.

2) Comprar permanencia

Enrique Bonilla indicó recientemente que la Liga MX volvería a ser de 20 equipos y para ello se requerían una serie de movimientos a mediano plazo para cumplir con la medida, por lo que optaron con "vender plazas" en 120 millones de pesos.

Las franquicias de Lobos BUAP, en el Clausura 2018, y Veracruz, en el Clausura 2019, activaron la cláusula para permanecer en la primera división con el pago que se estableció desde un principio pese a que los jarochos también exhibían otro tipo de controversias que le pidieron resolver.

El Apertura 2019 finalmente tendrá 19 contendientes ya que Atlético San Luis obtuvo su lugar deportivamente, Veracruz pagó y Juárez "intercambió franquicia" con Lobos BUAP.

3) Pago de 120 millones al equipo que gana el ascenso

Los Cafetaleros de Tapachula brillaron en la cancha, se coronaron y si bien presumen el trofeo del ascenso en las vitrinas, pasaron a la historia como el equipo que no llegó a la Liga MX y se "conformó" con un millonario pago ya que no cumplía con las condiciones para jugar en la primera división.

Tras los problemas que experimentaban ciertos conjuntos para pagar a sus jugadores, en las instalaciones o en diversos temas, decidieron endurecer el reglamento para no vivir casos como el de aquel Puebla y Chiapas de los hermanos López Chargoy.

Fue entonces cuando decidieron "premiar" con dinero al que lograra el ascenso, pero no cumpliera con algunos requisitos previamente establecidos.

4) Cuaderno de cargos

El Clausura 2019 en la Liga de Ascenso sólo tenía a seis de 15 equipos con aspiraciones reales de llegar a la Primera División ya que el resto no cumplía con ciertos detalles como, por ejemplo, capacidad en sus estadios.

El Estadio Municipal de Ipurúa, casa del Eibar en la liga española, tiene un aforo de apenas 7,083 personas y al menos una vez al año reciben a equipos como el Barcelona o al Real Madrid.

En México se exigía al menos tener un aforo para 20,000 aficionados, lo que contrasta totalmente con equipos del primer mundo y de las ligas más poderosas.

Ese sólo era uno de los puntos que debían cumplir los equipos de la división de plata en la nación azteca antes de tener derecho a ascender.

5) "Extranjeros" en el futbol mexicano

Para la Liga MX no existen los extranjeros. De acuerdo al reglamento de competencia, un jugador puede ser considerado “Formado en México” o “No formado en México”. Si un elemento foráneo debuta antes de los 18 años en el país, se le podrá considerar como “Formado en México”.

Cada club posee el derecho de tener 12 jugadores “no formados en México”, pero únicamente pueden jugar nueve de estos hombres en cada encuentro y el resto deberá ir a la tribuna.

6) El jugador finalmente es libre

El "pacto de caballeros" fue un tema con el que tuvieron que lidiar los jugadores durante muchos años en el futbol mexicano.

Los futbolistas no podían enfundarse con un nuevo uniforme hasta que el equipo que lo adquiría pagara una cantidad "por formación" al conjunto anterior y también estaban bloqueados aunque ya no tuvieran contrato.

Inclusive hubo casos con los que regresaban de Europa y aún así la escuadra que lo repatriaba debía entregar una cantidad a la franquicia que había logrado colocarlo en el Viejo Continente.

En otras ligas del mundo, los futbolistas pueden empezar a negociar desde seis meses antes que termine su contrato y en México, aún siendo libres, no tenían ese derecho que finalmente se pudo erradicar.

7) Minutos para menores

Los equipos están obligados a utilizar a jugadores mexicanos menores de 20 años y 11 meses a lo largo del semestre. En total, cada club deberá alinear mil minutos a estos elementos y en caso de no cumplirlo pueden perder tres puntos como sanción.

Pese a esta regla, los directores técnicos están divididos, pues algunos están a favor de darle oportunidad a los juveniles, mientras que otros tantos se han quejado de manera amarga, ya que prefieren apostar a jugadores extranjeros o experimentados nacionales.

8) Multipropiedad

Unas temporadas atrás se había establecido que nadie podía poseer más de un equipo en la Liga MX para acabar con especulaciones como el arreglo de partidos, favoritismos, entre otros, pero finalmente se ha dado paso atrás e inclusive esto se ha incrementado.

Grupo Orlegi ahora controla el destino de Atlas y Santos, Grupo Pachuca tiene en sus manos a León y los Tuzos, al tiempo que Grupo Caliente posee a Xolos y Dorados, aunque este último se encuentra en el ascenso.

9) Copa con grupos (sin eliminación directa)

Tras varios años en el olvido, la Copa MX resurgió recientemente, pero lo hizo con un modelo diferente al que suele verse en otros países.

La Liga MX optó por dividirla en dos torneos (Apertura y Clausura), pero no sólo eso, sino que también debe disputarse una fase de grupos antes de pasar a la ronda de eliminación directa, contrario a lo que ocurre en otras latitudes en las que se juega una sola edición y son puros choques a un partido en los que inclusive se integran equipos hasta de la tercera división.

A partir del 2019 solo habrá una edición, pero solo la jugarán algunos conjuntos de la Liga MX y los del ascenso ya que otros estarán en torneos internacionales.

10) Cuatro puntos para el triunfo como visitante

El futbol mexicano sigue experimentando en divisiones inferiores y muestra de ello es lo que vivirá el Ascenso MX a partir del Apertura 2019.

No sólo serán 14 equipos en lugar de 15 tras la decisión de 'congelar' la franquicia de Lobos BUAP, sino que también será la primera ocasión que conjunto que gane como visitante obtendrá cuatro puntos y no tres como ocurre regularmente.