Sebastián Fassi ve menos complicado pelear titularidad a Malagón que a Cota

MÉXICO -- En algún momento de su carrera, el portero Sebastián Fassi pudo haberse ido a jugar a Argentina, pero siempre antepuso el futbol mexicano, empezando porque "soy mexicano, soy chilango, siempre lo digo". Hoy más que nunca no se arrepiente de su decisión, aunque fue larga la espera de dar el salto de las divisiones inferiores a la Liga MX.

Después de seis meses en León es contratado por Necaxa y tiene la oportunidad de pelear por la titularidad en el Apertura 2020, a la par del ex arquero de Monarcas, Luis Malagón. Los dos acaban de ser contratados, llegan de fuera, y empiezan desde cero.

Sebastián Fassi afirma a ESPN Digital que esta oportunidad "me llega en el mejor momento de mi carrera, de mi vida y la asumo con muchísima responsabilidad porque Necaxa está apostando por mí y por otro gran arquero como Luis Malagón".

Sin rodeos dijo que no será fácil competirle Luis Malagón, portero de Selección Nacional que lleva varios partidos en Primera División, "tiene esa ventaja", pero considera que "es más accesible la posibilidad de jugar", ya que quien fue titular [Hugo González] se fue, el segundo [Yosgart Gutiérrez] se retiró y en su caso, Rodolfo Cota, "es un monstruo de la portería", se quedó en León.

"Es distinto competirle a un chico de 23 años que como yo venimos arrancando, que pelearle a un campeón del futbol mexicano, seleccionado nacional como Cota. Hay un poco más de opción, pero igualmente complicado conseguirlo".

VALORA SU TRAYECTORIA AL EMPEZAR DE ABAJO

Sabe lo que quiere a sus 27 años y dice que como guardameta está en la mejorar edad para seguir desarrollándose, al margen de que le queda mucho camino por delante.

Afirma que tuve dos años y medio muy buenos en la Liga de Ascenso, con Mineros de Zacatecas, labor que le abrió las puertas de los panzas verdes, más allá de no haber podido debutar, y hoy su ilusión es hacerlo con los Rayos.

Sebastián Fassi llega a Aguascalientes a préstamo por un año y con opción de compra. Su carta es de Pachuca, pero eso no le interesa por ahora, sino "tratar de hacerle lo más difícil posible la decisión a Poncho [Sosa, el entrenador]" con trabajo a todo lo que da e iniciar como titular el Apertura 2020.

Al volver la vista atrás, Sebastián Fassi valora más su formación, el haberse iniciado desde las categorías inferiores, el sumar más de 60 partidos en la Liga de Ascenso, "una división muy complicada que me hizo crecer bastante. Quedé bicampeón en la Segunda Premier y conseguí un ascenso invicto. Tuve actuaciones en curva ascendente".

Considera que ese camino andado debe servirle mucho para despegar en Necaxa. "Dejaré cuerpo y alma para que así suceda y después la decisión de quién juegue será del cuerpo técnico. Y si me toca esperar y ver el juego desde afuera, también lo haré, deseándole al que le toque jugar siempre lo mejor".

EL FUTBOL MEXICANO, POR ENCIMA DEL ARGENTINO EN CUANDO A ORGANIZACIÓN

Cuando se le preguntó si en algún momento le ha pesado el apellido de su papá, Andrés Fassi, respondió que siempre supo cómo manejar el apellido, aunque "cuando más chico me afectaba un poco escuchar lo que se decía y hoy los tomo de quien viene; pero sé que lo poco que he alcanzado ha sido por mí".

En cuanto a no haber ido a jugar a Argentina, tierra de sus padres, es directo: "Nunca me llamó la atención jugar allá y sí en México. Soy mexicano. Soy muy feliz en este país. Amo México y hoy en día el futbol mexicano está por encima del argentino en muchísimos aspectos. A menos que saliera una oferta muy, muy buena, no pensaría irme a Argentina. Aquí estoy muy cómodo".

Agregó que "es mejor la organización de la liga mexicana, los equipos, la infraestructura. Aquí hay clubes con mucha seriedad. Allá se manejan de otra manera, no son sociedades anónimas, son mandatos; hay clubes en la ruina, quebradas, canchas horribles, estructuras de fuerzas básicas tremendamente dañadas. Claro que la calidad de jugadores en Argentina es excepcional, creo que es el país que más exporta futbolistas. El nivel de Argentina es tremendo, no así su organización".