Puebla: El caballo negro se avizora tras los volcanes

play
Rumbo a la Liguilla ¿quiénes son los favoritos para formar las llaves? (3:54)

Jorge Pietrasanta da sus pronósticos para el repechaje y nos dice quiénes, para él, llegan a la Fiesta Grande del futbol mexicano. (3:54)

Qué grata sorpresa nos ha regalado el equipo de la Heroica Puebla de Zaragoza. Su fútbol sin rodeos, atractivo y vertical ha venido a desempolvar gratos recuerdos

El Clausura Guardianes 2021 de la Liga MX está por conocer a sus últimos invitados a la Liguilla por el título. Este fin de semana esperamos a los cuatro equipos restantes que se sumarán a aquellos que consiguieron su boleto directo a los Cuartos de Final. Cruz Azul, América, Puebla y Monterrey, impacientes y a la distancia, verán la Reclasificación velando sus armas para intentar ratificar en la fase más importante del campeonato el buen trabajo que desempeñaron en las 17 jornadas precedentes.

Qué grata sorpresa nos ha regalado el equipo de la Heroica Puebla de Zaragoza. Su fútbol sin rodeos, atractivo y vertical ha venido a desempolvar los gratos recuerdos que en otras épocas nos dejaron grandes generaciones de futbolistas que vistieron los colores de esta emblemática camiseta del fútbol mexicano que, dicho sea de paso, en los últimos años no ha brillado como su afición anhela y merece.

Desde aquella Franja dirigida por José Luis Sánchez Solá, que se quedó a un paso de disputar la final del Torneo Clausura 2009, no habíamos vuelto a ver un equipo con tanta garra y pasión que luego de lo demostrado en la fase regular del presente campeonato, está llamado a convertirse en el Caballo Negro de la Liguilla.

Recuerdo bien que los entonces “Chelis Boys” eran fiel reflejo de la personalidad de su entrenador: contestatarios, audaces, decididos y sumamente combativos. Tuve la fortuna de transmitir varios de sus partidos en el “viejo” estadio Cuauhtémoc y era notorio que en los aficionados se percibía una marcada alegría y un renovado optimismo que nada tenían que ver con la desolación y tristeza que inundaron las tribunas de ese templo deportivo doblemente mundialista durante los aciagos años que tuvieron que soportar en la extinta Primera División “A”. En la semifinal de aquel campeonato, un gol en el último suspiro de Darío Verón, el mítico defensa central paraguayo de Pumas, impidió a los poblanos pelear por un título que no han vuelto a ganar desde 1990.

Doce años después de ese pundonoroso equipo, nos encontramos hoy con otros enfranjados que a lo largo del primer torneo del 2021 han logrado demostrar, amén de cosechar buenos números, que están para pelearle al tú por tú y a cualquiera que se le ponga enfrente, el trofeo de campeón. Terceros en la tabla general al término de la fase regular, producto de siete triunfos, siete empates y sólo tres derrotas, los otrora llamados Ejecutivos se constituyeron como la segunda mejor ofensiva de la Liga (empatados con el León) y una de las mejores defensas con 14 goles recibidos, menos de uno por partido. Si bien es cierto que quedaron muy lejos de Cruz Azul y América, lograron apoderarse de una inesperada posición merced a que solamente perdieron un partido de sus últimos ¡12 encuentros disputados!, es decir, casi dos tercios de toda la campaña.

Si bien es cierto que éste Puebla ya arrastraba una inercia positiva desde el torneo anterior, en el que bajo las órdenes de Juan Máximo Reynoso accedió hasta los Cuartos de Final del Guardianes Apertura 2020 en donde cayó apretadamente por un global de 3-2 ante el equipo que a la postre se consagraría Campeón, la Fiera del León, la salida del ahora estratega de la Máquina Cementera no presagiaba un panorama alentador para los de la Angelópolis.

Si a esto le agregamos que la Franja poco después decidió contratar a un entrenador argentino, completamente desconocido en el balompié mexicano, de tan sólo 36 años de edad, sin haber sido futbolista profesional y que su carrera en el banquillo había iniciado como auxiliar en un equipo y en una liga muy modestos como el Deportivo Anzoátegui de Venezuela, nadie en su sano juicio creyó que el Puebla se convertiría en protagonista del Guardianes Clausura 2021 y que el proyecto de Nicolás Ricardo Larcamón iba a igualar y mucho menos superar los números que obtuvo Reynoso, como tan rápida e inesperadamente está sucediendo.

No me queda claro si su vertiginosa y posterior trayectoria en el fútbol chileno con el Antofagasta, Huachipato y Curicó Unido haya sido lo suficientemente deslumbrante como para que la Directiva que encabeza Manuel Jiménez se haya atrevido a contratar a un técnico de estas características, quien tampoco puede presumir un título que hubiera justificado su llegada a México. Sin embargo, lo que sí me resulta evidente es que hay un personaje que tuvo mucho que ver en esta brava decisión: Carlos Poblete, figura histórica de la institución y actualmente su Director Deportivo. Por el amor que, convencido estoy, ha sentido, siente y sentirá por estos colores, el “Búfalo” se habrá asegurado firmemente en confiar en alguien tan joven y con escasos logros en su carrera pero que ahora tiene la altísima responsabilidad de llevar a este equipo al sitio que le corresponde.

Sin embargo y ante los hechos, Larcamón, fanático de Marcelo Bielsa, parece ser el entrenador que el Puebla FC, que por cierto este 7 de mayo cumplió 77 años de existencia, necesita para emerger y reverdecer laureles como actualmente lo pretende. Serio, equilibrado, seguro de sí mismo y de sus ideas, y profundamente conocedor de la naturaleza de sus dirigidos a pesar de nunca haberse calzado los botines como ellos lo hacen, como otros técnicos que tampoco fueron profesionales del balón tales como José Mourinho y su pupilo Pedro Caixinha pero que no fue un requisito para que fueran campeones, el nacido en Buenos Aires está listo para vivir su primera Liguilla en México. Sus jugadores se identifican con él y él con ellos. Las grandes actuaciones del veterano arquero paraguayo Antony Silva, de quien se dudaba podía llenar el hueco dejado por Nicolás Vikonis; de la revelación de la Liga, el goleador méxico-peruano Santiago Ormeño y de un grupo de talentosos futbolistas como Omar Fernández, Daniel “Fideo” Álvarez, Christian Tabó, Amaury Escoto y George Corral, entre otros, es fiel reflejo de ello.

Por esta razón, tengan cuidado, mucho cuidado con la Franja de Nicolás Larcamón que quiere festejar su cumpleaños de la doble alcayata con una actuación histórica en la ya inminente Fiesta Grande del Fútbol Mexicano. El Caballo Negro se avizora tras el Popocatépetl y el Iztaccíhuatl.