Diego Campillo: Los refuerzos de Chivas estamos en el Tapatío

Para el jugador del Tapatío, el Rebaño Sagrado solo tiene que voltear al equipo de Expansión para reforzarse.

Chivas realiza su pretemporada con varios rostros jóvenes. Uno de ellos, y quizá de los más destacados por su trabajo en fuerzas básicas, es Diego Campillo. El defensa central de apenas 19 años de edad, considera que los refuerzos para el Guadalajara están, igual que en su caso, en el Tapatío de la Liga de Expansión, y que es ahí donde la directiva debe poner su mirada.

“Estoy motivado porque sé que con lo que he hecho en el Tapatío, ahora se están viendo resultados de lo que se trabajó este año. Pero para eso está el Tapatío, para que no volteen a ver afuera. Nos tocó a nosotros venir, pero lo que buscan de refuerzos está en el Tapatío, todos tenemos nivel para estar acá. Nos tocó a nosotros pero en cualquier momento el ‘Profe’ puede ver ahí a los compañeros”, dijo el oriundo de Durango.

Justamente en la posición de defensa central, el Rebaño Sagrado se ha visto débil en los últimos meses, especialmente por las lesiones de Hiram Mier y la baja de juego de elementos como Gilberto Sepúlveda y Antonio Briseño. Campillo sabe que es joven, pero quiere mostrar que sus cualidades están a la altura del chiverío.

“Tengo buena lectura, buena salida, pienso, y buen juego aéreo. Y lo que voy a dar aquí es lo que sé, no querer hacer de más, sino aprender y buscar la oportunidad”, agregó.

De delantero a defensa central

Cuando Diego Campillo llegó a Guadalajara tras visorías, se desempeñaba como un centro delantero. Sin embargo, poco a poco los entrenadores de fuerzas básicas le fueron retrasando en el terreno de juego, pasando de hacer goles a evitarlos.

“Yo empecé como delantero, llego a Chivas y ellos me vieron posición de enganche y el primer año casi no juego. Me hacen (volante) mixto, un pasito para atrás, después de contención en Tercera División. A medio torneo, por lo alto y las cualidades me hacen central con otro paso para atrás. Ya tengo cuatro años de central y me he adaptado bien”, recuerda Campillo, quien jugó 16 partidos como titular con el Tapatío en el último torneo.

La idea de ser defensivo no le gustaba mucho al duranguense, aunque poco a poco se adaptó y le tomó cariño a la posición.

“Nunca lo imaginé. Porque a mí me gustaba meter goles, lo mío no era defender pero uno se adapta para jugar. Duré como un año que no me gustaba la posición. Es totalmente diferente. Un año que no quería o no sabía, pero me enseñaron y pues si iba a jugar ahí, no había de otra”, sentenció.