Pumas, la nueva 'cantera' de Tigres... pero, ¿ha sido un buen negocio?

play
Faitelson: 'Pumas deja ir a un jugador que le cayó del cielo y que podía haber aprovechado más' (1:57)

El análisis entre David Faitelson y 'El Chelís' sobre la salida de Vigón del cuadro de los Pumas para reforzar a los Tigres. (1:57)

El fichaje de Juan Pablo Vigón de Pumas a Tigres se suma a la tendencia que desde hace varios años lleva a varios jugadores de la UNAM a buscar mejores condiciones salariales y deportivas en el Norte, tanto que podría considerarse al equipo del Pedregal como ‘cantera’ de la UANL.

No parece coincidencia que Pumas lleve 10 años sin ganar un título, mientras los Tigres ganaron cinco de Liga en ese mismo periodo, incluida una Final directa en el Apertura 2015, la primera temporada de Andre-Pierre Gignac en México. Y posiblemente una clave para esa conexión puede ser el técnico Ricardo Ferretti, quien vivió dos etapas con la UNAM y tres con la UANL. La primera con Pumas inició hace 30 años exactamente, tras la conquista del título de la temporada 1990-91 con el Tucazo en la Final ante el América. El Tuca siguió ahí hasta 1996 y, tras dirigir a Chivas hasta el 2000, llegó por primera vez a Tigres, en el Invierno 2000.

Ferretti dirigió a Tigres hasta el Verano 2003, pero volvió para su segunda etapa en el Clausura 2006, sin mucha fortuna. En el Apertura 2006 llegó para su segunda etapa en Pumas y fuer campeón en el Apertura 2009, dejando la institución un año después.

El Tuca llegó entonces para su tercera etapa con Tigres en el Clausura 2010, que duró más de 10 años, pero fue la relación más exitosa del futbol mexicano, con cinco títulos de Liga.

Evidentemente, en esa tercera etapa con el Tuca, Tigres buscó reforzarse constantemente, pero los Pumas fueron uno de sus principales clientes para contratar jugadores, hasta el caso más reciente de Vigón.

Los movimientos entre Pumas y Tigres se remontan al año 2000, con jugadores como Jesús Olalde, Jaime Lozano, Antonio Sancho, Claudio Suárez, David Toledo, entre otros.

Pero los casos más recientes son los que llaman la atención, pues Pumas dejó ir a jugadores que se convirtieron rápidamente en referentes y los dejó ir a Tigres, pensando más en el beneficio económico que en el deportivo.

Ismael Sosa fue uno de esos casos. Fue protagonista en la temporada en que llegaron a la Final del Apertura 2015 que perdieron ante Tigres. Fue entonces que se decidió venderlo al poderoso equipo norteño. Sosa costó 9 millones de dólares.

¿El costo real? En el Apertura 2016 Tigres humilló a los Pumas en cuartos de final, con un global 7-2, con Sosa como protagonista en el partido y en esa Liguilla en la que ganaron otro título.

El otro caso notable fue Carlos González, quien se ganó rápidamente un lugar de indiscutible con Pumas en el torneo Apertura Guard1anes 2020, al ser fundamental en el equipo que perdió la Final ante León, pero tras ese fracaso, los del Pedregal decidieron venderlo… A Tigres, dejando ir una importante cuota de goles. González dejó 5.3 millones de dólares a Pumas.

Y el tercer caso es el de Vigón, el héroe que metió a Pumas en la Final contra León tras marcar el insólito 4-0 que dejó fuera a Cruz Azul en Ciudad Universitaria. Vigón, en poco tiempo, se había ganado el gafete de capitán y referente en el vestuario de Pumas, pero una vez más, pudo más el interés económico y se fue vendido a los Tigres. Su costo, de acuerdo con Transfermarkt, es de 2.5 millones de dólares. 18.5 millones de dólares por las tres transferencias, hasta ahora, sin resultados deportivos para Pumas.