Nunca dejó de ser el 'Piojo'

play
¿A qué se debe la eliminación de Tigres? (1:40)

Álvaro Morales considera que la falla del delantero paraguayo, Carlos González, sentenció el pase a la Gran Final. (1:40)

Las personas somos como somos y a mayor edad, nuestras formas se acentúan. Ayer le dio vida al rival y la consecuencia fue la derrota

Estos insectos por lo general son de color blanco. En edad adulta se tornan más obscuros, llegando al marrón claro. Su principal cualidad es que se mueven rápido y van dejando sus huevecillos llamados liendres. Nada más parecido a la descripción que me da Google, que el accionar del equipo y de sus desiciones que tomó en las semifinales: rápidas y dejando una huella, una repercusión en las mismas, una para bien y la de ayer en la noche para mal.

En el primer juego, no dejó salir al rival, no le permitió poner en práctica su ataque y lo limitó a sacar pelotas de su área, metiendo a Mena y a Fernández de doble lateral. Cuando el juego llegaba a la recta final sin tener el marcador a su favor, como todo un 'PIOJO', se movió rápido y puso más atacantes en González y Thauvin, dejando sus huevecillos ofensivos a su paso. El resultado llegó al minuto 90 y 95 logrando la ventaja de un gol para la vuelta.

En el partido de vuelta, también se movió rápido y con huevecillos, pero en plan negativo para sus objetivos. Dejó jugar al rival, no lo apretó y el León fue creciendo en el transcurso del juego. Nunca dejó ser 'PIOJO' y dada su ventaja, se mueve otra vez rápido y al minuto 62 quiere cerrar el juego por el gol de ventaja que tenía. Saca a Quiñones y a Vigón y pone en la cancha al juvenil Ayala y al defensor Dueñas.

Los huevecillos que se dieron por su actuar rápido y esta vez, equivocado, no se hicieron esperar. Atajadas de su portero salvadoras al minuto 82 y el gol que los elimina al 84. Dos formas de moverse y dejar consecuencias inmediatas totalmente diferentes en escasos 3 días, de un entrenador con mucha experiencia en liguillas.

Si el pasado miércoles no se mueve desde el plan inicial, seguido por los cambios al final del juego, la ventaja no lo hubiera conseguido. El día de ayer, se movió igual de rápido, con un plan que le dio vida al rival y que fue a peor en los cambios.

El resultado, a 180 minutos, dictó la eliminación de Tigres. Las personas somos como somos y a mayor edad, nuestras formas se acentúan. El día de ayer, el 'PIOJO' fue más piojo que nunca; se movió rápido, en camino erróneo y los huevecillos, llamados liendres, tenían nombre: la derrota.