'Charly' Rodríguez y su curioso apodo que persiste en la familia

El hoy mediocampista de Cruz Azul tuvo como primer ídolo a Samuel Eto’o, y hasta la fecha, la familia lo recuerda

La infancia de Carlos Rodríguez estuvo marcada por Samuel Eto’o, su primer ídolo. En su infancia, ‘Charly’, cuando no jugaba con el balón, se sentaba en el sillón con su hermano Rubén a ver partidos del futbol de Europa, de donde tomó al exdelantero como su primer ídolo, incluso hasta la fecha, el nombre del camerunés aún persiste en la familia, sobre todo en el celular de Rubén, el padre del futbolista de Cruz Azul.

Cada que ‘Charly’ Rodríguez escribe o llama al teléfono de su papá, en la pantalla del celular aparece “Eto’o”, pues el señor Rubén tiene registrado así a su hijo en su lista de contactos, en referencia al primer futbolista que idolatró.

“Se da todo eso de que se transmiten los juegos de Europa, en la época de Messi, de Eto’o, de todos esos jugadores de Europa. Mi hijo (Rubén) se sentaba y Carlos a un lado de él, ahí pegado. Se sabía los nombres de los equipos”, rememora con emoción el padre de ’Charly’ Rodríguez.

“De hecho, en el celular así los tengo grabados, porque no se me olvida que cuando veían los partidos de Europa, mi hijo Rubén apoyaba mucho a Kaká, el brasileño, y el ‘Charly’ era muy fan, muy seguidor de Samuel Eto’o”.

El señor Rubén asegura que su hijo Carlos era goleador. Durante su desarrollo como futbolista jugó de enganche y fue cuando intentaba hacer en la cancha lo que veía de Andrés Iniesta y Xavi Hernández, quienes se convirtieron en sus nuevos ídolos.

“Después, más adelante, pues Carlos fue siguiendo, como él comenta, los pasos y las huellas de Iniesta y de Xavi, el tipo de juego de ellos se lo fue metiendo a la cabeza. Él jugaba siempre de ’10’, así como ahorita, suelto en el medio campo, pero sí era goleador porque cobraba todos los penales, los tiros libres, los tiros de esquina, entonces sí tenía buena cantidad de goles en las temporadas”.

En su presentación con Cruz Azul, ‘Charly’ Rodríguez perforó las redes de Tijuana con un remate de cabeza, al estilo de su ídolo de infancia, Samuel Eto’o, y una semana después, frente a FC Juárez, marcó de nueva cuenta.