De Paul: de la charla con Messi post Arabia Saudita a la arenga del Dibu Martínez antes de México

Rodrigo De Paul, volante de la Selección Argentina, recordó en "Campeones, un año después", la serie exclusiva de Star+, cómo vivió el plantel la derrota ante Arabia Saudita en el debut en el Mundial de Qatar 2022, cómo se repuso de ese golpe y la charla íntima que tuvo con el capitán y referente Lionel Messi.

El 22 de noviembre de 2022, Argentina hizo su estreno en la Copa del Mundo en el Grupo C y Messi abrió rápidamente el marcador con un tanto a los 10 minutos desde el punto penal. Sin embargo, el panorama se complicaría de forma sorpresiva en Lusail, con dos goles en 5' que resultaron en la remontada 2-1 para el conjunto saudí. Inesperadamente, el equipo de Lionel Scaloni no pudo hacer justicia a la chapa de candidato con la que había desembarcado en Qatar y perdió el partido inicial, que en la previa parecía el más fácil de su zona.

Después de ese revés durísimo, la Selección vivió días de angustia y preocupación, al tiempo que algunos referentes tuvieron un rol trascendental. De Paul, una de las caras más representativas del equipo, tuvo una conversación privada con el capitán y compartió cómo fue ese momento en el que se gestó la gran recuperación que llevó a Argentina a ser campeón del mundo.

La cachetada inesperada ante Arabia en el debut

"Fue durísimo. Fue muy duro ese día. Era el primer partido, había mucha alegría entre nosotros en Qatar cuando aterrizamos. Hay un video que está filmando por Otamendi creo, que estamos todos felices en el avión. Íbamos con mucha ilusión, para muchos era el primer Mundial. Y encima fue con Arabia que, sin desmerecerlo, creo que en líneas generales nosotros éramos muy superiores, éramos favoritos. Entonces fue un golpe muy duro. Para mí hubo dos días ahí que uno se pregunta todo el tiempo por qué está pasando esto. Pero nos tenían preparado algo mucho mejor", reveló el Motorcito sobre el adverso estreno mundialista.

Además, el oriundo de Sarandí ahondó en cómo manejó su relación con Tini en esos días, en los que su pareja fue atacada en redes sociales: "Después de la derrota ante Arabia yo la pasé mal, porque por algo que me había pasado a mí, que era perder el primer partido del Mundial, le estaban cayendo mucho a Tini, y ella se ponía mal. Para colmo yo no tenía la manera de protegerla más que adentro de una cancha. Y ella así y todo después de ese partido decidió viajar y estaba en la tribuna. Yo sabía que si no le ganábamos a México ella la iba a pasar mal ese día".

"Yo ya lo había hablado. Le había dicho que si faltando 10 minutos seguíamos empatando ella se fuera del estadio. Y uno dice '¿por qué?, ¿qué tiene que ver?'. Pero bueno, son cosas en las que, como sociedad, tenemos que mejorar. Direccionamos para un lado que no tiene mucho sentido, siempre buscando culpables", concluyó el surgido en Racing.

La "famosa" charla con Lionel Messi en la habitación

"Primero esa noche, que fue muy dura. Todo el día, en realidad. Nos costaba digerir lo que había pasado. Nada ayudaba, porque uno está ahí adentro, te hacés mucho la cabeza, tenés el teléfono. Y Scaloni decide al otro día, después de entrenar, en una práctica de mucho silencio, en la que no había joda, ni nada, darnos la tarde libre para ver a la familia, para cambiar la cabeza, porque al final todo seguía. Yo, de manera muy personal, decido no avisarles a mi vieja, a mis hermanos, a mis amigos, que tenía la tarde libre", reconoció el volante de 29 años.

Y se refirió a su charla con Leo Messi, en ese contexto de incertidumbre por el mal debut. "No dije nada y, cuando me subo al ascensor, estaba el Enano, y le pregunto qué hacía y me dice que prefería que no lo vieran los chicos, un poco para no mostrar esa cara. Y le dije "vamos para la pieza". Nos acostamos y yo escuchaba que él daba una vuelta para acá, otra para allá, yo lo mismo, entonces le digo: "¿No te podés dormir, no?". Me dice que no, y entonces le propongo hacer unos mates".

"Terminó siendo desde las dos de la tarde hasta la hora de la cena. Nosotros dos solos en la habitación. No había nadie, porque estaban todos con la familia. Y ahí sí, hubo mucha charla. Yo en general, a él y a mis compañeros, intento transmitir todo esto que decíamos. Y en esa conversación fue al revés: él me transmitió todo a mí. Hablamos de todos los panoramas posibles. Porque nosotros contra México, si empatábamos o perdíamos, nos volvíamos. A mí todas esas cosas me daban mucho miedo, ansiedad, nervios. Y lo noté con una seguridad bárbara. Si bien hablamos de todo lo que podía pasar, pero lo noté con mucha seguridad. Palabras más, palabras menos, me dijo que era nuestro Mundial, que iba a ir todo bien. Ahí no importó tanto lo que me dijo, sino cómo me lo dijo, cómo me transmitió el mensaje. Y bueno, ahí salimos a cenar y ya al otro día fue otra cosa. Cambió todo", remató sobre la conversación con el capitán

La intervención de Dibu en el micro y el punto de inflexión que fue México

En ese marco, De Paul recordó la actitud de Dibu Martínez en el micro, antes de enfrentar al conjunto dirigido por el Tata Martino en Lusail: "Nosotros siempre vamos en el micro con música, cantando. Y ese día fuimos sin cantar, solamente escuchando música. Teníamos mucha tensión. Cuando llegamos al estadio, el Dibu se para y empieza a cantar 'Para ser campeón, hoy hay que ganar...', y empezamos a cantar todos. Ahí nos descargamos. Y viste que hay un horario para entrar al estadio, porque están las cámaras y todo esperando. Entonces los de FIFA nos apuraban y nosotros no bajábamos del micro. Y cuando bajamos estábamos todos transpirados, de cantar a los gritos, de esa descarga".

Puntualmente sobre el partido, afirmó: "Muchas veces, lo que uno piensa no es tan fácil llevarlo a cabo, porque es un Mundial, y lo que nos estábamos jugando. Y en el primer tiempo las cosas no habían salido bien, todo lo contrario. Pero ese día el único que nos podía hacer ganar era el 10, y lo hizo. Otra vez más. Y después de ahí creo que el equipo fue una máquina, fuimos muy superiores a todos".

"¿Si Argentina demostró que estaba viva? Sí, porque a mí me dicen si el partido contra Croacia fue más fácil que ante Francia o Países Bajos. Y la realidad es que, durante el transcurso del partido, la comodidad era la misma en los tres partidos, fuimos siempre superiores. La diferencia es que con Croacia, el enano (Messi) la agarró en mitad de cancha, limpió a uno, e hicimos el 3-0, y contra Francia y Países Bajos nos descontaron en el minuto 80, pero en el recorrido fueron iguales los partidos. Fuimos muy superiores a todos".

La histórica final con Francia

"Cuando nos hacen los goles fue un golpe muy fuerte. Arranca el tiempo extra y yo estaba con lo de la pierna... no podía más. Estuve 20 días desgarrado cuando volví al Atlético. Haber salido en ese momento a los 102 minutos] fue duro, quería estar ahí, ayudar. Pero cuando hicimos el 3-2 dijimos 'ya está'. Con todo lo que vivimos nosotros y Francia ese día ya no tenés fuerza para que te lo vuelvan a empatar. Los dos equipos eran un orgullo para el mundo del futbol, dos Selecciones que se vaciaron, dieron hasta lo que no tenían", destacó sobre el partido disputado el 18 de diciembre en Lusail.

Y profundizó en el 3 a 3 del elenco galo y en la atajada de Emiliano Martínez ante Randal Kolo Muani sobre la hora, que no vio hasta dos o tres días después: "Ese gol fue durísimo, se te pasa por la cabeza perderlo. Gracias a Dios la atajada del Dibu no la veo porque estaba sentado con el hielo, la vi dos o tres días después, no lo podía creer. La jugada fue muy emblemática, la tapada va relacionada con el tiempo que iba, qué partido, en qué momento. Queda para la historia. Es en el momento justo, ni un minuto menos ni un minuto más. Creo que en ese momento nadie se dio cuenta de lo que había hecho".

El camino al título, la Copa y lo que significa ser campeones del mundo

"Fue un recorrido de cuatro años, un proceso en el que te vas preparando y el sueño era ser campeón y, para mí, al final del camino si lo lográs, es importante, pero lo más importante es cómo lo transcurrís. El camino de la Selección Argentina fue espectacular, fue perfecto, no tuvo una mancha: el camino que hicimos, con valores, no faltando el respeto, siendo ejemplo, fuimos a todos lados, ganamos, salimos campeones en el Maracaná, que era algo impensado, estuvimos encerrados 50 días, con hisopados, nadie se salteaba ni media línea, dijeron que en Europa estaban mejor que acá y nosotros no contestamos. Fuimos a Wembley, 3-0...el camino que recorrimos fue espectacular. Ahora ya está, ya hicimos todo, ahora sí hay que disfrutar", recordó, emocionado, una de las piezas clave de Scaloni.

Además, contó lo que siente al ver la Copa que ganaron en Qatar 2022: "Es hermosa, es espectacular, es pesada. Tiene mucha historia, cuando la agarrás la sentís. Imaginate que cada niño del planeta tierra tiene el sueño de tocar una Copa del Mundo y de repente pasás a ser parte de un grupo tan ínfimo que tiene la suerte de agarrarla, de tocarla y saber que nunca más salís de ese lugar. Hay cosas que pierden valor con los años, con esto pasás una línea que no te la saca más nadie".

"Después de ganarla y festejarla tuvimos un vuelo de vuelta bastante largo y no la dejábamos de tocar. Jugábamos a las cartas y la íbamos pasando. Ahora está en el predio y vas a buscar un pantalón a la utilería y la tocás. Y te sacás una foto todos los días. Te hipnotiza. No sé bien a qué se debe, pero querés estar todo el día cerca. Es la gloria. Tenemos la gloria eterna", completó el ex Valencia y Udinese.

Finalmente, De Paul contó que recuerda la gesta mundialista "todo el tiempo", ya que "está muy latente todo lo que pasó", y supone que "por lo menos estos tres años que quedan para el próximo (Mundial) va a seguir así". "Cuánto más grande es la ilusión, más duele el golpe al final. Entonces yo quería mantener la línea, el eje, para no sentir un golpe tan duro después. Sabía que vivir un Mundial, y para nosotros los argentinos, es mucha euforia y podía ser muy doloroso, pero claro que alguna vez soñé con ser campeón mundial", cerró una de las figuras de la Copa del Mundo.