Así era Mourinho en sus inicios dentro del vestuario y ésta fue su mayor frustración

La Roma de Mourinho intentará conquistar el título de la Conference League este miércoles y el partido lo podrás disfrutar por ESPN y Star+

Este miércoles, la Roma se enfrenta al Feyenoord en la gran final de la UEFA Conference League. El partido está programado a las 14:00 horas de la Ciudad de México y lo podrás disfrutar por ESPN y Star+.

Para ganar el torneo europeo, la plantilla italiana se apoya en la pericia del técnico José Mourinho, que presume de varias copas continentales en su palmarés: ganó la Champions League y la Copa de la UEFA con el Porto, conquistó otra Champions League con el Inter de Milán e incluso una Europa League con el Manchester United.

Las muchas victorias del 'Special One' en los torneos de la UEFA se deben a varios factores, como sus estrategias en el campo y los famosos juegos mentales en las conferencias de prensa previas al partido. El éxito de "Mou", también está directamente relacionado con varios jugadores decisivos que ha comandado a lo largo de los años.

Uno de los que más lo ayudó fue el delantero Derlei, que fue comandado por el técnico en União de Leiria y luego en Porto, siendo parte de la dinastía de José en el Estádio do Dragão.

En entrevista con ESPN, el exdelantero recordó sus período con 'Special One', que conquistaba rápidamente a los jugadores con su formación diferenciada y su actitud ganadora.

"Conocí a Mourinho en União de Leiria, en 2001. Desde el primer día formamos un vínculo muy lindo de respeto y amistad", recordó Derlei.

"Elfútbol portugués en esa época era muy físico, y el césped estaba pesado en invierno, porque llovía mucho. Cuando llegó, en la pretemporada hizo algo muy diferente. Desde el primer entrenamiento estuvimos con balón, incluso en la parte física. Esto era muy diferente a lo que todos estábamos acostumbrados. Pero con él, no tenía eso. Incluso hice algunos entrenamientos físicos sin balón, pero era raro. Y se veía en los ojos de los jugadores la alegría de trabajar con un entrenador que lo estaba revolucionando todo", recordó.

Derlei destaca que José Mourinho siempre creyó que sus ideas sobre el fútbol eran las correctas.

"Siempre estuvo muy tranquilo, pero cuando se trataba de trabajar, era muy serio. Mou estaba muy convencido de las cosas en las que creía y pensaba que era lo correcto para el equipo. Esta confianza en su trabajo es algo que él siempre transmitía a los jugadores. Y lo sentimos, lo ejecutamos y funcionó. Es un tipo que tiene el don de pasar las ideas con facilidad y naturalidad", explicó.

El gran trabajo de 'Special One' en su primera (y única) temporada en la União de Leiria despertó rápidamente la codicia de los gigantes de Portugal, que sabían que el era el próximo gran entrenador.

"A mitad de temporada en el Leiria, el Benfica lo contactó para ficharlo, pero él hizo algunas exigencias. Mou dijo que incluso se iría, siempre y cuando cambiaran a algunas personas del cuerpo técnico del club con las que no quería trabajar. Benfica se dejó pensar y tardó unos días. En esto, el Porto, que no lo estaba haciendo bien en la liga, se metió en las negociaciones y lo firmó. Fue una gran polémica en su momento", recordó.

'Él pasa este aire de arrogancia'

Al dejar União de Leiria para suceder a Octávio Machado en Porto, Mourinho envió un mensaje claro a sus jugadores.

"Cuando fue a despedirse de nosotros, dijo: 'Chicos, les diré algo... Si nuestro União de Leiria vistiera la camiseta de alguno de los grandes aquí en Portugal, seríamos campeones esta temporada. Pero, como estamos en Leiria, nunca nos dejarán ser campeones. Lamentablemente, no puedo llevarlos a todos al Porto... Pero a uno o dos me los llevo, pueden estar seguros'", reveló Derlei.

José cumplió su promesa: en la campaña 2002/03, su primera ventana de transferencias con los Dragones, el técnico fichó a tres jugadores de su ex equipo. Por poco más de 1 millón de euros compró a Derlei, su delantero de confianza, así como al lateral izquierdo Nuno Valente y al centrocampista defensivo Tiago, que se convertirían en piezas muy importantes en su proyecto con el Porto.

Al frente de los Dragones, Mou ganó dos Campeonatos de Portugal, pero se caracterizó especialmente por las grandes victorias en los torneos eliminatorios, especialmente los europeos.

Según Derlei, la actitud de 'Special One' antes de los juegos europeos, sin importar el rival, era contagiosa para los jugadores.

"Él siempre tuvo esa confianza de que sería un ganador. Hay incluso un aire de arrogancia para quien lo ve desde afuera, pero es pura confianza, y eso se lo transmite a los jugadores. Los futbolistas están motivados y luchan hasta el final por algo. La personalidad de Mourinho es única", elogió.

Uno de los enfrentamientos más memorables de la campaña por el título de la Copa de la UEFA 2002/03 fue contra el Panathinaikos, de Grecia, en los cuartos de final.

Los griegos consiguieron una inesperada victoria por 1-0 en el partido de ida, en el Estádio do Dragão, dejando al equipo de Mourinho en una situación incómoda. Derlei recuerda hasta el día de hoy cómo el entrenador logró revertir todo con juegos mentales.

"En cuartos perdimos 1-0 ante el Panathinaikos con un gol al final del partido. Disparamos un millón de veces, pero la pelota no quiso entrar. Después del partido, fue a la entrevista y le dijo a la a la afición que se tranquilizara, que teníamos todas las condiciones para buscar la victoria en la vuelta", recordó.

"Los griegos ya estaban eufóricos, porque en casa no perdían nada. Nos desanimamos, pero en el vestuario reunió a todos y dijo: 'Chicos, mantengan la calma y descansen. Esta serie no terminó aquí. Tenemos que hacer nuestro juego. Vamos a ganar 1-0 en el tiempo reglamentario y luego lo llevamos en la prórroga'. Parece que vaticinó el futuro, porque eso fue exactamente lo que pasó", indicó.

"Fue el partido más difícil de nuestra campaña hasta la final. Después pasamos incluso a la Lazio, que era la gran favorita al título, y salimos campeones en un partido contra el Celtic de Larsson", recordó.

"Mourinho prometió a la afición que sería campeón y cumplió con creces su palabra. Ganó dos títulos portugueses, ganó la Copa de Portugal, ganó la Copa de la UEFA y luego ganó la Champions League. ¡Es un monstruo!", exclamó.

'Ustedes jo... mi entrenamiento de hoy'

A pesar de su seriedad y la mala cara, Mourinho también siempre supo tratar muy bien a sus jugadores desde el inicio de su carrera.

"A principios de 2002 estábamos en pretemporada con el Porto. Entrenábamos por la mañana y teníamos algunas horas de descanso, pero teníamos entrenamiento por la tarde. Recuerdo que los mayores del club nos decían almorzáramos juntos en un restaurante, ahí íbamos todos", comenzó.

"Empezamos a comer y, después del almuerzo, nos tomamos unas copas del famoso vino de Porto. Los brasileños del elenco también pidieron unas cervezas, ¡pero había práctica a las 4 de la tarde! Nos quedamos bebiendo hasta que nos fuimos todos y me fui a cambiar", recordó.

"Entramos al campo y Mourinho nos estaba esperando. El césped parecía la pista de un aeropuerto, lleno de pequeños conos, todo preparado para un entrenamiento muy importante. Nos dijo que nos estiráramos e hiciéramos un pequeño movimiento para tocar el balón. Efectivamente entrenando y rodando el balón, unos cuatro jugadores apenas se aguantaban, mientras que otros estaban en una situación muy complicada", se ríe.

"Y Mourinho no es una bestia... El aliento de los muchachos los delató. Vio que varios no estaban bien. Después de unos 10 minutos, entró al medio y dijo: '¡Se acabó el entrenamiento. Arruinaron mi entrenamiento de hoy. Mañana haré que lo compensen', recordó.

Con sus famosos juegos mentales, una vez más el comandante conquistó la plantilla.

"Tenía todo planeado. Al día siguiente, volvió a hacer el entrenamiento y todos se entregaron al máximo, trabajamos al 200%. Ahí empezó nuestra sociedad. En vez de maldecir o hablar mal, tuvo la madurez para sortear la situación y el grupo ganó", citó.

"Los jugadores se dieron cuenta de que Mou estaba con cada uno de ellos, sin importar la situación. Ese momento fue muy destacable y terminó siendo uno de los grandes pilares de nuestros logros en esta temporada y la siguiente", señaló.

De pelear por no caer de división al título de Champions League

Derlei formó parte de todo el ciclo victorioso de los inicios de la carrera de Mourinho, trabajando con el entrenador en el pequeño União de Leiria y luego siendo el hombre que marcó los goles decisivos en los diversos títulos ganados por 'Special One' en las siguientes temporadas.

El exdelantero dice que hasta el día de hoy está maravillado con la capacidad del técnico.

"No conozco otro entrenador que haya estado en un club luchando por no bajar de división y, menos de dos años después, haya ganado la Copa de la UEFA y la Champions League en años consecutivos. Es algo increíble, no sé si alguna vez volverá a suceder. Estaba claro que sería uno de los grandes, como lo demuestran sus etapas en el Chelsea, el Inter de Milán y el Real Madrid", resaltó.

Según el brasileño, ganar la Copa de la UEFA 2002/03 preparó bien al Porto para la temporada siguiente, y José no dejaba de decir a sus jugadores que los Dragones serían los campeones de la Champions League, incluso teniendo que enfrentarse a los equipos más grandes de Europa en la fase de grupos y en las series eliminatorias.

"El hecho de que ganáramos la Copa de la UEFA dejó al equipo al 90% listo para la Champions del año siguiente. Cuando llegamos a la final de la Copa de la UEFA, para muchos fue la primera final europea, creo que solo (portero) Vítor Baía había jugado una con el Barcelona. Llegamos con confianza, pero con mucha ansiedad. En el hotel, sin embargo, nos tranquilizó y dijo que no teníamos nada que temer, porque íbamos a ganar. Nos dio mucha confianza y pronto los jugadores vimos que no teníamos miedo a nada", gritó.

"Al año siguiente, en la Champions, entramos mucho más relajados. Empezamos mal, empatando con el Partizán y luego perdiendo con el Real Madrid, pero él nos dijo que nos tranquilizáramos, porque todavía nos quedaban cuatro partidos", ensalzó.

Durante la campaña por el título continental, Derlei se lesionó en las etapas decisivas. Sin su hombre de confianza, Mou mostró su buen ojo y mandó a la directiva a buscar otro brasileño para reforzar a su equipo: una joven revelación del Fluminense de nombre Carlos Alberto.

"Me lesioné la rodilla y él vino a Brasil a buscar a Carlos Alberto, que me reemplazó en la parte final de la campaña. Era otra pieza, pero el equipo jugaba igual. El grupo tenía una unión que nunca vi en otro club", informó.

En la gran final, el Porto, que había eliminado a los favoritos Manchester United, Lyon y Deportivo La Coruña, superó al Mónaco. Derlei, ya recuperado, fue el titular.

"Se estaban dando las cosas y ganamos mucha confianza al derribar a los favoritos. Por supuesto, el marcador final de 3-0 no refleja al 100% lo que fue la final contra el Mónaco en la primera parte, pero creo que fuimos campeones de una manera muy merecida", señaló.

El intento de salvar a Adriano 'El Emperador'

Mourinho, por cierto, siempre se llevó muy bien con los jugadores brasileños, desde que era un asistente desconocido al comienzo de su carrera.

"Siempre nos decía que, cuando podía, venía a Brasil a ver partidos y observar a los jugadores. En el Barcelona trabajó con varios grandes durante el tiempo que fue ayudante de Bobby Robson y Louis van Gaal. Trabajó con Ronaldo, Rivaldo y otros jugadores excepcionales", recordó.

Sin embargo, según Derlei, uno de los mayores arrepentimientos de la carrera de su amigo Mourinho es no haber podido "salvar" al delantero Adriano.

Cuando "Special One" llegó al Inter de Milán en 2008, el delantero ya estaba en el final de su carrera, entrando en una fuerte espiral de depresión tras la muerte de su padre en 2004.

Según Jose, Adriano aún tenía toda la capacidad física y técnica para ser uno de los grandes, pero su mente ya no estaba en el fútbol.

"Una vez me contó sobre su etapa en el Inter: 'Derlei, uno de los tipos más increíbles con los que he tenido la oportunidad de trabajar fue el 'Emperador'. Desafortunadamente, ya estaba en un proceso prácticamente irreversible de renunciar a fútbol", reveló.

"Dijo que vio a Adriano y sabía que aún tenía un enorme potencial para continuar al más alto nivel e incluso trató de ayudarlo de varias maneras, pero lamentablemente Adriano ya tenía las decisiones tomadas en su cabeza y optó por no querer continuar jugando a un gran nivel en Europa", concluyó Derlei.