Duras críticas a Brasil y su técnico Menezes tras perder con Argentina y quedar fuera de los Juegos Olímpicos de París 2024

El gol de Luciano Gondou para la Selección Argentina Sub 23 en el gran clásico mundial ante Brasil en la última fecha del Preolímpico disputado en Venezuela, marcó el final de los sueños brasileños de buscar su tercera corona olímpica en los Juegos Olímpicos de Paris 2024.

El golpe fue fuerte para los dirigido por Mano Menezes, el principal apuntado por la eliminación verdeamarela. El diario deportivo Lance! remarcó en su título: “¡Sin Tri! Brasil pierde con Argentina y está afuera de los Juegos Olímpicos”. En la crónica y análisis del encuentro, destacó que “la última vez que la selección brasileña quedó fuera de los Juegos Olímpicos fue en los Juegos de Atenas en 2004″, y le apuntó al DT: "La selección brasileña rara vez amenazó a su oponente. La principal ocasión la tuvo un disparo de Alexsander desde fuera del área que se fue por la derecha del portero Brey”, fue el reclamo a la falta de ambición del scratch y su entrenador que hoy camina por la cuerda floja: “Sufrió duras críticas por la falta de creatividad de Brasil en el campo y termina el Preolímpico bajo presión en su posición”.

Folha de San Pablo no tuvo contemplaciones para con los derrotados: “Brasil perdió con Argentina, deja al fútbol masculino afuera de los Juegos Olímpicos y amplía la lista de vergüenzas”, selló. “La generación liderada por Endrick hizo una campaña irregular y los actuales bicampeones quedaron afuera de los Juegos”, haciendo cargo al joven crack que proximamente defenderá la camiseta de Real Madrid.

O' Globo, por su parte eligió la asepsia periodística: “Brasil pierde con Argentina y se queda afuera de los Juegos Olímpicos”, tituló. Y resaltó que el “ataque de la selección brasileña produjo poco”.

O Dia enfatizó en la ausencia de los JJOO luego de 20 años de presencia ininterrumpida, sin dudas el resumiendo un poco la sorpresa y la frustración de quedar afuera de la gran cita del deporte mundial y nada menos que a manos del eterno rival.