Benjamín Mora, el técnico mexicano en Malasia que creció entre luchadores profesionales

Así es la historia de Benjamin Mora, el técnico mexicano que triunfa con el Johor Darul Ta'zim en la Superliga de Malasia

Benjamín Mora, el primer técnico mexicano que dirige en la Súper Liga de Malasia, se considera “un luchador de la vida”, pues su exitoso trabajo como director técnico en el Johor Darul Ta'zim, donde ha conseguido un tricampeonato, es una auténtica parábola de su educación y formación como persona, ya que se crió entre luchadores profesionales.

Con el lema: “El proceso de adaptación es la llave del éxito”, Benjamín Mora se mostró satisfecho por su labor en el futbol de Malasia y comentó: “A mí se me dio muy fácil la adaptación, porque toda la vida fui un nómada de la vida”.

“Mis padres, gracias a Dios, me enseñaron a encontrar nuevas experiencias constantemente, a descubrir nuevos horizontes, a ir en busca de lo nuevo, a tener amigos en diferentes lugares. Estuve en 14 escuelas, aproximadamente; viví en cinco o seis ciudades, me cambié de casa como unas 20 veces. Para mí era una rutina adaptarme y estar en un lugar incómodo, desde la incertidumbre de no saber cómo te va a ir, o de no saber con quién te vas a llevar, qué vas a hacer y los resultados que tendrás”.

Derivado de la vida que llevó con su familia, Benjamín Mora afirmó que “me encanta estar en lo incómodo, en lo que no es tangible. Me encanta inventarme la situación y crearla desde mi perspectiva”.

Su vida en los encordados

Su padre, Benjamín Mora Mercado, era empresario y promotor de lucha libre, así que “viajábamos mucho en caravanas con luchadores profesionales, haciendo funciones de lucha libre. Íbamos mucho en autobús, en camionetas, en avión; hacíamos giras. Yo viví toda esa infancia, mi padre cambió de ciudad muchas veces para abrir plazas de lucha libre, para poder ejercer su profesión. Él fue uno de los promotores más importantes de México, orgullosamente, y yo me rodeé de luchadores toda mi vida, de gente como El Hijo del Santo, como Blue Demon, como el Hijo de Blue Demon, como El Solitario, como El Hijo de Dr. Wagner, Rey Misterio Jr., El Hijo de Octagón; toda esta gente admirada por mí. Esa fue mi vida. Me cambiaron de ciudad, me cambiaron de escuelas”.

Asimismo, la madre de Benjamín Mora también desarrolló una mítica carrera en el deporte; se trata de María Antonieta Mendívil, una voleibolista seleccionada nacional en la época de oro del voleibol mexicano, en los años 70.

“Ella me enseñó a ser valiente y a ir en busca de mis sueños porque fue la primera jugadora de la historia en salir a jugar profesional en este deporte a El Paso, Texas. Ella jugó en una liga masculina y se atrevió a romper esa barrera, por lo que fue castigada por la Federación Mexicana de Voleibol, pues en ese entonces las seleccionadas eran amateurs, no podían jugar profesional”.

Una liga 'fría'

Acerca del futbol malayo, donde ha brillado con el Johor Darul Ta'zim, Benjamín Mora manifestó: “Aquí, la percepción del futbol es distinta; ellos, históricamente tienen una influencia del futbol inglés y de la Liga Premier de hace muchos años. Por ejemplo, los mexicanos somos un poco más tácticos, somo un poco más de pasión-corazón, de implementar la valentía de ir al frente, Los malayos son un poco más estructurados, más fríos en la ejecución del deporte, pero nosotros ya tenemos mucho tiempo jugando de una manera en la cual se ha resaltado dentro de todo el país, incluso, internacionalmente”.

Además, el técnico mexicano agregó que los rivales han intentado replicar su estilo.

“Equipos de Malasia han querido imitar nuestra intención, nuestra idea, nuestro modelo de juego, y eso es muy bonito. Digamos que nosotros trajimos la escuela mexicana, de trabajar de manera muchísima más específica en los conceptos del juego, lo cual aquí era un poquito nulo”.

“Yo siempre me identifico con la lucha mexicana y en ese sentido, aquí hemos intentado dignificar nuestra bandera y nuestro país. Yo no estoy aquí por suerte, estoy aquí porque se generó un trabajo dentro de mi mente, mi imaginación y mis deseos, lo cual se combinó con las personas adecuadas para que me pudieran dar esa oportunidad. Sin embargo, yo he generado durante los entrenamientos y los partidos lo necesario para que esto pueda dar frutos”.

La experiencia de Benjamín Mora en México se reduce a su labor como auxiliar en Primera División y en el Ascenso MX, además de llevar la dirección técnica de un equipo de Segunda División, pero de momento se enfoca en su presente y no en un hipotético regreso al balompié nacional.

“Yo no pienso mucho a futuro, no me interesa mucho pensar dónde voy a dirigir más adelante. Tengo muy clara mi idea de intentar ser el mejor entrenador de México en el extranjero, y poco a poco lo voy intentando. Eso sí, me encantaría, estaría fascinado poder estar en mi país dando de qué hablar, y poder hacer un proyecto duradero y bonito en México, pero no es algo que me tiene con mucho pendiente”.

Añadió: “Los países son vastos para que podamos encontrar el nicho de desarrollo y el espacio donde podamos ejercer nuestro trabajo de la mejor manera, así que donde me quieran, en algún momento estaré”.

Sobre si tiene un ideal de director técnico, del que quizá intenta seguir los pasos en esta carrera, Benjamín Mora respondió sin titubear: “Yo mismo, en diez años”.