Peter Shilton: "Maradona parece que tenía grandeza, pero no espíritu deportivo

La mano de Diego Armando Maradona en la Copa Mundial México 1986 durante el juego entre Argentina e Inglaterra es una herida reabierta en el portero británico Peter Shilton quien, en el marco del fallecimiento del astro sudamericano, recordó que el 'Pelusa' jamás se disculpó por dicha acción y su deportividad quedó entredicho a lo largo de su carrera.

En su columna para el Daily Mail, el exseleccionado inglés recordó dicha acción y las secuelas que provocó su anotación a lo largo de los años.

“Lo que no me gusta es que nunca se disculpó. Nunca, en ningún momento dijo que había hecho trampa y que le gustaría pedir perdón. En cambio, usó su línea 'Mano de Dios'. Eso no estuvo bien. Parece que tenía grandeza en él, pero lamentablemente no tenía espíritu deportivo”, escribió.

Peter Shilton reconoció que le dolió la partida del astro argentino, quien logró la segunda Copa Mundial para la selección albiceleste.

“Mi vida ha estado vinculada durante mucho tiempo con la de Diego Maradona y no de la manera que me hubiera gustado, pero me entristece saber de su fallecimiento a tan temprana edad. Sin duda, fue el mejor jugador al que me enfrenté y mis pensamientos están con su familia”, agregó.

El exarquero recordó que previo a aquel encuentro “no había planes especiales para él, ni marcas de hombres".

"Simplemente dijimos que observaríamos sus carreras, trataríamos de cortarlo y no dejarlo entrar en su ritmo. Durante casi una hora funcionó”, explicó.

Además aceptó que aquella jugada le "ha molestado a lo largo de los años” y agregó que su mano fue premeditada.

“Mientras se escapaba para celebrar, incluso miró hacia atrás dos veces, como si esperara el silbato del árbitro. Sabía lo que había hecho. Todos lo hicieron, excepto el árbitro y dos jueces de línea”, expuso.

También consideró que Diego Maradona se escondió a lo largo de los años de aquellos integrantes de la selección inglesa, ya que él y Gary Lineker tuvieron algunas pláticas para reunirse con Diego, pero esto jamás se concretó.

“A lo largo de los años, hubo algunos intentos de reunirnos a los dos en la misma habitación. Mi enfoque fue siempre el mismo: que estaría feliz de hacerlo si pensara que se iba a disculpar. Hubiera estrechado su mano. Pero nunca me dieron ninguna indicación de que pudiera suceder. Una vez me pidieron que fuera a un programa de entrevistas con él en Argentina. Pero de nuevo no se sintió bien. Gary Lineker pasó algún tiempo después de eso por algo de televisión, pero cada vez que pensaba que iba a conocer a Diego Maradona, nunca aparecía. No me sorprendió”, concluyó.