Milagros Carmona: "Llevar la maternidad y el arbitraje no es fácil, pero la pasión pesa más"

play
Para Milagros Carmona, ser madre y árbritro no ha sido fácil. (3:39)

La representante de República Dominicana entre los árbitros de la FIFA conversó con ESPN sobre el camino para lograr el puesto. (3:39)

La única árbitra FIFA dominicana y la internacional más antigua del país conversa con ESPN Digital sobre sus inicios, sus planes y como combina su rol de madre con el fútbol

Milagros Leonardo Carmona es nativa de San Cristóbal, madre soltera y fue jugadora de fútbol. Llegó a formar parte de la Selección Nacional Absoluta de la República Dominicana y compitiendo en 2004 sufrió una fractura en una pierna que acabó su carrera como atleta.

No obstante, luego de la lesión comenzó a interesarse en el arbitraje y en ese momento nunca pensó que iba a llegar a ser la única árbitra activa y la más antigua con chapa FIFA entre todos los árbitros dominicanos.

“Mis entrenadores y directivos no querían que yo me retirara. Pero ya mi decisión estaba tomada. No iba a jugar más. Pero amaba el fútbol y quería seguir en ese mundo. Tenía que buscar algo que hacer relacionado al fútbol”, le cuenta en exclusiva a ESPN la única árbitra FIFA dominicana en la actualidad.

Milagros compartía con árbitros de fútbol en San Cristóbal y algunos de ellos le propusieron que tomara el curso de arbitraje como parte de su capacitación. Optó por tomar una prueba física y aunque era difícil, ella lo pudo lograr.

“Inicié con Tony Cuesta. Recuerdo también que José Esteban Martínez, mi instructor actual, estaba en ese momento como árbitro y él me fue trabajando y ayudando. Duré aproximadamente dos años desde que comencé a capacitarme hasta que pude estar en un juego de varones arbitrando. Mi proceso fue rápido. Al tercer año ya estaba en la lista de FIFA. Aprendí rápido y al tercer año obtuve mi primera escarapela FIFA”, Milagros recuerda

Recibió el honor de ser árbitra internacional en 2008 y hasta la fecha se ha mantenido como la única constante con ese honor. Entre los hombres el más cercano entre los activos es Juan Ángeles que se hizo árbitro FIFA en fútbol playa en 2012. Trabajó recientemente en los partidos de la Selección Dominicana femenina ante Puerto Rico y ha estado en los partidos de la Liga Dominicana de Fútbol desde sus inicios donde se destaca por su buen trabajo.

“Siempre las mujeres hemos sido menos en el arbitraje. Cuando inicié estaba Jackeline Meléndez, la única en el país y también trabajaba con hombres. Eso me motivó a ser árbitra, yo también quiero representar a mi país como mujer”, expresa Carmona.

Milagros también recuerda a todas las que han estado en su carrera como árbitras, mujeres de la talla de Marián Casillas, Yajaira Astacio, Cristina Margarita y Ramona Zegala.

“Con todas esas chicas en ese entonces, estaba muy contenta porque ya éramos una cuarteta de arbitras. No estaba sola”.

Pero todas se han ido retirando hasta que solo queda Carmona y ella entiende que en muchos casos tiene que ver con la prueba física y la maternidad.

“Debemos capacitarnos constantemente. Estar en forma. Nunca he perdido mi gafete. Siempre he tenido mi número 13. Eso me llena de orgullo. Pero ha habido momentos difíciles”, relata Carmona.

Tú sabes que para tener un bebé, una necesita un tiempo. Yo en ese momento no sabía qué hacer. No quería perder mi gafete, no quería retirarme, no quería que Dominicana se quedara sin árbitra. Ni siquiera un año de licencia. Estaba en estado, pero tomé mi curso y seguí capacitándome. El año siguiente después de dar a luz a mi querido Maicol, con mi cesárea, viajé y no estaba en mi mejor forma. Me preguntaron si yo podía hacer la prueba y dije que no, que físicamente no estaba bien, pero voy y lo voy a lograr.”

Y hasta la fecha Milagros Leonardo Carmona se mantiene como la única árbitra FIFA del país y espera que otras chicas se motiven a ser árbitras, ya que le gustaría tener otro hijo a sus 37 años de edad, pero no quiere que su país se quede sin representación femenina entre los árbitros.

Me voy a retirar en algún momento. Quiero que al menos suba una a la lista. Yo comenzará a dar clases, ser instructora y a dedicarme a mi familia”, finalizó Milagros.