Los dos lados de Katie Taylor: el éxito y los sacrificios que la llevaron hasta la cima del deporte

Katie Taylor, arriba, defenderá su campeonato indiscutible de peso ligero contra Amanda Serrano el sábado. ESPN

MANCHESTER, Conn. -- Katie Taylor no estaba segura de nada de esto, más allá de que algo necesitaba cambiar. Algo en su vida tenía que ser nuevo. Antes de convertirse en la mejor boxeadora libra por libra del mundo o en la campeona indiscutible de peso ligero, había sido una mujer presente en el aeropuerto de Dublín, Irlanda, nerviosa por lo que vendría después.

Era 2016, y Taylor y su madre, Bridget, estaban a punto de volar a los Estados Unidos para reunirse con un entrenador al que Taylor veneraba desde lejos pero que nunca había conocido. Se comunicó con él en un mensaje directo de Twitter y le preguntó si podía entrenar con él durante unas semanas.

Ross Enamait, cuyas metodologías Taylor había estudiado y utilizado cuando vivía en Irlanda, accedió al entrenamiento de fuerza y acondicionamiento. Se probarían mutuamente y de ahi verían qué pasaba.

Ya había sido un 2016 tumultuoso para Taylor. Su padre y entrenador de mucho tiempo, Peter, había abandonado a la familia, creando un drama que condujo a una ruptura de boxeo entre padre e hija, lo que interrumpió tanto la vida personal de Taylor como su régimen de entrenamiento. Luego, la medallista de oro defensora de los Juegos Olímpicos de 2012 sufrió una controvertida derrota en los cuartos de final ante Mira Potkonen en los Juegos de Río de Janeiro 2016.

Entonces, cuando Taylor llegó a los Estados Unidos, había entusiasmo por la posibilidad de la novedad, junto con un debate interno sobre si seguiría siendo amateur, donde había ganado cinco campeonatos mundiales, o si se convertiría en profesional en un deporte donde el dinero era escaso y la atención limitada.

Taylor, pionera del boxeo amateur femenino en Irlanda, volverá a hacer historia el sábado, esta vez como profesional, cuando ella y Amanda Serrano se conviertan en las primeras mujeres en encabezar una cartelera de boxeo en el Madison Square Garden de New York.

En 2016, esto parecía poco probable por muchas razones, tanto para Taylor personalmente como por el estado del boxeo femenino en sí. Después de las derrotas en los campeonatos mundiales y los Juegos Olímpicos, Taylor se sentía en conflicto con el deporte al que había dedicado su vida, el deporte por el que había dejado la selección nacional de fútbol de Irlanda en 2009 para dedicarse a tiempo completo. Solo sabía que las modificaciones eran necesarias, lo que la llevó a un pequeño pueblo en un país extranjero y un futuro incierto.

"Existe un riesgo en cualquier decisión que tomes, pero eso es parte de la vida", dijo Taylor. "Tienes que tomar esos grandes riesgos, y me encantó el desafío de lo que estaba a punto de hacer. Y eso fue llevar el boxeo femenino a un cierto nivel y solo ver cuál era la percepción del boxeo femenino y tratar de cambiar. Me encanta ese desafío.

"Creo que siempre quise ser pionera en mi deporte, incluso en los días de aficionada. Y tratar de hacer algo grande al nivel profesional fue muy emocionante para mí".

Antes de la última media década, en la que Taylor se convirtió en una estrella aún más grande en Irlanda y ayudó a guiar a todo un deporte a través del comienzo de un proceso de crecimiento, primero tuvo que decidir si quería intentarlo. Se bajó del avión y condujo hasta Manchester, Connecticut, al este de Hartford, y comenzó a entrenar con Enamait mientras se hospedaba con su madre en un Days Inn.

Tras un un par de semanas, Taylor supo que había tomado la decisión correcta. Recuperó su ruta en el boxeo, una comprensión de a dónde quería ir en el deporte. Regresó a Irlanda y contactó al promotor Eddie Hearn a través de un mensaje directo. Para alguien a quien no le gustan mucho las redes sociales, hay una ironía en dos de las decisiones más importantes en la vida de Taylor, esencialmente a partir de los mensajes de las redes sociales. Le preguntó a Hearn si estaba dispuesto a hablar con ella sobre convertirse en profesional.

play
7:02

The Real Deal Amanda Serrano, Jake Paul, el boxeo y el Madison Square Garden

La boxeadora puertorriqueña encontró en su camino al youtuber convertido en boxeador para llegar a pelear en el mismísimo Madison Square Garden.

Hearn se mostró curioso, pero escéptico. Se reunió con Taylor porque sabía su nombre por los aficionados, pero ahora admite: "No estaba seguro de que esto tuviera un gran future".

Cuando se conocieron, Taylor se presentó a sí misma y al boxeo femenino en general. Explicó cómo había ayudado a llevar el boxeo femenino a los Juegos Olímpicos como aficionada y cómo quería hacer crecer el deporte y a ella misma como profesional. Diez minutos después, Hearn quería involucrarse.

Taylor se convirtió en profesional. Trasladó sus campos de entrenamiento de Irlanda a Connecticut. Por su propia felicidad, su propio futuro, era la única decisión que podía tomar. Ella conocía las ramificaciones negativas: algunos patrocinadores aficionados de Irlanda la abandonaron cuando se convirtió en profesional y se mudó de continente.

"Realmente no me importaba nada de eso", dijo Taylor. "Porque recuperé mi amor por el deporte y sentí que estaba aprendiendo mucho estando cerca de Ross. Y eso, para mí, lo era todo. Hasta ese momento, sentía que mi boxeo iba cuesta abajo y realmente no estaba disfrutando del deporte".

"Fue una lucha para mí levantarme de la cama e incluso ir al gimnasio a veces y odiaba eso, porque siempre amé genuinamente mi deporte y amaba el boxeo. Estoy muy agradecida de estar involucrada en algo que realmente amo hacer. Y una vez que vine aquí, aprendí cosas nuevas de nuevo, aprendí sobre el deporte profesional, en realidad me encantó".

Al principio, la mudanza iba a ser solo por unas pocas semanas. Luego fue para un campo de entrenamiento. Iba y venía entre su ciudad natal de Bray, Irlanda y Manchester, viviendo en hoteles mientras estaba en Connecticut y con la visita ocasional de su madre.

El constante rebote entre continentes no era bueno. El viaje. El costo. De todos modos, pasó más tiempo en Estados Unidos que en Irlanda. Y si quisiera, siempre podría volar de regreso a casa. Así que Taylor tomó otra gran decisión: decidió mudarse a los Estados Unidos.


LA PRIMERA VEZ vez que llegó a Estados Unidos, Taylor no conocía a nadie. Conoció algunas personas ya en el entrenamiento, pero se sentía desarraigada.

Taylor nunca había vivido sola, por su cuenta. Nunca vivió alejada de la burbuja de su familia durante sus primeras tres décadas de vida. Su padre había sido su entrenador. Su madre siempre se había encargado de casi todo lo demás, incluso lavar la ropa y cocinar. Su hermano y su hermana, ambos amigos cercanos, le habían brindado apoyo emocional. Pero ahora una familia que ya se estaba adaptando a cuales partes de su vida privada se hicieran públicas estaba teniendo una conversación más difícil: Taylor también se iría.

"Fue, genuinamente, una decisión difícil", dijo Bridget Taylor. "Un momento difícil para ella por el hecho de que estás dejando todo, ya sabes, a todos los que conoces. Cosas simples, como incluso aprender a conducir al otro lado de la carretera".

Taylor se mudó por el boxeo. Eso era familiar. Todo fuera del boxeo era discordante. Bray es una ciudad costera al sur de Dublín. Vernon, donde vive, y Manchester, donde entrena, están en el campo de Connecticut, sin salida al mar y a 34 millas de la playa.

Una persona intensamente reservada, Taylor necesitaba exponerse para crear una vida para sí misma en un lugar desconocido. Enamait la ayudó a encontrar un apartamento, pero Taylor admite que la vida en Estados Unidos "fue bastante dura". No tener gente cerca de ella era difícil, incluso con FaceTime. Aprendió a lavar su propia ropa, cocinar para sí misma y hacer nuevos amigos en un lugar extranjero.

Así que Taylor se apoyó en lo que siempre supo. Tenía boxeo, su entrenamiento, y su fe cristiana. Comenzó a buscar iglesias de la misma manera que uno busca casas o escuelas.

"Fui de iglesia en iglesia durante los primeros meses", dijo Taylor. "Solo estaba tratando de encontrar la iglesia adecuada para mí, de verdad".

Eventualmente encontró una en Vernon (se negó a decir cuál porque no quiere que la gente venga a buscarla) y dentro de ella descubrió su nueva comunidad. Se dio cuenta de algo más, algo que no había experimentado durante años en Irlanda, donde era una estrella célebre.

Nadie en los Estados Unidos sabía quién era ella. Tenía anonimato y podía comprar comestibles sin ser molestada. Sus nuevos amigos apoyaron su boxeo cuando finalmente se enteraron, pero no les asombró.

Venir a Connecticut fue un movimiento que su familia no está segura de haber tenido que hacer. Pero mirando hacia atrás, entienden cómo cambió a Katie Taylor, de 35 años, de muchas maneras más allá del boxeo.

"Tuvo que aprender a discernir las motivaciones de las personas. Tuvo que aprender a tomar esas decisiones de relaciones por sí misma", dijo su hermano Peter. "Así que hay una gran cantidad de cosas que fueron realmente buenas acerca de ese movimiento".

"Pero emocionalmente, ya sabes, no cambia el hecho de que fue una de las cosas más difíciles que hemos tenido que hacer como familia".

Taylor dijo que, si su padre no se hubiera ido, probablemente ella no habría dejado su burbuja de protección en Irlanda. El hermano de Taylor incluso se pregunta si se habría convertido en profesional si su padre hubiera sido su entrenador, lo que habría significado una última media década completamente diferente para Taylor, y el deporte en el que prospera. Pero a veces el dolor del presente puede conducir a un futuro próspero.

"Fue muy, muy desgarrador", dijo Taylor. "Pero siento que no habría tomado esas grandes decisiones si no hubiera sido por ese momento, y creo que funcionó mejor para mí, seguro".

Taylor dijo que ahora tiene una gran relación con su padre. Pero las decisiones tomadas en 2016 tuvieron consecuencias de gran alcance y obligaron a Taylor a vivir de manera diferente sin dejar de ser fundamentalmente la misma persona que era antes.


EL LETRERO BLANCO Y DESGASTADO cuelga sobre las pesadas puertas dobles de este edificio de ladrillo rojo en una calle lateral en Manchester. "Ring of Champions Society" está escrito en negro con adornos dorados, dos guantes de boxeo rojos debajo con 'EST. 2011' escrito en negro y 'Manchester' en azul.

Desde la calle principal parece un edificio cualquiera, no un gimnasio de boxeo donde entrena la mejor boxeadora del mundo. Sin embargo, el gimnasio sin duda le queda bien a Taylor. Al lado de una iglesia llamada, entre todas las cosas, St. Bridget's. En Calle Capilla. Discreto, anónimo, a menos que sepa lo que está buscando.

En el interior, hay fotos de boxeadores, uno tras otro, que han entrenado aquí. Afiches de peleas de los nombres más importantes que se desarrollaron en este gimnasio, incluido el invicto peso welter junior Mykquan Williams, y recortes de periódicos que celebran sus logros.

Excepto por uno. Taylor.

A menos que la hayas visto en el gimnasio, no tienes ni idea de que entrena aquí. Que se mudó del otro lado del océano, en parte, para convertirse en una campeona aquí. Esto no la molesta. Ella sonríe al darse cuenta de ello.

Es parte del anonimato que ama y de la privacidad que busca. En un documental sobre la vida de Taylor, Hearn dijo que no está seguro de saber quién es realmente Katie Taylor. Él la conoce, pero realmente no la conoce. Taylor nunca se ha sentido inclinada a abrirse a la gente, excepto a su círculo cercano de familiares y amigos.

"Es realmente difícil", dijo Hearn, "llegar a conocer a Katie Taylor".

Con los años, eso se ha suavizado. Taylor ha mostrado más allá del enfoque singular en el boxeo que retrata al mundo. Ella ha permitido mostrar su seco sentido del humor, el que permitió que sus nuevos amigos de la iglesia vieran. Se ha revelado un lado más vulnerable en las comidas y conversaciones a lo largo de los años mientras se instalaba en su nuevo hogar en Vernon.

Le gusta su vida en Connecticut con la visita ocasional de vacaciones a Irlanda. Taylor compró una casa que, como era de esperar, se encuentra en un pequeño vecindario rodeado de bosques.

"Me encanta la tranquilidad, de verdad", dijo Taylor. "Especialmente cuando estás en medio del entrenamiento y no necesito vecinos ruidosos ni nada por el estilo. Para el campo de entrenamiento, ese tipo de casa es definitivamente perfecta".

Le da paz y le permite seguir teniendo el anonimato que ama. Su vida es simple: boxeo, iglesia y, últimamente, 'Seinfeld' en Netflix.

Su hermano, Peter, lo descubrió cuando era becario de ciencias espaciales en la Universidad de Cornell, y llevó a su hermana al mundo de Jerry, Elaine, George y Kramer. Al crecer en Irlanda, nunca había visto el programa. Pero se convirtió en la diversión perfecta para el campo de entrenamiento.

No puede identificarse con los personajes "porque todos parecen tener novias o novios diferentes en cada episodio. Es algo como, '¿Acaso es así como vive la gente?'". Pero se ríe mucho en cada episodio y últimamente ha encontrado a David Puddy, el personaje interpretado por David Warburton, ser particularmente cómico en 'The Burning'.

"El sentido del humor fue realmente brillante", dijo Taylor. "Hay tantas frases ingeniosas en cada episodio, es simplemente fantástico".

Más allá del boxeo y sus diversiones cómicas, Taylor también se dedica a sus principios. Su mánager, Brian Peters, dijo que habitualmente rechazaba patrocinios si no sentía que eran adecuados para ella o para el mensaje que intentaba enviar a los jóvenes. Uno de esos tratos, dijo Peters, fue de "medias seis cifras". Esto también sucedió al principio de su carrera, cuando no ganaba mucho por pelea.

"He trabajado con muchos atletas, pero como digo en algunas ocasiones, todos tenemos un precio, nos guste o no", dijo Peters. "Si les puedo decir, Katie Taylor no tiene un precio".

"Es el primer ser humano que he conocido así".

Para Taylor, la vida es otra cosa. Se trata del legado y de crear algo que se extienda más allá de su laureada carrera.


Taylor está en el Ring of Champions en la mañana de un lunes en febrero. Son solo ella y Enamait; Taylor con una sudadera negra y pantalones grises, comenzando a trabajar. La música de fondo va desde 'My House' de Flo Rida hasta 'Roar' de Katy Perry y 'Regulate' de Warren G. Los únicos otros sonidos en el gimnasio son los gruñidos y el golpe seco del guante golpeando guante.

Está enfocada en este día en sombras, trabajo con guantes y un trabajo de abdominales que lastimaría a la persona promedio. Hace ejercicio durante una hora en este gimnasio en el pequeño pueblo que considera parte de su hogar, entrenando para una pelea que ha querido desde que decidió convertirse en profesional.

Este fin de semana en Nueva York, peleará contra Serrano, campeona mundial en siete divisiones que será la oponente más difícil de Taylor. Es una pelea que hará que Serrano y Taylor reciban pagos de siete cifras como cabezas de cartel en el Madison Square Garden, uno de los lugares más emblemáticos de los deportes y el entretenimiento. Es la pelea más grande en la historia del boxeo femenino en el escenario más grande del deporte.

Entonces, por supuesto, el combate incluirá a Taylor, quien ha sido la líder de la era moderna del boxeo femenino. Taylor es quien ayudó a aterrizar el boxeo femenino en los Juegos Olímpicos al pelear combates amateur de exhibición frente al Comité Olímpico Internacional para promover el deporte. Ella es quien fue a Hearn y lo convenció de que la aceptara. Hearn dijo que si no fuera por Taylor, no habría impulsado el boxeo femenino como lo ha hecho; ahora es uno de los promotores más prolíficos de las mujeres en el deporte.

El éxito de Taylor ayudó a los medios a interesarse en el boxeo femenino y su crecimiento. Mostró a otros aficionados un camino para convertirse en profesionales. También presionó a Hearn para conseguirle pagas más grandes para ella y para otras mujeres a través de su propia terquedad. Hearn dijo que renegociaron el contrato de Taylor cuatro veces para ajustar el valor que Taylor aportó al deporte y la promoción de Hearn.

"Los números que estaba haciendo, cuando se convirtió en profesional, eran ridículos en comparación con su valor ahora", dijo Hearn. "Y eso solo muestra el crecimiento, la forma en que hemos seguido teniendo que cambiar sus bolsas. Y ella ha ganado mucho dinero".

El dinero ayuda, no hay duda, y los boxeadores, desde Taylor hasta Serrano, Claressa Shields y Mikaela Mayer, han hablado sobre la igualdad en el boxeo. Es Taylor quien ayudó a que todo llegara a este punto.

Taylor ha ayudado a inspirar a las generaciones venideras. Cuando comenzó como aficionada, era la única mujer en el gimnasio de boxeo. Presionó para que se legalizara el boxeo femenino en Irlanda. Ayudó a llevar el deporte a los Juegos Olímpicos. Luego cambió toda su vida y ayudó a elevar la presencia del boxeo femenino como profesional. Ahora va a gimnasios en Irlanda que están llenos de chicas que intentan ser la próxima.

Todo ha llevado aquí, a la pelea más grande de la que ha sido parte, una que será parte de su memoria para siempre.

"Esto es solo historia para mí. Siempre quise hacer historia en mi deporte, y siento que todos los sacrificios que he hecho a lo largo de los años valen la pena solo por este momento", dijo Taylor. "No es solo para mí o para Amanda, es para la próxima generación de luchadores que se avecina".

"Creo que estamos ampliando los límites nuevamente y estamos haciendo el camino mucho más fácil para la próxima generación. Y eso, para mí, lo es todo".