Brian Castaño- Jermell Charlo II, una pelea con mucho morbo

play
Se calentaron los ánimos en el pesaje de Charlo y Castaño (2:55)

Jermell Charlo y Brian Castaño superaron sin problema la báscula durante la ceremonia de pesaje, previo a la pelea de este sábado. Los equipos de ambos peleadores echaron chispa durante el encuentro. (2:55)

Lo que sucedió aquella noche del 17 de julio de 2021 fue histórico. Jermell Charlo (34-1-1, 18 KO's), campeón superwelter del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y la Federación Internacional de Boxeo (FIB), empató en fallo dividido con el monarca de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), Brian Castaño (17-0-2, 12 KO's).

Para la mayoría, el argentino mereció el triunfo en el AT&T Center de San Antonio, Texas, que lo hubiera ubicado como el segundo latino en ser campeón unificado de las cuatro entidades mayores (el primero fue el estadounidense de origen hondureño Teófimo López, quien el 17 de octubre de 2020 había derrotado a Vasyl Lomachenko y conquistado las cuatro fajas de la división ligera (135 libras).

El juez Tim Cheatham dio empate a 114, Steve Weisfeld vio ganar al argentino 114-113 y el otro juez, Nelson Vázquez, otorgó la victoria a Charlo 117-111, una ventaja desmesurada que nadie compartió.

A pesar de la decisión, el argentino fue también el gran ganador de la noche. Cuando eran muchos los que pensaban que Jermell Charlo iba a llevarse una victoria amplia, lo cierto es que no solamente estuvo sentido, sino que pasó por momentos apremiantes en más de un pasaje.

Esa noche Charlo conservó sus coronas. Y Castaño, que también estuvo sentido en la parte final del encuentro, mantuvo su invicto y sumó un segundo empate a su récord, el anterior había sido contra el cubano Erislandy Lara.

Finalmente se va a concretar lo que el mundo del boxeo empezó a pedir con la campana final: una segunda edición. Y este sábado 14 de mayo habrá llegado el momento.

'El Boxi', como apodan a Brian, es entrenado por Carlos, su padre; Matías Erbin está en la preparación física y su promotor es Sebastián Contursi. Uno de sus logros fue conseguir que la sede de las segunda pelea fuera cambiada de Texas, el estado de residencia de Charlo, a Carson, California.

Castaño, que allá por el 2011 en Barquisimeto, Venezuela, le ganó por puntos a Erroll Spence Jr cuando ambos eran peleadores amateurs, venía de imponerse en gran pelea al brasileño Patrick Teixeira en Indio, California. Fue una amplia victoria por puntos que le permitió recuperar una corona superwelter a la que se vio prácticamente obligado a renunciar cuando, siendo titular AMB se negó a combatir con el francés Michel Soro.

En aquella pelea en Francia, su promotor Sebastián Contursi, debió meterse para que no hubiera problemas con las tarjetas y hasta hubo largas e inexplicables demoras con el control antidoping. La AMB no pareció tener en cuenta los reclamos de falta de garantías que interpuso Contursi y finalmente, Brian dejó de sostener esa corona, para obtener la de la OMB ante Teixeira.

“Me quieren apurar”, nos dijo Brian para ESPN en diciembre pasado cuando se le informó que debía pelear con Charlo en febrero. “Encima quieren que sea en Houston, que es como la casa de Charlo, esto no es así”. Nacía la controversia porque finalmente viajó a los Estados Unidos el jueves 6 de enero. Se corrió la fecha para el 19 de marzo y luego, por una lesión en el bíceps derecho del argentino, se determinó como último plazo el sábado 14 de mayo.

Se quejó Charlo, dudando incluso de la lesión –certificada, obviamente- del argentino. Y se quejó Castaño de las palabras del norteamericano.

Se formó una corriente negativa de ida y vuelta entre estos hombres que el sábado volverán a medirse. Otra vez con todas las coronas en juego. Otra vez el gran atractivo de ver frente a frente a dos guerreros, que además tienen estilo y habilidad.

Un duelo de voluntades, de estrategias y de egos frente a frente: o sea, el ideal para una pelea de boxeo a 12 asaltos y con lugar para uno solo (aunque en la primera edición, no hubo ni ganador ni vencido, salvo el público que disfrutó de tremendo combate).