¿Quién tendrá la siguiente oportunidad de derrotar al campeón indiscutible Jermell Charlo?

CARSON, Calif. -- Después de 22 asaltos, Jermell Charlo parece haber terminado con su rivalidad con Brian Castaño. Charlo hizo los ajustes necesarios después de su primer encuentro y superó a Castaño en la recta final en el décimo asalto luego de propinarle dos caídas el sábado al argentino.

El boxeador de 31 años de Houston ahora puede atesorar la victoria más grande de su carrera, la que finalmente lo hizo indiscutible en las 154 libras seis años después de ganar su primer título con un nocaut en el octavo asalto sobre John Jackson.

Su currículum creció a lo largo del proceso. Un KO en el primer round a Erickson Lubin. El KO en el undécimo asalto de Tony Harrison en una revancha. Y también un KO en el octavo asalto de Jeison Rosario en 2020 que aseguró su tercer cinturón. Pero las peleas de Castaño fueron las más duras de todas, incluso considerando su controvertida derrota por decisión ante Harrison en 2018.

Ahora, más retadores jóvenes y hambrientos esperan, con dos que se destacan por encima del resto: Tim Tszyu y Sebastian Fundora. Ambos estaban en primera fila en Dignity Health Sports Park para ver más de cerca al nuevo gobernante de la división de peso mediano junior, y ambos quieren su oportunidad por el título ahora.

Tszyu, el hijo del miembro del Salón de la Fama Kostya Tszyu, parece ser el primero después de que accedió a hacerse a un lado para permitir que Charlo y Castaño continuaran con la revancha del sábado. El australiano de 27 años viene de la mejor victoria de su carrera, una victoria por decisión unánime sobre el atleta olímpico Terrell Gausha en marzo, una pelea en la que cayó en la primera ronda. Pero, ¿está listo el boxeador en rápido desarrollo para uno de los mejores boxeadores del deporte?

"Diferente calor en Estados Unidos", dijo Charlo, de 31 años. "¿Cuánto dinero obtuvo? F--- Tim".

Dejando a un lado la disparidad en las ganancias de su carrera, Tszyu se sienta como el retador obligatorio de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) y está clasificado como No. 3 por ESPN en el peso mediano junior. También es una de las mayores estrellas del deporte en Australia, que albergará a más de 50.000 fanáticos para la pelea indiscutible por el campeonato de peso ligero entre George Kambosos y Devin Haney el 5 de junio.

Aun así, Tszyu (21-0, 15 KOs) le dijo a ESPN horas antes de que Charlo y Castaño entraran al ring que quería su pelea con el ganador en los EE. UU.

"Dos años ya he sido obligatorio para el título de la OMB, así que creo que ya es hora", dijo. "Prefiero la pelea de Charlo [en comparación con una pelea con Castaño]. Estilísticamente, creo que tiene más sentido para mí.

"Simplemente una mejor pelea, más entusiasmo; de eso se trata el boxeo. Quiero traer una gran, gran pelea [a Australia] después de ganar algo grande".

Apenas unas horas después de caer ante Charlo, Castaño desconfiaba de las posibilidades de Tszyu.

"Es un gran boxeador, pero probablemente no esté listo para Charlo", dijo Castaño. "Debería enfrentarse a otro oponente antes de eso, a pesar de que lució muy bien contra Terrell Gausha".

Fundora (19-0-1, 13 KOs) también viene de la mayor victoria de su carrera. Conocido como "The Towering Inferno" por sus seis pies, cinco pulgadas y media (1.97 metros) y su vertiginoso volumen de golpes, Fundora brutalizó a Lubin el mes pasado en una pelea.

Y al igual que Tszyu, se vio obligado a levantarse de la lona después de la primera caída de su carrera para lograr la victoria, un nocaut técnico en el noveno asalto que le garantizó una oportunidad por el título del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) de Charlo.

"También me tomo a mí mismo como un golpeador de poder, y él también es un golpeador de poder, así que son fuegos artificiales", dijo Fundora, que vive en el sur de California, a ESPN. "Estas grandes peleas tienen que suceder para crecer y finalizar mi mejor momento, pero en este momento, creo que estamos al comienzo [de mi prime]... Siempre he sido más alto que los demás, así que esos ganchos son justo al lado de mi cara".

Sea lo que sea, y quien sea, lo que le espera a Charlo, se ha ganado un largo descanso y todos los elogios que acompañan a una victoria tan emocionante. También tiene las habilidades de boxeo y el poder para ser uno de los mejores del mundo.

Y ahora, también ha demostrado su valía contra uno de los peleadores que más implacables poniendo presión. Pero cuatro títulos significan cuatro obligaciones del organismo sancionador que cumplir, y muchos hombres que aspiran a su lugar.

"Les mostré a estos que odian que puedo pararme allí e intercambiar", dijo Charlo. "Esto es un legado. Esto es algo legendario. Soy una leyenda".