A 55 años del 'clic' fantasma de Ali-Liston

El 55 aniversario del combate Ali-Liston II es casualmente, el 55 aniversario de una de las fotos más icónicas del deporte.

Y fue tomada por un joven fotógrafo novato y no por el experimentado que asistió esa noche.

Esa venerada instantánea tiene su historia, quizás tan interesante y fascinante como la propia pelea o el mítico 'golpe fantasma' de Ali.

Neil Leiffer, un fotógrafo asistente de Sports Illustrated, no era la estrella del extraordinario departamento de fotografía de la publicación, pero estaba originalmente colocado en un puesto del ringside de privilegio, cerca de la mesa de los jueces. Sin embargo, Herb Scharfman, más veterano, más conocido y de mayor experiencia, reclamó todos esos atributos para sacar de la posición a Leiffer, quien fue colocado al otro lado del ring, en una de las esquinas.

Comienza el combate, primer asalto y ¡clic!... los fotoperiodistas comienzan su trabajo... ¡clic!... Liston se mueve a tratar de cazar al escurridizo Ali, ¡clic!... ¡clic!... Ali suelta un golpe que nadie vio y Liston cae a la lona ¡clic!...

Mientras Liston yace en la lona tratando de reincorporarse, Ali hace un rápido gesto con su puño derecho, doblando su codo en forma de V, el guante de su mano derecha tocando el hombro izquierdo, su gesto arrogante mirando a un inhabilitado Liston. El gesto es tan rápido que en la transmisión televisiva apenas se distingue. Pero la imagen de Leifer; no la de Scharfman, lo captó para siempre.

En estos tiempos de imagen digital inmediata, Leifer se hubiese dado cuenta instantáneamente del clásico que su lente había captado. Pero tuvo que llegar al cuarto oscuro para revelar, ampliar y editar la imagen que resultaría histórica.

Fue allí que se dio cuenta de un detalle. En la imagen, claramente, entre las piernas de Ali, había una persona que podía apreciarse sin ninguna dificultad. Era Scharfman, con su cámara, sin poder hacer nada porque la inmensa espalda de Ali era su gran obstáculo para producir la portada de la revista.

"Nunca tendré una noche como esa," dijo Leifer, citado por Sports Illustrated. "Quiero decir, nunca tuve una como esa. La pelea duró dos minutos y ocho segundos y yo tuve tres grandes imágenes".

Ciertamente, Leifer tuvo otros grandes días y captó grandes imágenes como fotoperiodista deportivo. Documentó la carrera de Ali de principio a fin; fotografió siete Juegos Olímpicos, captó a Ron Turcotte mirando hacia atrás sobre la silla de Secretariat en el Belmont de 1973; retrató a Tony Conigliaro en foto de estudio con las huellas del pelotazo que recibió en la cara en 1970; a Julius Erving dominando en el Spectrum de Filadelfia; a Vince Lombardi cargado en hombros luego de ganar el Super Bowl II y a Roberto Clemente, Willie Mays, Hank Aaron, Reggie Jackson y otros gigantes del béisbol en acción.

Claro está, ninguna como esa en la que Ali noqueó a Liston y él noqueó a su colega con una de las fotos más memorables del deporte.

Esta historia se publicó originalmente el 25 de mayo de 2015.