Luis Nery y Caleb Plant triunfan con contundencia

LAS VEGAS -- Yorgenis Ugás derrotó a Omar “Panterita“ Figueroa por decisión unánime y ganó el derecho a una pelea de campeonato Welter del Consejo Mundial de Boxeo.

Es probable que ni el mismo Ugás imaginó que sería “tan fácil“ vencer a un ex campeón mundial como Figueroa, quien lució mal de principio a fin en todos los aspectos, salvo en los de corazón y aguante para terminar de pie el combate.

Los tres jueces vieron ganar al cubano Ugás (24-4) por idéntica puntuación de 119-107 en el combate preliminar a la pelea de Manny Pacquiao y Keith Thurman.

Ugás tardó poco en enseñar su mayor corpulencia y físico en general con respecto a Figueroa (28-0-2), a quien mandó a la lona con un derechazo a la parte izquierda del rostro que sorprendió a la mayoría de los presentes en la MGM Grand Garden Arena, que, para entonces ya estaba llena con 14,356 personas con boleto pagado.

En ese mismo primer asalto, Ugas conectó otra recta de derecha que cimbró toda la humanidad de Figueroa, quien desde esos primeros minutos ya tenía media cara maltratada.

En el segundo episodio, Figueroa comenzó a tomar ritmo y para Ugás ya no fue tan fácil conectarlo por algunos minutos, pero el cubano castigó a placer al méxicoestadounidense.

Ugás echó hacia atrás y persiguió a Figueroa por todo el cuadrilátero al mérmalo física y mentalmente golpe tras golpe, en especial hacia el rostro. El réferi del combate, Russell Mora, tuvo que detener de manera momentánea la pelea en el cuarto round para que la esquina de Figueroa frenara el sangrado en la frente cel boxeador, el cual se produjo por un choque de cabezas con Ugás.

En el quinto asalto, el réferi pidió que quitaran un punto al cubano por estar agarrando a Figueroa de manera reiterada, a pesar de las amonestaciones que recibió desde el principio del enfrentamiento.

“Panterita“lucía mal en su boxeo, condición física y en todos los aspectos en relación a lo que se supondría para un púgil que, de acuerdo a reportes, se entrenó prácticamente sólo durante el campamento de preparación para este combate.

A pesar de su dominio aplastante, Ugás cometía de manera reiterada marrullerías como golpear abajo y soltar puñetazos ya con la campana del final de los rounds encima, entre otras cosas.

La pelea cayó en un bache en su último tercio, provocado por el cansancio de Ugás por golpear sin parar y el aguante de “Panterita“, quien seguía de pie más por orgullo que por boxeo. Ni siquiera lanzaba golpes.

En el noveno round, Figueroa sólo tiró 10 y conectó dos. Para el décimo asalto, Ugás había conectado casi 80 golpes más que Figueroa y atinado el 90 por ciento de sus envíos de poder. El méxicoestadounidense apenas sumaba entonces cuatro golpes atinados al cuerpo del cubano.

Todavía en el último asalto, Figueroa no midió el suelo casi de milagro, al ser golpeado sin compasión por todo el cuerpo, de arriba a abajo.

'Panterita' campeón Gallo Plata del CMB
El mexicano Luis “Panterita“ Nery noqueó en el noveno asalto a Juan Carlos Payano para conquistar el campeonato Gallo Plata del Consejo Mundial de Boxeo en el MGM Grand Arena de Las Vegas.

Nery dominó al menos siete de los nueve episodios de la pelea y por momentos, mantenerse en pie parecía más una gesta heroica del dominicano, quien lucía más amenazante en la primera mitad del combate que fue parte del respaldo de la función protagonizada por el filipino Manny Pacquiao y el estadounidense Keith Thurman.

“Payano tiene un estilo muy complicado. Es peleador difícil”, indicó Nery tras el combate. “No podía llegarle en los primeros rounds, pero, a partir del cuarto, quinto round, pude comenzar a conectar, hasta que lo acabé con mi gancho de izquierda”.

La pelea comenzó lenta para ambos, quizá por la duda del propio Nery (20-0, 24 KOs) en cuanto al golpeo de Payano (21-3) y su propia situación física después de sufrir para marcar las 118 libras del peso Gallo.

En el primer asalto, Nery sólo lanzó cinco golpes y conectó uno; Payano tiro 29 y acertó siete. A partir del tercero, el mexicano fue hacia el frente con más agresividad, aunque su rival tampoco se echó atrás. Hubo buen intercambio de golpes, del que el dominicano sacó la peor parte, aunque sin daño.

El cuarto fue un round lleno de acción de ambos púgiles. Fueron hacia el frente, tiraron golpes y conectaron agresivos. Incluso, Payano fue al suelo por una “tacleada“ de Nery, acción que no contó como caída oficial.

Nery parecía crecer en agresividad cada round, pero, por momentos, el más efectivo para alcanzar golpes era Payano.

Nery castigó en el séptimo episodio a Payano, quien parecía absorber los golpes sin mostrar daño cuando le caían combinaciones arriba y abajo.

El daño ya se notaba en el rostro de dominicano, quien aguantaba a pie firme, a pesar de la golpiza que, para entonces, ya se llevaba en rostro y cuerpo.

El caribeño ya no tiraba golpes en el noveno, trataba de defenderse en un intento de sólo sobrevivir hasta que a los 1:43 minutos de ese capítulo, cayó noqueado por un gancho de izquierda directo al hígado que decretó el triunfo de Nery sin objeción.

“Empecé a conectar abajo, al cuerpo. Me di cuenta de que no podía verme cuando iba para abajo y de ahí resultó ese gancho”, explicó Nery, quien sumó su décimo primer nocaut consecutivo.

Linipets vence y se toma foto con rival
Sergey Lipinets noqueó en el segundo round a Jayar Inson en pelea de peso Welter pactada a 10 asaltos.

Lipinets golpeó con un volado de izquierda que entró directo a la quijada de su rival, quien ni siquiera pudo ver cuando el puñetazo llegaba.

Inson reemplazó de último momento a John Molina Jr., quien dijo haberse lastimado la espalda en el último entrenamiento el jueves, antes de del pleito ante Lipinets.

El nocaut técnico fue decretado a los 57 segundos del segundo round, cuando el réferi Jay Nady consideró que Inson ya no podía continuar.

La ironía mayor de esta “pelea” fue que, al final, Inson (18-3) fue a pedirle una fotografía a Lipinets (16-1, 12 KOs), quien ganó su tercer combate consecutivo desde que perdió el invicto.

Caleb Plant estrena título con éxito
Caleb Plant ni siquiera se despeinó para noquear a Mike Lee en el tercer asalto y conservar el título Semicompleto de la Federación Internacional de Boxeo en el MGM Grand Arena de Las Vegas.

“Advertí durante toda la semana que esta pelea no iba a 12 rounds. Sostuve mis palabras. Así de fácil”, señaló Lee (19-0, 12 KOs). Tras el combate preliminar de la función por Manny Pacquiao y Keith Thurman.

El réferi de la contienda decidió detener el combate con 1:29 minutos de ese fatídico tercer round para Lee (21-1), quien ya había ido al suelo en tres ocasiones en ese mismo episodio.

Pese al evidente castigo que recibió, Lee se molestó cuando el réferi decidió parar la golpiza que sufría.

“La velocidad fue la verdadera diferencia“, argumentó Lee tras la derrota. “(Caleb) es muy rápido y preciso. Tuve algo de éxito con mi derecha, pero no pude conectar de manera consistente.

“No hay problema con que la detuvieran. Es el trabajo del réferi y lo respeto”, agregó el derrotado, quien tuvo su primera caída desde el primer asalto, consecuencia de un potente gancho de izquierda.

Fue la primera defensa del título que Plant ganó en enero pasado tras vencer a José Uzcategui.

“Me quito la gorra ante Mike (Lee), porque es un verdadero campeón sólo por el hecho de haberse subido a este cuadrilátero, pero, simplemente sucedió lo que predije”, sentenció Plant.